La afiliación a la Seguridad Social en Granada alcanza niveles anteriores a la crisis

La afiliación a la Seguridad Social en Granada alcanza niveles anteriores a la crisis
Jorge Pastor

A lo largo del pasado año, el mercado laboral de la provincia se fue acercando poco a poco a las cifras del año 2008, el primero de la crisis económica

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

España, y Granada con ella, continúa saliendo de una década de crisis económica. Todavía queda trabajo por hacer, pero algunos indicadores económicos y relativos a la marcha del mercado laboral, como ocurre con la afiliación a la Seguridad Social, ya apuntan a que la luz al final del túnel empieza a brillar. En diciembre, por ejemplo, hubo más personas dadas de alta en la provincia que en el mismo mes de 2008, el año en que comenzaron las vacas flacas.

En concreto, según los datos que facilita la Tesorería General de la Seguridad Social a través de su portal estadístico en internet, la afiliación media a lo largo del mes de diciembre alcanzó las 335.260 personas. Una década antes, en 2008, la cifra fue de 323.957. Es decir, que la cifra del mes pasado superó a la de 2008 en un 3%.

Este dato es el resultado de un año sostenido de crecimiento en el mercado laboral, que afecta a todos los regímenes de empleo, aunque con algunos matices. Desde el inicio del año, con la excepción del mes de marzo, el conjunto de la afiliación superó todos los meses el dato de enero. Lo hizo sobre todo en el régimen de autónomos, que viene creciendo por encima del resto de los sectores desde que entraron en vigor las reformas laborales que impulsó el Gobierno del expresidente Mariano Rajoy en los peores años de la crisis.

De hecho, la afiliación en el régimen especial que existe para los trabajadores autónomos superó en los doce meses del año la que se registraba en el mismo momento de 2008, una década antes. En este fenómeno influyen también prácticas que se volvieron más populares a raíz de la crisis, como la contratación de trabajadores como 'falsos autónomos', contra los que el actuar Gobierno ha puesto en marcha medidas punitivas.

Ha habido que esperar hasta los dos últimos meses del año para alcanzar la inversión de la tendencia que se había venido registrado durante el resto de 2018;es decir, para que la afiliación lograra superar la del primer año de la crisis, una década antes.

En noviembre la diferencia fue apenas apreciable, del 0,29%, pero se elevó hasta el 3% en diciembre. En los datos se aprecia con claridad que el diferencial se ha ido reduciendo conforme avanzaban los meses, hasta lograr invertir la tendencia al final.

Consolidar la tendencia

Eso sí, hay que tener en cuenta que hay otros factores que influyen en que las afiliaciones a la Seguridad Social hayan conseguido volver en los últimos compases del año a niveles previos a la crisis.

El primero de ellos tiene que ver con que en realidad en 2008 ya había comenzado a notarse el efecto del crac bursátil asociado a la explosión de la burbuja de las hipotecas 'subprime'. Aquel año, el empleo comenzó a dibujar una curva descendente a partir de marzo, que continuaría durante al menos cuatro años más, hasta que la caída comenzó a frenarse en el entorno de 2013 y 2014. Aquel año, por ejemplo, las afiliaciones al régimen general en diciembre estuvieron un 6% por debajo del dato registrado en enero; en 2018, por el contrario, la tendencia se invirtió y diciembre superó a enero en un 5%.

Otro efecto que hay que tener en cuenta es el de las particularidades que rodean a los datos de empleo de diciembre, como que se ven fuertemente influenciados por la campaña de compras asociada a la Navidad o el desarrollo de la campaña agrícola, como de hecho ocurrió en 2018.

Además, al ser una comparación de afiliaciones medias a la Seguridad Social a lo largo de un mes, no se puede descontar el efecto que sobre esta cifra pueden tener, por ejemplo, prácticas como el encadenamiento de contratos de corta duración, muy habituales en los últimos años en temporada alta en el sector servicios. Otros indicadores, como el del paro registrado, no brillan tanto, ya que en diciembre siguió estando un 13% por debajo del mismo mes de 2008.

Así pues, hay que esperar a que otros datos, como el del paro y el resultado de la Encuesta de PoblaciónActiva (EPA), certifiquen el cambio de tendencia. De momento, las señales son positivas.

 

Fotos

Vídeos