Granada, entre las ciudades andaluzas más afectadas por el cambio climático

Granada, entre las ciudades andaluzas más afectadas por el cambio climático

Sólo Almería ofreció índices de calentamiento mayores que la capital granadina

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

En los últimos cincuenta años, la temperatura media de Granada ha aumentado 2,5 grados, convirtiéndola en una de las ciudades andaluzas donde más se nota el efecto del calentamiento global. Así lo afirman al menos los datos más recientes que ha publicado el Instituto Berkeley Earth, una organización científica que estudia aspectos relacionados con la evolución del clima.

Para realizar la última edición de su análisis sobre la variación de las temperaturas en la superficie terrestre, los investigadores han combinado más de 1.600 millones de puntos de información relativos a 507 ciudades del continente europeo, entre ellas 50 españolas, agregando los datos de más de una decena de fuentes distintas. En conjunto, el aumento de las mediciones en términos promedio es de 2,56 grados centígrados con respecto a los datos de 1960, hace más de medio siglo, que es el punto de referencia para este estudio.

El dato de Granada se encuentra, pues, en línea con la media española, que en cualquier caso es inferior, como ocurre en otros países de la cuenca mediterránea, caso de Grecia, al calentamiento experimentado en países del Este de Europa, como Bielorrusia, y también algunos del Norte, como Finlandia o Suecia, donde es común que la temperatura haya aumentado más de tres grados de media con respecto a 1960.

En relación con el resto de ciudades europeas, las que han experimentado una subida similar a la granadina, situada en 2,5 grados centígrados, son Latina, en Italia, y Uzhhorod, en Ucrania. En el contexto español, dos capitales de provincia andaluzas, Jaén y Córdoba, y la capital cántabra, Santander, ofrecieron una tendencia evolutiva similar en los últimos cincuenta años.

Los datos de la capital están lejos de los máximos registrados en España, que corresponden a Palma de Mallorca, cuya temperatura media ha aumentado prácticamente tres grados centígrados (en concreto, 2,97) en el lapso de tiempo que han estudiado los investigadores de Berkeley Earth. Hay también otra ciudad andaluza que mostraron un calentamiento mayor que la granadina. Se trata de Almería, la que mayor aumento de la temperatura ha vivido en este medio siglo largo, con 2,61 grados de incremento. Además de ella, Córdoba y Jaén comparten el mismo incremento de 2,5 grados que se registra en el caso de Granada.

Dos grados son demasiados

Una de las cuestiones fundamentales que hay que tener en cuenta al hablar de cambio climático es que una diferencia de medio grado es muy significativa, aunque pueda no parecerlo. El hito de los dos grados de aumento en la temperatura de la superficie terrestre, que se superaría con amplitud en Granada a tenor de los datos de Berkeley Earth, dibuja un panorama poco halagüeño para los granadinos del futuro.

Los expertos en la materia aseguran que un incremento de dos grados puede provocar en el planeta situaciones que no se habían visto «en cientos de miles de años», según el economista William Nordhaus, que fue quien primero trató de estudiar, en 1975, los efectos del aumento de la temperatura que ya aparecía entonces en los datos en la vida de los seres humanos.

Algunas de las posibles consecuencias más catastróficas que los investigadores han modelado a lo largo de los últimos años han sido descritas en múltiples ocasiones, como ocurre con la inundación de las zonas más cercanas al nivel del mar o el incremento de fenómenos naturales destructivos como huracanes o tifones.

Sin embargo, también hay otras posibilidades, quizá más sutiles en el corto plazo, pero que acumuladas a lo largo del tiempo pueden cambiar radicalmente la vida de comunidades enteras. Con un incremento de dos grados centígrados en la temperatura de la superficie terrestre, los expertos aseguran que será normal vivir olas de calor que puedan superar el mes de duración, por ejemplo; los fenómenos de lluvias torrenciales aumentarán un 7% y la disponibilidad de agua fresca disminuirá un 17%. Son los datos de CarbonBrief, una entidad dedicada al estudio de los efectos del cambio climático en las poblaciones humanas.

Granada entraría así de lleno en el grupo de lugares en los que el riesgo de vivir en condiciones de calor extremo aumenta significativamente. Con un aumento de un grado y medio en la temperatura en la superficie terrestre, alrededor del 14% de la población mundial se encontraría en esta situación; con dos grados, el porcentaje se eleva hasta el 37%.

Otro de los efectos importantes tiene que ver con la agricultura. Las cosechas serán menos ricas si la situación de cambio climático no se detiene o se revierte en el futuro próximo. El trigo, por ejemplo, disminuirá su productividad en un 16% y el maíz en un 6%, según las estimaciones de CarbonBrief.

Explore los datos

Debajo de esta nota encontrará una tabla con los datos detallados que ofrece la última edición del estudio sobre temperatura en la superficie terrestre elaborado por Berkeley Earth. En ella, puede usar la función de búsqueda y filtro para conocer más detalles sobre el calentamiento que han vivido más de 500 ciudades europeas con respecto a 1960.