Una discoteca, 33 cadáveres del ladrillo y 7 empresas de transporte, entre los grandes morosos granadinos

Una discoteca, 33 cadáveres del ladrillo y 7 empresas de transporte, entre los grandes morosos granadinos
Ramón L. Pérez

La cuarta edición de la lista de personas y empresas que deben más de un millón en impuestos afecta a 65 entidades de Granada que adeudan 150 millones

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

La mitad de las sociedades e individuos que integran la cuarta edición de la 'lista negra' de grandes morosos que elabora la Agencia Tributaria desde 2015 son testamento del destrozo que el estallido de la burbuja inmobiliaria, hace ya una década inacabable, provocó en la provincia. Un total de 33 de las 65 personas y empresas que deben más de un millón de euros en impuestos están directamente relacionadas con el mundo del ladrillo; unas eran promotoras, otras inmobiliarias... En total, la mitad de ellas. El pastel, que parecía poder repartirse sin límite, se acabó de repente y el tsunami que vino después no distinguió entre los que ya eran veteranos en el negocio y los arribistas que quisieron demasiado tarde intentar cabalgar una ola que se los llevó por delante.

Lo que quedó del ladrillo

En el primer grupo, los que más destacan son Ávila Rojas, José Julián Romero y los hermanos García Galindo, que encabezan la cuarta edición de esta lista de morosos, la primera que elabora la Agencia Tributaria desde que María Jesús Montero se puso al frente de la institución, con una deuda de 12,4 millones de euros a los que hay que sumar otros cuatro de Promoalian, una inmobiliaria que tiene como socio único a estos hermanos.

Por su parte, Ávila Rojas y José Julián Romero, gigantes del negocio inmobiliario precrisis, han acabado implicados en investigaciones judiciales de calado e incluso acusados de delitos de corrupción. La caída de Ávila Rojas se produjo al albor de la investigación del 'caso Malaya', que acabó con una carrera de más de dos décadas. Nueve millones de euros de multa y una condena de tres años y ocho meses de prisión. Cohecho y blanqueo de capitales.

Por su parte, Romero, expresidente del C.B. Granada hasta 2009 en una de esas aventuras deportivas a las que a veces se lanzan los empresarios de éxito y un hombre asociado a algunas de las obras de más calado que se han realizado en la capital en los últimos años, está implicado en el sumario de la 'operación Nazarí', que investiga una serie de delitos urbanísticos en la capital granadina y que le costó la cabeza al exalcalde José Torres Hurtado (PP) y su mano derecha en Urbanismo, Isabel Nieto.

Todos ellos comparten algo en común: son ya nombres clásicos en la breve historia de esta lista de grandes morosos, que empezó a publicarse por orden de Cristóbal Montoro en diciembre de 2015. Así, se hace cada vez más complicado esperar que el dinero que deben en impuestos vuelva a ingresar en las arcas públicas. Buena parte estas empresas entraron a raíz de la crisis en concurso de acreedores, una situación legal en la que se busca que una sociedad en delicadas condiciones económicas consiga hacer frente a sus pagos pero que en la mayor parte de los casos acaba suponiendo el cierre de la empresa; de hecho, esto ocurre en más de nueve de cada diez casos.

Una discoteca en la capital

Uno de los nuevos nombres que aparece en la última edición de la lista conocida ayer es el de Neptuno Granada. Una sociedad limitada que, según la información disponible en portales de Internet especializados en información empresarial, forma parte del conocido como Grupo Bribones, que opera la conocida discoteca Mae West de Granada. El CIF asociado a esta empresa es el mismo que se puede encontrar dentro de la información legal disponible en la página web de la sala de fiestas y la dirección del grupo aparece vinculada a la empresa, que se declaró en situación de concurso de acreedores voluntario en octubre de 2016 en un juzgado de lo mercantil de Almería, de donde proceden los dueños. Neptuno Granada SL también gestionaba otros locales en la capital, como el pub La Galería, según figura en un expediente por el que se multó a este negocio en 2014, año en el que el bar tuvo su última actividad en redes sociales.

Transportes y otras bajas

El tercer gran grupo de empresas que componen la cuarta lista de grandes morosos con Hacienda de Granada tienen que ver con los transportes y la automoción. Hay siete compañías de este sector que deben a la Agencia Tributaria más de un millón de euros en impuestos. Algunas de ellas, como Granauto Vehículos Industriales SA, se encuentra ya en proceso de liquidación, y otras, como el grupo Distransa, en concurso de acreedores. También figura un concesionario de coches.

Aquí se encuentra también Parquigrán, que agrupa varios aparcamientos de la capital. Una empresa de José Pizarro, el hombre que en 2014 saltó a la fama por postularse para comprar el barco del entonces rey Juan Carlos I y que aparece vinculada a otra de las investigaciones judiciales relacionadas con la corrupción urbanística, el de la discoteca que iba a abrir en el Serrallo y finalmente fue declarada ilegal.

Entre las curiosidades que deja esta cuarta edición de la lista de grandes deudores con Hacienda están también dos empresas de gasolineras, el centro comercial Radiovisión de Almuñécar, que hizo un ERE y entró en concurso de acreedores en 2012, y la Real Sociedad Hípica de Granada, que apagó la luz de forma definitiva en 2016.

Una lista de morosos que, a la luz de la historia reciente de Granada, más bien parece por momentos un parte de bajas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos