«El Nobel necesita a Lorca, no al revés»

Promotores de la iniciativa, ayer, en la plaza de Mariana de Pineda./RAMÓN L. PÉREZ
Promotores de la iniciativa, ayer, en la plaza de Mariana de Pineda. / RAMÓN L. PÉREZ

La iniciativa para premiar al poeta inicia su segunda fase tras recabar el apoyo de más de 300 personalidades

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZ

«Es el Nobel el que necesita a Lorca, no al revés», aseguraba ayer Isidro Toro, director del museo Arqueológico y uno de los responsables de la iniciativa que reclama el reconocimiento al inmortal poeta granadino con el galardón sueco. Para los promotores, la magnitud del escritor y de su obra–«la llave que abre todas las puertas», como la definían ayer– se hacen merecedoras de un premio que, por otra parte, podría aprovechar la ocasión para iniciar una nueva senda.

Más de 300 personalidades de diferentes ámbitos apoyan esta iniciativa que, tras anunciar su intención hace sólo unos meses, ha logrado que las ocho diputaciones provinciales andaluza aprueben una moción en la que instan a la concesión del premio al poeta. A la petición se han sumado también más de 70 ayuntamientos y aspiran a que, una vez lleguen a las cámaras, tanto el Parlamento de Andalucía como el Congreso de los Diputados aprueban sendas proposiciones no de ley que se encuentran ya depositadas en registro.

Con la venia de fundaciones como las de José Saramago, Gabriel García Márquez o Ernesto Sábato, los promotores inician ahora una nueva fase. Tal y como revelaron María José Molinero, Antonio Romero, Silvia Deflor y el propio Isidro Toro, responsables de la inciativa, el siguiente paso será intensificar la campaña de mociones en ayuntamientos de todas las comunidades autónomas. También a nivel político, los promotores van a convocar una reunión con embajadores de todos los países latinoamericanos con el objetivo de integrar a sus respectivos estados e internacionalizar la propuesta. Para ello será clave, aseguraron, el apoyo del expresidente de Uruguay, José Múgica, que ya manifestó su simpatía por la petición. El deseo de los responsables es ampliar la iniciativa llevándolo a otros campos, más allá del político. Actores y actrices serán otro de los ejes de la campaña, que espera alcanzar al mundo anglosajón a través de estos agentes y, mediante la ayuda del Instituto Cervantes, presentar la propuesta en Nueva York.

El mundo académico será la última de las patas de la nueva fase. Los peticionarios han organizado entrevistas con responsables de universidades de todo el mundo con la idea de implicarlos. Esta vía, esperan, desembocará en la puesta en marcha de una macrolectura mundial en la que, de manera simultánea, los poemas de Federico sean leídos en diferentes puntos del planeta.

«Se alcance o no el Nobel para Federico, creemos que ya se está avanzando en el camino y alcanzando cuestiones muy significativas y positivas», aseguraba ayer Antonio Romero, otro de los peticionarios. Se refería a la celebración de actos por el Nobel, la puesta en marcha de semanas culturales, la representación de sus obras de teatro, el apoyo recabado en municipios y su traslado a los consejos escolares.

En cualquier caso, la petición no supondría una novedad para la academia sueca, que antaño permitió el reconocimiento con el Nobel a escritores difuntos. Dos autores, de hecho, fueron galardonados una vez fallecidos antes de que en los 70 fueran modificada la normativa que hasta entonces lo permitía.

Ocurra lo que ocurra, aseguraron, la petición ya es un éxito que ha llevado al poeta a ocupar grandes espacios en los medios de comunicación y las redes sociales. Más de 1.140 impactos informativos recabó una propuesta que afianzaría la proyección universal del poeta pero también del premio.