«El mayor legado literario de España está en Granada y estará aquí para siempre»

El ministro de Cultura, José Guirao, ayer en las escalinatas de la Subdelegación del Gobierno de Granada. / ALFREDO AGUILAR

Entrevista a José Guirao, ministro de Cultura y Deporte | Está convencido del potencial cultural de Granada, de la necesidad de relanzar el Festival de Música y de la oportunidad que tiene la provincia con la llegada del legado de Federico

J. J. HERNÁNDEZGRANADA

Desde que tomó posesión como nuevo ministro de Cultura y Deporte, hace algo menos de un mes, José Guirao (Almería, 1959) ya ha visitado Granada en dos ocasiones: para asistir al Festival de Música y Danza, y para visitar el legado de Lorca en el centro cultural de la Romanilla, dos de las principales referencias culturales de la ciudad. Parece toda una declaración de intenciones del ministro hacia una ciudad que necesita gestos y mimos para creerse su potencial.

José Guirao nos recibe en el palacete de la Sudelegación de Gobierno granadino. Es de ademanes tranquilos, de palabra serena, de sonrisa franca y se le nota incómodo en las sesiones de fotos. Este intelectual y gestor cultural que forma parte del Gobierno del socialista Pedro Sánchez, se mueve en la política con la delicadeza y la elegancia de un diplomático inglés para hacer posible sus constantes vitales: trabajo, prudencia y valentía. Ha madrugado para estar en Granada esta mañana, ciudad a la que ha viajado en vuelo regular y en clase turista, como hace siempre, y a mediodía le esperan en Madrid para preparar los asuntos que lleva al Consejo de Ministros. Quizás por eso su teléfono suena una y otra vez. Una de ellas, la vicepresidenta, Carmen Calvo...

-Su profundo conocimiento sobre Lorca, estudiante de la Universidad de Granada... Cuando le nombraron ministro tengo que reconocerle que en Granada pensamos ¡por fin un ministro de Cultura granadino!...

-(Se sonríe) Sí, tengo una vinculación con Granada muy estrecha desde la infancia por vivencias personales y amigos. Además, los de Almería siempre hemos tenido una filia especial por Granada y reconozco que me siento muy de Granada.

Granada, de estudiante

-¿Qué le queda de su etapa como estudiante en Granada...?

-Me quedan muchos recuerdos. Recuerdo con cariño a profesores de la Universidad como Ángeles Olalla, que sigue dando clases; a Juan Carlos Rodríguez, que daba un seminario al que asistí, y que era una figura mítica de los profesores en la Universidad de Granada, y recuerdo a Luis García Montero, que éramos compañeros de clase y la mayoría de las veces nos sentábamos juntos. Recuerdo que Granada es una ciudad estupenda y maravillosa cuando eres estudiante...

«Mi relación con Granada es muy estrecha desde la infancia por vivencias personales y amigos»

-Hay sectores políticos y sociales en los que se extiende la impresión de que Granada ha perdido protagonismo cultural frente a ciudades como Málaga... ¿Qué hacemos mal?

-No creo que sea cuestión de hacer las cosas bien o mal. Cada ciudad tiene su propia dinámica cultural que responde a los propios intereses de la ciudad. Quizás Granada, por su carga patrimonial tan grande, solape otras cuestiones, pero el caso de Málaga es diferente. Allí su alcalde ha apostado por los museos para hacer una ciudad de museos, pero es que Granada, toda la ciudad histórica, es un museo vivo. Por donde vayas aquí hay patrimonio y arte. Las ciudades no tienen que ser miméticas y cada una tiene que encontrar su camino en la cultura. Granada tiene, por ejemplo, el Festival Internacional de Música y Danza, que es una apuesta de primer nivel desde hace 66 años. El futuro cultural lo tiene que decidir la propia ciudad.

«En Málaga se ha querido crear una ciudad de museos pero en Granada toda la ciudad es un museo»

-¿Quizás el granadino no es capaz de apreciar su potencial?

-El granadino tiene que creérselo, tiene que saber que esta ciudad ofrece un enorme potencial y desterrar esa carga de negatividad, si es que existe. En la relación que tengo con los amigos de Granada siempre me he encontrado con magníficos profesionales, con buenas ideas y no acabo de ver una ninguna carga de frustración. A veces ponemos sobre las ciudades como una capa de tópicos que impiden verlas en su grandeza y apreciar su oferta. Mi experiencia en la Universidad granadina, en relación con el patrimonio o el mismo trabajo que se ha realizado en Alhambra es muy positiva. Mi idea de Granada es la de una ciudad positiva y viva.

Festival de Música

-Aludía antes al Festival de Música, al que acudió para asistir al concierto de la OCG bajo la dirección de Pablo Heras-Casado, su responsable, que se ha propuesto darle un nuevo impulso nacional e internacional, y dotarlo con más recursos...

-El Ministerio de Cultura es su principal impulsor y por ello no quise perderme la oportunidad de acudir al concierto de Heras-Casado y de disfrutar de un acontecimiento musical extraordinario. Me habla de la necesidad de más recursos y si eso se vincula a que el Festival sea mejor o peor no estoy de acuerdo. No creo que los recursos cualifiquen a un festival como el de Granada. El de Granada tiene una cosa única que no tiene ningún otro, y hay muchos: el marco en el que se celebra. No hay otro festival, casi diría en el mundo, que pueda ofrecer un escenario como la Alhambra. Hay mucha competencia porque se han multiplicado los festivales y ahora los impulsos hay que darlos año a año, pero estoy seguro de que el principal para el Festival de Granada, y en eso coincido con su director, es programar calidad. Este festival siempre ha tenido un nivel de excelencia bastante alto y, junto a ese principio de calidad, hay que hacer cosas especiales. No hay que repetir solistas ni orquestas. Hay que ofrecer programas que el público no encuentre en otro sitio y que le hagan visitar Granada para tener la oportunidad de verlo y oírlo. Hay que romper con la falta de diversidad y dar especialidad para que a Granada se le reconozca porque trae gente muy buena que no está en todas partes.

«El principal impulso, y en eso coincido con su director, es programar calidad y hacerlo especial»

-Antes de su elección como ministro participó en la gestión para el traslado del legado de Lorca a Granada. ¿Puede explicarnos por qué ha sido tan difícil y complicado?

-Se mezclaron intereses políticos y personales con una historia desagradable de la Fundación. El Ministerio de Cultura, con el anterior ministro Méndez de Vigo y la Junta, son los que han arreglado el problema con el apoyo de las instituciones granadinas. No entiendo como ha habido un discurso político en Granada que pudiera dar la sensación de que no había voluntad de llevar a cabo el traslado. Es verdad que ha sido un proceso complejo pero lo importante es que ya está aquí y seguramente no acabamos de ser conscientes en toda su dimensión de lo que supone que en Granada esté el mayor legado literario español.

Juego de intereses

-Habla de las dificultades para el traslado y del retraso debido a intereses políticos y personales... ¿A qué y quiénes se refiere?

-Desde luego no a la familia Lorca, a la que se ha difamado sin necesidad, y recalco lo de difamado. Hay que conocer la historia del legado y la gente no es consciente de la importancia y la riqueza que supone. Es el gran legado literario de España y no hay otro igual ni aquí ni en ninguna parte. Este legado es impresionante y no es lo que Federico dejó. Del poeta se heredaron dos maletas y su familia se han pasado toda la vida comprando, reuniendo, recuperando, buscando, enriqueciendo el legado. Federico dejó dos maletas y se han convertido en un camión, que es lo que ha llegado a Granada gracias a la familia Lorca, que lo ha entregado a una Fundación que si se disuelve pasa a ser propiedad del Estado. Pido respeto por esa familia porque han enriquecido el legado a lo largo de los años con su propio esfuerzo económico; han invertido mucho dinero en hacerlo posible, dinero particular y de los derechos de autor.

«Se la ha difamado sin necesidad. El legado está en Granada porque ha querido la familia»

-¿Cree que no se ha valorado con justicia a la familia en este asunto?

-Se ha cuestionado su voluntad y se la ha difamado, pero lo cierto es que gracias también a ellos Granada tiene el gran legado literario español de los siglos XX y XXI y no hay otro igual. El único equiparable por cantidad e importancia era el de Juan Ramón Jiménez, pero se donó a la Universidad de Puerto Rico y es irrecuperable, mientras que la familia de Lorca lo trajo de Nueva York a España y ahora está en Granada. La familia de Lorca podría haber ganado mucho dinero si lo hubiese vendido a una Universidad norteamericana, o podría haberlo dejado en la Residencia de Estudiantes, en Madrid, donde estaba perfectamente, pero ha decidido entregarlo a la ciudad de Granada y eso debe valorarse en su justa medida. No entiendo cómo hay sectores políticos de la ciudad que despliegan esa hostilidad hacia la familia.

-El excesivo retraso y la controversia política genera confusión y ruido...

-La manera de hacer las cosas es ponerse a trabajar, no tirar por tierra lo que hacen los demás. Es mi actitud ante la vida. A la gente que trabaja hay que respetarla y a la que no también, pero de otra manera.

«Federico dejó dos maletas y se han convertido en el camión que ha llegado a Granada»

-Se habla, ministro, del famoso anexo del convenio que podría dar a entender que la presencia del legado en Granada es temporal...

-El legado de Lorca no está de paso ni de visita por Granada. Se ha contado hasta la saciedad que el legado viene a Granada en dos partes, una por tres años en usufructo por la deuda que quedó, solución que planteó el anterior equipo del Ministerio de Cultura del PP, que es una decisión excelente, y hay un plazo máximo de tres años para crear una fundación pública andaluza que se haga cargo del legado. Ha venido para quedarse para siempre en dos fases, una primera como usufructo y una segunda como propiedad de una fundación del sector público andaluz y el tiempo máximo de ese periodo de transición es el de los tres años. Hay que dejar de especular. El legado está aquí para no salir nunca más y todo está muy claro en el acuerdo que se firmó.

Granada adora a Lorca

-Dice usted que es posible que no seamos conscientes de la importancia del legado literario que ha recibido Granada...

-Legado literario y artístico porque están los dibujos de Dalí, mucho material de la Generación del 27... La Universidad, los especialistas en Lorca, son conscientes plenamente de ello. Es verdad que hay otros sectores que no han sabido entender el alcance de ser la cuna de una figura como Lorca, pero la ciudad, su gente en general, adora a Lorca. Hay que huir de las polémicas y celebrar que el mayor legado literario de España está en la ciudad natal de su autor.

«No entiendo que sectores políticos de la ciudad desplieguen esa hostilidad hacia los Lorca»

-¿Cómo es la Granada cultural que imagina?

-Creo que los granadinos tienen mucho qué decir en la ciudad cultural que quieren, en la dimensión de la ciudad cultural que desean, porque deben contribuir a hacerla posible a partir de una base patrimonial no monotemática muy rica, pero también teniendo en cuenta focos de modernidad extraordinarios. Le recuerdo a los granadinos que aquí se ha creado y se hace la mejor música con grupos como los Lory, Planetas o Niños Mutantes, y que existe una Facultad de Bellas Artes de donde salen creadores que son después la referencia artística del país.

-No hemos hablado de deporte pero entienda que tengo que hacerle la pregunta: ¿Quién es responsable del desastre en el Mundial: Florentino, Lopetegui o Rubiales?

-Pues no lo sé y tampoco voy a entrar en eso.

Fotos

Vídeos