«Quiero transmitir lo que he sentido; cada fotografía cuenta una historia»

María Angustias Cañete, con algunas de las fotos que se podrán ver en su exposición/R. L. PÉREZ
María Angustias Cañete, con algunas de las fotos que se podrán ver en su exposición / R. L. PÉREZ

María Angustias Cañete muestra en la sede de Caja Rural sus 'Retratos de la India', que dedica a todas las mujeres

ANTONIO ARENAS GRANADA

Desde siempre a María Angustias Cañete Comba le ha gustado viajar. También se ha sentido atraída por el apasionante mundo de la fotografía. Por eso, cada vez que ha podido y, especialmente desde que se jubiló, tras 23 años como directora de Recursos Humanos de IDEAL y de otros periódicos de la Zona Sur del Grupo Vocento, ha disfrutado de estas dos pasiones.

Autodidacta en sus comienzos, fue adquiriendo conocimientos en blogs de fotógrafos profesionales. Después realizó varios cursos de fotografía con práctica en la calle, donde aprendió a hacer retratos y 'cazar' el alma. En octubre de 2018 hizo un viaje a la India con otras dos parejas, entre los que había cuatro grandes aficionados a la fotografía, entre ellos su marido Eugenio. Fruto de este viaje ha surgido la exposición 'Retratos de la India', compuesta por setenta imágenes con alma. Se inaugura el próximo lunes en la sala de exposiciones de la sede central de la Caja Rural de Granada, en la Avenida Don Bosco (19.00 horas), donde permanecerá hasta el 6 de marzo. Se podrá visitar de lunes a sábado, entre las 19.00 y las 21.00 horas.

Exposición

Lugar
Sala de exposiciones de la sede central de la Caja Rural de Granada. Avenida Don Bosco
Fechas
Del 18 de febrero al 6 de marzo
Horario
De lunes a sábado, entre las 19.00 a 21.00 horas
Inauguración
Lunes, 18 de febrero, a las 19.00 horas

María Angustias Cañete comenta que fue a la India, como siempre, en compañía de su Nikon D7000, y empezó a hacer fotos. «Al principio, en Delhi, eran robadas, buscando lo espontáneo, pero al llegar a Agra, en el Taj Mahal, decidí ir un paso más allá y centré mi objetivo en captar la belleza de la gente, de los saris, de los colores...». Después confiesa que sintió algo que no había vivido nunca en sus anteriores viajes, una sensación que también experimentaron sus compañeros de viaje. «A todos nos pasó igual; probablemente por la hospitalidad de la gente, que querían posar. Lo único que nos pedían era un selfie con ellos. A los hindúes, muy amables, se les veía encantados, pero no así a las musulmanas, que son muy reservadas pues tenían que pedir permiso al marido o al hermano, y no siempre nos permitían hacerles fotos».

Por la noche en el hotel dedicaba un tiempo a ver las fotos tomadas y hacer una primera criba para quedarse con las que más transmitían. Se estaba gestando 'Retratos de la India'. Cuando regresó a Granada, tras revisar todo el material, fue cuando tomó la decisión de emprender este proyecto expositivo que ahora está a punto de inaugurar. Ahí fue cuando encontró el apoyo y la complicidad de la Caja Rural. Ilusionada con esta aventura, María Angustias aspira ahora a que el público, cuando observe sus obras, sienta lo mismo que sintió ella. «Quiero transmitir lo que he sentido; cada foto cuenta una historia, la historia que yo viví».

Selección

Reconoce que le ha costado mucho hacer la selección. Su intención inicial era que la colección se compusiera de cuarenta instantáneas y emplear sólo el espacio de una planta, pero al final optó por ampliar hasta setenta para dar cabida también a imágenes de sus acompañantes en una exposición planteada a beneficio de la Fundación Vicente Ferrer. De esta forma, los espectadores podrán disfrutar también de quince fotos de Rafael Luna, diez de Isabel Cabrera y ocho de su marido Eugenio Guerrero quien, además, es el autor del vídeo, con el sonido real del viaje, que se podrá escuchar como complemento a la exposición fotográfica 'Retratos de la India'.

«Fundamentalmente son retratos, aunque hay alguna de arquitectura, entre ellas una del Taj Mahal porque es un homenaje al amor», explica María Angustias Cañete. Está claro que para ella meterse en la India ha sido un viaje increíble pues ha sentido su filosofía de vida, sus olores y colores, la belleza de las mujeres. «Por eso esta exposición es un homenaje a la mujer, que dedico especialmente a mi hija Berta y a mi madre, y en general a todas las mujeres, fundamentalmente a las de la India, que han sabido posar para que podamos disfrutar de la manera que lo hicimos».

Experiencia que le ha resultado tan positiva que ya tiene previsto regresar con la Fundación Vicente Ferrer a la India en un viaje en el próximo mes de diciembre. «Quiero ir pues serán dos semanas, una para trabajar con ellos y otra para viajar por el Sur de este país. Yo he conocido una parte pequeñísima del Norte, Nueva Delhi y Benarés, –donde vivió con toda naturalidad cómo viven el tránsito de la vida a la muerte–, porque es un sitio sagrado que hay que conocer».

Mientras tanto, y después de la experiencia vivida, María Angustias Cañete sugiere que 'Retratos de la India' puede interesar a fotógrafos, a personas sensibilizadas con la causa de la Fundación, a cualquier mujer y «a otros muchísimos colectivos como estudiantes de Bellas Artes, Secundaria y alumnado de Primaria, y a cualquier persona interesada en conocer cómo es la vida en un país tan distinto al nuestro».