El Low Festival se da un homenaje en su décimo aniversario

Concierto de Chemical Brothers en Rock in Rio Lisboa 2018. /Efe
Concierto de Chemical Brothers en Rock in Rio Lisboa 2018. / Efe

Benidorm acogerá la reunión de un evento que comenzó en tiempos de crisis y ahora exhibe grupos como The Chemical Brothers, Phoenix o Izal

R. C.

Surgió en la época de crisis para acercar lo mejor del panorama nacional e internacional a un público apasionado de la música pero con dudas en el bolsillo. Ha conseguido conservarse e incluso puede sacar pecho diez ediciones después, aunque el 'Low Festival' mantiene con la misma filosofía del 'bueno, bonito y barato'.

El lugar de reunión vuelve a ser el mismo desde 2011, el Polideportivo Guillermo Amor de Benidorm. Antes, se había celebrado en Parque de l'Aigüera de la misma localidad y en el Puerto de Alicante, donde se celebró por primera vez lo que entonces se llamó 'Low Cost Festival' -cambió su denominación de origen hace cuatro años-.

A la 'fiesta' de celebración no han querido faltar algunas de las bandas 'indie', pop-rock y de electrónica habituales de un certamen que ya se han convertido en una parada obligatoria del calendario festivalero. The Chemical Brothers llegarán desde Mánchester para pinchar temas como 'Hey Boy, Hey Girl', 'Go' o 'Galvanize', que les han llevado a alzarse con prestigiosos premios como los Grammy, Brit Awards, MTV Awards… Phoenix también participará de #TheBigLow. La representación española destaca con Izal en su vuelta a las giras con la presentación de 'Autoterapia', su nuevo trabajo; y Los Planetas, el grupo veterano que presentará 'Zona Temporalmente Autónoma'. La parte más loca la pondrán los Kakkmaddafakka, que regresan por segunda vez a dar un concierto en la costa mediterránea.

El público

En total, más de 70 nombres de diferentes estilos que tocarán en los cuatro escenarios sin que pasen más de 15 minutos entre unos y otros. En otras palabras, 36 horas de música que harán la delicia de los 75.000 espectadores que se desfilarán durante los tres días del último fin de semana de julio por el recinto, con capacidad para 40.000 personas diarias pero que solo venden entradas para 25.000 con el objetivo de evitar masificaciones.

Según los organizadores, el Low Festival quiere destacar por su trato al público. En sus más de 30.000 metros cuadrados de instalaciones se puede descansar al césped, tumbarse en las zonas de relax, seguir los conciertos en las pantallas gigantes, darse un chapuzón en la piscina olímpica de la 'Zona VIP Pool', comprar un recuerdo en el 'pop up market' o hacer un 'stop' en la zona de restauración internacional con opciones veganas y para celíacos. Todo ello sin esperar colas y sin masificaciones.

Más información sobre festivales

Fotos

Vídeos