Ricardo Martín trae a Granada sus fotografías urgentes

Ricardo Martín y Miguel Ríos, con la foto que el primero hizo al segundo en 1971, y que es la más antigua de la muestra./RAMÓN L. PÉREZ
Ricardo Martín y Miguel Ríos, con la foto que el primero hizo al segundo en 1971, y que es la más antigua de la muestra. / RAMÓN L. PÉREZ

El fotoperiodista ofrece en 'Las caras del tiempo' un recorrido por casi cinco décadas de su carrera en el Cuarto Real de Santo Domingo

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

La obra de Ricardo Martín (Granada, 1956), es la de un testigo privilegiado de un tiempo en el que todo parecía posible. Fotos hechas con urgencia, no para formar parte de una exposición, como el artista comentó ayer. Pero fotos llenas de fuerza, miradas que interrogan al espectador tanto como el periodista interroga al personaje, pues la mayoría de ellas ilustraron entrevistas publicadas en el diario El País y la revista Tiempo, cabeceras para las que Martín realizó trabajos de gran sensibilidad. Ahora, una selección de esas fotos, titulada 'Las caras del tiempo' llega a Granada dentro del evento Granada Eclipsa. Vienen desde Cádiz, donde han permanecido durante tres meses, para quedarse en el Cuarto Real de Santo Domingo hasta el 4 de noviembre.

En la presentación de la muestra, acompañaron a Martín compañeros como Nativel Preciado y Alejandro V. García; el cantante Miguel Ríos; el alcalde Francisco Cuenca, y la concejala de Cultura, María de Leyva. El fotógrafo, que comenzó a dedicarse a la profesión mientras estudiaba Derecho -su padre quería que estudiara una carrera 'seria'-, comenzó a publicar sus trabajos en los diarios de la época, el oficialista Patria e IDEAL, antes de dar el salto a Madrid, donde participó en el equipo fundacional de El País. Allí permaneció durante ocho años, de donde, tras una estancia en Estados Unidos, pasó a la revista Tiempo en su etapa de mayor difusión, en la segunda mitad de los años 80. Luego, fue redactor jefe de fotografía en Ya y subdirector del diario deportivo As. Desde 2007, es subdirector y editor gráfico de la revista mensual de información literaria Mercurio, editada por el Grupo Planeta.

Alejandro V. García se autodefinió como «el instigador de la exposición», porque tras verla en Cádiz se empeñó, con feliz resultado, en traerla a Granada. No es la primera vez que Martín expone en Granada, pues en 1993 estuvo en el Palacio de Carlos V con la muestra 'Sostener la mirada', formada por retratos de personas de la Alpujarra, algunos de los cuales vinieron en carne mortal para admirarla. El catálogo llevaba textos de Antonio Muñoz Molina sobre la Alpujarra escritos en la lejana Nueva York. «Ahora, vuelve a Granada con retratos de unos personajes que pertenecen a un ciclo distinto, los rostros captados por él a lo largo de 50 años de carrera profesional».

La foto más antigua es de 1971, cuando Martín trabajaba en Patria, y es quizá la instantánea más emblemática de la exposición. Retrata a un joven Miguel Ríos sentado en uno de los coches aparcados frente al histórico Café Suizo, con un número de la revista Poesía 70 bajo el brazo, y la mirada puesta en un futuro que se antojaba esperanzador. Ríos hace el signo de la victoria, reflejo de un momento feliz, cuando ya el éxito de su 'Himno a la alegría' le había colocado en el firmamento musical.

Alejandro V. García recordó cómo Ricardo Martín vivió en primera persona el cambio en el concepto de la información gráfica, cómo los fotógrafos pasaron de ser meros acompañantes del redactor a ser coprotagonistas de la información, de tirar 20 fotos sin ton ni son a buscar esa imagen diferenciadora, que no sólo complementara, sino que ampliara la información, ofreciendo detalles sobre el hecho o personaje que eran objeto de la noticia o la entrevista.

Una Granada gris

El propio Ríos recordó ayer el momento en que fue fotografiado por Martín, para describir la Granada que se encontraba más allá de la instantánea. «Conocía poco a Ricardo por entonces. Tenía más amistad con Paco Martín Morales, su hermano». El cantante no recuerda el momento de la foto, pero viéndola hoy, piensa que ha captado las claves de su estancia en aquellos años granadinos, en que la ciudad era aún muy gris. «De espaldas a mí están los Almacenes Olmedo, cuyo suelo barría sólo diez años antes del momento en que se tomó, cuando era un aprendiz de hortera. Tuve la suerte de que me pusieron una tienda de discos, que fijó mucho más mi vocación», recordó. «Creo que me acababa de encontrar con Juan de Loxa, y venía con mi Poesía 70, esa revista que supuso un hito que nos hacía pensar que más allá de la visión aturdidora de que vivíamos en una provincia remota, había una Granada que estaba despertando con revistas como esa, que era una declaración de principios».

Por 'Las caras del tiempo' transitan personajes que han tenido un importante papel en la historia de nuestro país en las últimas cuatro décadas. Entre las más de 60 instantáneas que se pueden observar en la sala de exposiciones superior del Cuarto Real hay desde un retrato de Alberti en el que sólo se ve su melena gris, hasta una instantánea donde se ve a un Paco de Lucía en 1988, en la plenitud de su carrera, mirando a la ventana. También está la reina, hoy emérita, Doña Sofía, con un atuendo informal mostrando su serena belleza a la cámara, o unos Antonio Gades -fotografiado en 1980- y Miquel Barceló -en 1985- que ya muestran con descaro que el mundo, por entonces, era suyo. Camarón, Mick Jagger, Lola Flores, José Luis Aranguren, Enrique Tierno y la famosa 'negra de Guinea' Flor Mulkudi, Alicia Alonso, Penélope Cruz, y un largo etcétera de hombres y mujeres miran al espectador, bien cara a cara, o bien de soslayo, al saberse captados por el fotógrafo.

El autor recuerda a personajes a los que ha fotografiado en diversas etapas de su vida, como el presidente Adolfo Suárez, o la actriz Victoria Abril, a quienes vio evolucionar detrás de su objetivo. «Entiendo el periodismo como la mejor manera de acercarse a los hechos», afirmó. No fue fácil que se 'arrancara' a escoger la galería de obras que integran la muestra. Que finalmente exista se debe, según Martín, al empeño de Elvira Lindo y Antonio Muñoz Molina -quienes también aparecen retratados-. El resultado merece mucho la pena. No se lo pierdan.

Fotos

Vídeos