El mercado inmobiliario de Granada vuelve a niveles precrisis

El mercado inmobiliario de Granada vuelve a niveles precrisis

La compraventa de viviendas crece un 21% en doce meses, el segundo nivel más alto de Andalucía y entre los quince mayores de España

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

A lo largo del tercer trimestre, en la provincia granadina se compraron y vendieron un total de 2.644 viviendas. En términos promedio, esto supone unas 29 firmas cada día entre julio y septiembre. Estos datos, que hizo públicos hoy el Colegio de Registradores a través de la última edición de la Estadística Registral Inmobiliaria, suponen constatar un crecimiento muy importante del mercado inmobiliario en Granada. En concreto, en este período de tiempo se produjo un 21,4% más de transacciones que en el mismo momento de 2017. La más reciente Estadística de Transmisiones de Derechos de la Propiedad, que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) y se actualizó también hoy, certificó el crecimiento, aunque elevó el número de compraventas hasta las 2.677.

Este hecho coloca a la granadina como la segunda provincia andaluza se vivió una mayor reactivación de la actividad relacionada con los inmuebles. Sólo la superó Huelva, lugar en el que la subida fue más de diez puntos superior y alcanzó el 34,4%. De hecho, según el Colegio de Registradores, Granada se coloca entre las quince provincias españolas con mayor resurgir del negocio vinculado al ladrillo. En lo que respecta al crecimiento año sobre año ocupa el lugar número trece. Incluso si se colocan en un escalafón las provincias con más número absoluto de compraventas, a pesar de las enormes diferencias de población que se dan, la granadina también ocupa el lugar número catorce de España.

Volver a antes de la crisis

Los datos permiten, además, certificar el cierre del mejor tercer trimestre para el sector inmobiliario desde el inicio de la crisis. Según la información de la que dispone el INE, no se superaba la cifra registrada hasta el cierre de septiembre desde 2008, cuando ya se comenzaba a notar en España la llegada de la crisis económica tras el colapso aquel verano del gigante financiero Lehman Brothers.

El crecimiento registrado del 21,4% entre julio y septiembre supera en casi seis puntos a la evolución media española, situada en el 15,05% según el Colegio de Registradores.

Sólo una de cada siete es nueva

A pesar de la vuelta a niveles que recuerdan a los inmediatamente anteriores a la crisis, la compraventa de vivienda ha sufrido cambios estructurales en estos años. Por ejemplo, la vivienda nueva sigue sin jugar un papel destacado en el conjunto del mercado. En el tercer trimestre, según el Colegio de Registradores, sólo una de cada siete viviendas, el 15% del total, no era de segunda mano. 2.256 de ellas eran usadas.

Un dato que, como avisan fuentes del sector, puede llevar a error: muchas de estas viviendas usadas no han sido en realidad ocupadas nunca. Con los peores años de la crisis, las entidades financieras se apalancaron en la propiedad de un número elevado de viviendas a la que no dieron uso esperando la llegada de tiempos mejores. Todos estos inmuebles, a efectos estadísticos, cuentan como usados a pesar de no serlo en términos de uso, lo que contribuye a explicar la total preponderancia de la vivienda usada.

Aun así, también la vivienda nueva incrementó su actividad en el tercer trimestre con respecto al año anterior. Mientras que la usada lo hizo en un 21,8%, en el caso de la nueva el crecimiento fue del 19,8%, apenas dos puntos por debajo.

 

Fotos

Vídeos