Un granadino de la Zona Norte gana 10.000 euros menos que uno del Centro

Un granadino de la Zona Norte gana 10.000 euros menos que uno del Centro

El entorno del barrio de la Magdalena concentra las rentas más altas, mientras en Norte y Beiro se declaran los ingresos más bajos

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

De media, un granadinos que viva en el entorno del barrio de la Magdalena y Gran Capitán, en el Centro de la capital, gana al año 9.880 euros más que otro que lo haga en la zona Norte o Beiro. Esta cifra, que casi alcanza los 10.000 euros anuales, es el coste de la desigualdad en la capital granadina. Al menos, así lo atestiguan los datos que la Agencia Tributaria hizo públicos ayer y que, por primera vez, permiten realizar un análisis con lupa de los ingresos de los habitantes por códigos postales.

En cinco zonas de la ciudad, la renta disponible media superó los 25.000 euros anuales en 2016

En esta información, relativa al ejercicio fiscal de 2016, el Ministerio de Hacienda ofrece cifras relativas a las declaraciones del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Así, por ejemplo, es posible saber que esta diferencia de casi diez mil euros en la renta media ocurre entre los códigos postales 18002, que abarcan la zona mencionada del Centro y dispone de 26.909 euros de media, y el 18011, donde la cifra se quedó en 17.029. El resto de la ciudad se mueve entre ambos extremos.

Otras de las zonas más privilegiadas de la capital, al menos atendiendo a los datos de la Agencia Tributaria, son el entorno de San Lázaro (código postal 18012), San Antón, el Realejo (18009) y la parte del Centro más pegada a la Catedral y que alcanza hasta la zona del Boquerón (18001). En todas ellas, la renta media disponible en las declaraciones del IRPF del ejercicio de 2016 superaron los 25.000 euros.

Por el lado contrario, los barrios más desfavorecidos en este sentido, además del ya mencionado de Norte y Beiro, son Zaidín-Vergeles (18007), Almanjáyar y el entorno de Joaquina Eguaras (18013) y La Chana (18015). En ninguno de ellos este indicador llegó a los 20.000 euros. Así, aunque las desigualdades en los ingresos no llegan a ser tan abultadas como en el caso anterior, superan los 5.000 euros.

Distribución de la riqueza

Una de las particularidades que muestran los datos de las declaraciones del IRPF de los habitantes de la capital, según la Agencia Tributaria, es la de que la riqueza y los ingresos provienen de orígenes distintos y se distribuyen de manera diferente dependiendo del barrio en el que uno se encuentre.

En los lugares con menos nivel de ingresos medios por persona en el ejercicio fiscal de 2016, más del 90% de la renta declarada correspondió a la actividad laboral. Por ejemplo, en la zona de Almanjáyar y Joaquina Eguaras el 93% de todo el dinero analizado por la Agencia Tributaria proviene de rentas del trabajo.

Por el lado contrario, en las zonas en los que los ingresos superan los 25.000 euros este porcentaje baja hasta quedarse en el entorno del 70%. En la parte del Centro que abarca hasta el Boquerón, donde más bajo en este porcentaje, las rentas del trabajo suponen el 71% de la total declarada; en la que abarca Gran Capitán y la Magdalena, el 73%; y el 74% en el Realejo.

El porcentaje restante lo cubren ingresos por las rentas del capital y las relacionadas con la actividad inmobiliaria. En este sentido juega un papel muy importante el mercado del alquiler y la acumulación de viviendas, parte de los pilares del movimiento de dinero en la capital y de la diferencia entre barrios 'ricos' y 'pobres', de acuerdo con la información que publicó ayer la Agencia Tributaria.

Actividad inmobiliaria y rendimientos del capital suman más del 25% de la renta total en el Centro

Un ejemplo. Las rentas de actividades económicas, entre las que también se incluye el alquiler si se «cuenta con un local dedicado a esta finalidad y tenga una persona empleada a jornada completa», según Hacienda, las del capital mobiliario y otras actividades relacionadas acumulan menos del 10% en zonas como La Chana o el Barrio de los Periodistas, donde más peso específico tienen las rentas del trabajo sobre el total de lo declarado.

Mientras tanto, en los dos códigos postales asociados a la zona más céntrica de la ciudad (18001 y 18002), las rentas no asociadas al trabajo representan, respectivamente, el 29% y el 27% del total. Este porcentaje también supera el 25% en el Realejo.

El triple de impuestos

Otro de los datos que permite conocer la información que hizo ayer pública la Agencia Tributaria es la de qué barrios pagan más impuestos en relación al número de titulares de declaraciones de IRPF. En el caso expreso de la capital granadina, la distribución es prácticamente calcada a la de los ingresos, lo que quiere decir que, en términos generales, paga más quien más tiene.

De media, en un barrio rico se paga casi el triple de impuestos que en uno de nivel de ingresos más bajo

El código postal en el que más dinero ingresó Hacienda de media por una declaración delIRPF en el ejercicio fiscal de 2016 fue el 18001, que corresponde a la zona Centro-Sagrario y el Boquerón. Ahí, el impuesto medio devengado alcanzó los 5.215 euros. Mientras tanto, en la zona con menos ingresos, Norte-Beiro, esta cifra fue muy inferior, de 1.776 euros.

Esto implica que, siempre hablando en términos de promedio, un granadino de un barrio rico paga 2,93 veces más impuestos que uno de un barrio pobre.

En total, según estos datos, en los que también figura la información correspondiente a ejercicios fiscales previos hasta llegar al de 2013, la Agencia Tributaria devengó un total de 442 millones de euros a través de las declaraciones del IRPF de 124.742 granadinos durante el año 2016.

De entre ellos, los granadinos a los que la declaración les salió a pagar abonaron 1.084 euros de media. Por el lado contrario, quienes obtuvieron como resultado que Hacienda tenía que devolverles dinero recibieron un reintegro promedio de 762 euros.

La cantidad total devuelta en el ejercicio fiscal de 2016, según esta nueva serie estadística de la Agencia Tributaria, fue de 54,2 millones de euros, mientras que las declaraciones a ingresar sumaron 62 millones.