Una intoxicación alimentaria masiva impide a una orquesta tocar en Granada

Los músicos, la noche del domingo, durante su actuación en Almuñécar./IDEAL
Los músicos, la noche del domingo, durante su actuación en Almuñécar. / IDEAL

40 de los 115 músicos de la Tess Valley Young Orchestra, que debía tocar en las Pasiegas en la tarde del lunes, se vieron afectados

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZ

La cita estaba marcada en rojo en el calendario. Este pasado lunes, a las 19:30 horas, los 115 músicos de la Tess Valley Youth Orchestra, una de las formaciones clásicas para jóvenes más relevantes de los Estados Unidos, debían subirse al escenario en la plaza de las Pasiegas dirigidos por Nicholas Nowicki. Sin embargo, a última hora, 40 de ellos se vieron afectados por una intoxicación alimentaria que impidió al grupio cumplir con la cita.

Al parecer, los músicos empezaron a sentirse indispuestos horas horas después de tocar en Almuñécar, primera parada de su gira por la provincia. Al menos una quincena de ellos, 18 según la delegación de Salud de la Junta de Andalucía, tuvieron que ser atendidos en la noche del domingo al lunes en el hospital Virgen de las Nieves de la capital nazarí. A lo largo de la jornada los enfermos fueron incrementándose hasta que a media tarde, apenas unas horas antes del inicio del recital en las Pasiegas, casi un tercio de la orquesta presentaba los mismos síntomas.

Según explicaron los doctores a los músicos atendidos, todo apunta a una intoxicación alimentaria. No obstante, desde la delegación de Salud de la Junta de Andalucía no se descartaban la hipótesis del norovirus, un tipo de virus de carácter leve que se manifiesta mediante náuseas, vómitos, diarrea líquida y dolor abdominal y que es responsable de casi la mitad de los brotes de gastroenteritis.

Los músicos se encuentran ya fuera del hospital y continúan el tratamiento indicado por los médicos. En el aire está la siguiente parada de la gira de la Tess Valley Youth Orchestra por Andalucía. El grupo debía tocar esta noche en Chipiona. Respecto a la cita granadina que no se pudo celebrar, Juventudes Musicales está intentando que los intérpretes puedan recuperar la oportunidad antes de regresar a su país. «Se trata de una de las formaciones jóvenes más importantes de EE.UU, un grupo que es cantera de importantes orquestas y es una pena que no podamos oírlos aquí –lamentaba ayer Rafael Ruiz de Pablos, director de Juventudes Musicales–. Ojalá podamos conseguir que extiendan su presencia y toquen en Granada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos