Dinero para pagar (casi) dos trenes

Dinero para pagar (casi) dos trenes
PEPE MARÍN

El dinero consignado en los Presupuestos Generales del Estado para el AVE de Granada desde principio de siglo daría para pagar todo el proyecto 1,8 veces

JUANJO CEREROGRANADA

La historia de la llegada del AVE a la capital granadina, más que la de un tren, parece en realidad la de una montaña rusa. Poca cosa queda ya del proyecto inicial, que echó a andar políticamente en 1999 con la elaboración de estudios, una partida a la que se siguió dedicando dinero en cada presupuesto hasta 2010. En este tiempo, los cambios se han sucedido en las diferentes administraciones que han estado al cargo de traer la alta velocidad a Granada. Hasta siete ministros de Fomento distintos han pasado por el cargo sin acabar la infraestructura.

El proyecto ferroviario también ha sufrido múltiples modificaciones a lo largo de estas casi dos décadas de idas y venidas. La estación que iba a construir Moneo, cuyo coste el Gobierno de Zapatero llegó a cifrar en 170 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado de 2011, apareció y desapareció tras dos años de estar integrada en la partida dedicada a los trabajos en la línea de alta velocidad.

Algo similar, aunque en sentido contrario, ha pasado con la Variante de Loja, que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha rescatado con 15 millones de financiación tras desaparecer en las cuentas de 2018.

En estos momentos, cuando se acerca el final de las obras, previsto para el mes de junio, la partida más abultada que queda en los presupuestos relacionada con el AVE de Granada es la del soterramiento del tren a la llegada a la capital, que pasará a ser una prioridad en cuanto acabe la primera fase de la infraestructura. En los de 2019, el coste total que estima el Gobierno para estos trabajos es de 124 millones de euros; si el Gobierno logra aprobar las cuentas en el Parlamento, se destinarán 6,5 millones de euros a este fin. Con todos estos desvíos, atascos y baches en el proyecto, la única manera de ver cómo se ha movido el dinero a lo largo de la historia del AVE de Granada es seguir el rastro documental.

Según los diferentes Presupuestos Generales del Estado desde 2002 hasta la fecha, los diferentes gobiernos han liberado partidas por valor de 1.703 millones de euros para la infraestructura.

Si este dinero fuese real, habrían podido ponerse en marcha prácticamente dos trenes de alta velocidad completos, según el último coste total estimado por las administraciones públicas para el proyecto de 2019.

950,8 millones

En el proyecto de 2019, las partidas presupuestarias del AVE combinadas, que incluyen la integración del ferrocarril en la capital y los trabajos en la Línea de Alta Velocidad Bobadilla-Granada, marcan un coste total estimado de la infraestructura en 950,8 millones de euros. Así pues, los 1.703 millones de euros presupuestados durante estas dos décadas darían para pagar 1,8 veces todo lo necesario para que la alta velocidad llegue por fin a la provincia.

La clave de este desfase hay que buscarla en que los Presupuestos Generales del Estado son una suerte de hoja de ruta, pero no existe obligación de gastar todo el dinero asignado antes de la elaboración de las cuentas del año siguiente. Así, muchas de estas partidas se han liberado durante estos años, pero las obras no se han llegado a ejecutar y el dinero se ha quedado sin gastar. Las autoridades no tienen por costumbre ofrecer datos sobre los estados de ejecución de sus presupuestos, lo que impide saber exactamente qué se ha hecho con este dinero a lo largo de los años.

El de las cuentas es el rastro más claro en una historia plagada de curvas y frenazos en seco, que la sociedad y autoridades granadinas esperan que termine por fin el próximo mes de junio con la inauguración oficial de la infraestructura. O al menos lo hará en parte. La segunda parte de las obras, que se desvanecieron en 2013 tras el anuncio de Ana Pastor, entonces ministra de Fomento, de que la Variante de Loja y el soterramiento en la capital quedaban pospuestas para una segunda fase. La estación de Moneo en la ciudad, eso sí, se ha perdido definitivamente por el camino.

Hasta el momento, las partidas presupuestarias liberadas para estudios y trabajos burocráticos relacionados con el AVE de Granada han alcanzado los 3,8 millones de euros; las relativas al soterramiento, 13,8 millones; la inversión en la línea de alta velocidad, el gasto más abultado, 1.568 millones de euros que suponen más de nueve euros de cada diez (el 92%); finalmente, a la fallida estación se apartaron 11,7 millones.