Fallo de Sistema

Cómics, cine, literatura y videojuegos. Más allá del Arte, estas cuatro disciplinas guardan al tipo de persona que está dispuesta, con gusto, a pagar por la Cultura

Fallo de Sistema
José E. Cabrero
JOSÉ E. CABREROGranada

Los domingos, a media mañana, escucho el soniquete antes incluso de encender la radio. Luego, poco a poco, llega la voz de Neo: «Sé que estáis ahí. Percibo vuestra presencia. Sé que tenéis miedo. Nos tenéis miedo a nosotros. Teméis el cambio...» El monólogo con el que termina 'Matrix' arranca todas las semanas 'Fallo de Sistema', en Radio 3, un programa que su presentador y director, Santiago Bustamante, define así: «Una revista semanal para geeks, amantes de la ciencia y/o ficción, curiosos en general y ensoñadores virtuales empedernidos a través de los cómics, el cine, la literatura y, por supuesto, de los videojuegos». Una maravillosa declaración de intenciones.

Cómics, cine, literatura y videojuegos. Más allá del Arte, estas cuatro disciplinas guardan al tipo de persona que está dispuesta, con gusto, a pagar por la Cultura. A consumir. Ir al cine, abrir cuentas de plataformas de streaming, coleccionar tomos infinitos de Marvel, instalar más estanterías para llenarlas con libros, jugar todo tipo de historias... Gente con espíritu crítico que no responde, habitualmente, al perfil de espectador masivo de todos esos programas que todo el mundo ve a todas horas, en todas partes, en todas las cadenas de televisión.

Y da igual que, por ejemplo, los videojuegos sean la mayor industria de entretenimiento del mundo, argumento que debería ser más que suficiente. Da igual, digo, a la televisión. No hay (y si lo hay, no lo encuentro) ni un sólo programa en televisión que comparta, ni de cerca, la premisa de Fallo de Sistema. Nada. ¿Por qué? ¿Cómo es posible que no exista? ¿No da ni para un humilde rinconcito en La 2? Imaginen qué noches: 'Página 2', 'Cachitos de Hierro y Cromo' y, después, un programa tipo 'Fallo de Sistema'. Cuenten con mi hacha.

Pero que no. Que no hay nada. Por el momento, nos refugiamos -y muy bien- entre la radio e Internet. Canales en los que sí que hay una variedad todopoderosa -guiño, guiño-. En fin, como diría Neo, yo no conozco el futuro ni he venido a deciros cómo acabará todo esto. «Al contrario, he venido para deciros cómo va a comenzar».

Más artículos de El Eje | TV

Temas

El Eje