Granada ya no crece: mueren más personas de las que nacen por primera vez en su historia

Granada ya no crece: mueren más personas de las que nacen por primera vez en su historia

El envejecimiento de la provincia sigue sin remitir: la población de 65 y más años ha aumentado un 30% en las últimas dos décadas

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

Granada, dicen los datos, ha dejado de crecer. Entra de lleno en el saco de territorios españoles que ven nubarrones oscuros en su futuro demográfico. El Instituto Nacional de Estadística (INE), a través de la última edición de su Estadística de Movimiento Natural de la Población, que se hizo pública ayer, confirma la tendencia que ya venían avanzando las proyecciones. 2017 fue el primer año en el que murieron más granadinos de los que nacieron. En concreto, las defunciones superaron a los nacimientos en 216. La provincia entronca así con el conjunto de España, cuyo saldo vegetativo (la diferencia entre ambos datos) lleva siendo negativo tres años consecutivos, y se convierte en miembro de un grupo minoritario dentro de Andalucía. Sólo Córdoba y Jaén, además de Granada, decrecieron el año pasado.

Además, según los datos del INE, la tendencia no ha hecho sino empeorar en 2018. Hasta el cierre del primer semestre nacieron en Granada 3.602 niños; en el mismo período hubo 4.470 defunciones. El diferencial así pasa de 216 a 868, lo que hace muy complicado imaginar un cambio de la tendencia una vez que se agreguen los resultados de los seis meses que restan cuando haya acabado el año. De hecho, Granada es la segunda provincia andaluza, tras Huelva, donde más cayó el número de alumbramientos en este período; lo hizo en un 7,1%, mientras que en la región onubense el porcentaje alcanzó el 7,5%.

Estos datos, todavía provisionales, certifican en cualquier caso que la sostenibilidad demográfica de la provincia en el medio plazo es un asunto que exige atención a la mayor brevedad posible. Sobre todo porque los indicadores de natalidad no parecen apuntar a cambios profundos en la situación en el futuro próximo. En 2017, Granada alcanzó la tasa de natalidad bruta –el número de nacimientos por cada 1.000 habitantes– más baja de su serie histórica, desde que el INE empezara a organizar estos datos en 1975, con 8,7 alumbramientos por cada 10.000 granadinos; es la primera vez que esta cifra baja de los nueve.

Además, las mujeres que sí deciden tener hijos lo hacen cada vez más tarde. También este indicador, que cerró el año pasado en 31,59 años, ha tocado su récord histórico en la provincia. Por hacerse una idea, cuando comenzó la serie en 1975, este dato estaba por debajo de los 30 años, en 29,35.

Se acentúa el envejecimiento

Otra de las tendencias que vuelve a apuntalar el organismo estadístico es la del envejecimiento de la población. La provincia granadina se encuentra hoy con el mayor índice de envejecimiento registrado nunca. Es otro mal síntoma de cara al futuro. Por cada 100 menores de 16 años viviendo en Granada, hay 106 de 65 años o más. Una situación que comenzó a darse en 2015 y que ha continuado creciendo sin interrupción desde aquel momento.

En relación directa con esta situación, también toca techo la tasa de dependencia entre los granadinos en la tercera edad. Ya son más de uno de cada cuatro. En concreto, el 27% de ellos. Por ponerlo en contexto, en 1975, cuando comenzó la serie estadística del INE, el porcentaje era del 16%.

Estas tendencias, que ya llevan algunos años produciéndose y apuntalándose, apuntan a cambios en la estructura de población de Granada que se pueden apreciar con claridad en una pirámide de población. Ni siquiera hace falta retrotraerse hasta 1975 para que las comparaciones comiencen a resultar preocupantes. Con respecto a 1998, hace sólo dos décadas, el número de jóvenes ha decaído de forma significativa mientras que crecen con fuerza los segmentos de población de más edad. Los granadinos menores de 14 años son hoy un 2% menos que entonces, aunque la tendencia se ve más clara en el segmento de edad que comprende de los 15 a los 34 años: la cifra es un 20% inferior a la de hace veinte años. Mientras tanto, el grupo de población de 65 años y más ha crecido mucho. Según el INE, la cifra se ha incrementado un 30% desde 1998.

 

Fotos

Vídeos