'Juana, la reina que no quiso reinar' vuelve en marzo a Granada

La obra ha obtenido durante sus años de gira excelentes críticas./HISTRIÓN TEATRO / PABLO MABE
La obra ha obtenido durante sus años de gira excelentes críticas. / HISTRIÓN TEATRO / PABLO MABE

El relato de Juana la Loca logra darle un sentido crucial y desgarrador a la historia de la reina. La representación cuenta con la participación de la actriz segoviana, Gema Matarranz

Daniel Andana
DANIEL ANDANA

Histrión Teatro presenta 'Juana, la reina que no quiso reinar', obra de teatro que vuelve el 23 de marzo al Palacio de Congresos de Granada. Creada por Jesús Carazo y bajo la cuidada dirección de Juan Dolores Caballero, la obra ha contado con más de 200 representaciones desde su estreno en 2013. Carazo imprime en su texto «una mezcla explosiva de amor y desamor, ternura, crudeza, dolor y pasión», explica la compañía.

El relato de Juana la Loca logra darle un sentido crucial y desgarrador a la historia de la reina. El montaje repasa la vida de Juana I de Castilla, apartada del trono y encerrada pese a su cargo de reina de Castilla, que no le permitieron asumir con libertad. Los celos, el amor desgarrador y la gran pena que vivió doña Juana hasta su muerte en 1555 es trasladada con gran crudeza para representar una vida rota en torno a una «locura» en la que la reina fue maltratada física y psicológicamente. Las entradas para acudir a la obra se pueden obtener de forma limitada en Guía de Ocio con un 20% de descuento.

El talento de Matarranz

La representación cuenta con la participación de la actriz segoviana, Gema Matarranz, en el papel de Juana la Loca. Matarranz obtuvo el galardón a mejor actriz protagonista en la primera edición de los Premios del Teatro Andaluz, así como muchos otros reconocimientos a su carrera. Su capacidad actoral pone en relieve un papel tan importante como sutil y doloroso, reivindicando el derecho a amar como razón para no morir. La obra ha obtenido durante sus años de gira en los teatros nacionales excelentes críticas y tres nominaciones a los Premios Max de las Artes Escénicas en 2015.

El extraordinario personaje queda en manos de Gema para desarrollar de forma desgarradora un personaje histórico tan importante como desconocido para muchas personas. El aislamiento y la soledad, rodeada en una escenografía sutil y con referencias constantes a la muerte llegará a un espectador que revivirá de forma emocional las penurias que tuvo que sufrir por culpa de quienes la repudiaron.

Un texto de Histrión

Histrión Teatro es una de las compañías de teatro profesionales ubicadas en Granada con más galones. Fundada en 1994, ha producido un total de 17 espectáculos que han recibido numerosos premios y menciones. Todo un referente nacional de teatro clásico y contemporáneo. 25 años de experiencia marcan una trayectoria artística que se sostiene, explica la compañía, en base a dos elementos fundamentales, «la defensa del texto como elemento estructural que sujeta con firmeza la propuesta artística y la interpretación como vínculo estrecho entre los intérpretes y el espectador».

Entre las obras en gira de la compañía se encuentran 'Lorca, la correspondencia personal', 'La isla' y la galardonada 'Arizona'. La historia de Juana es crucial para entender la importancia de esta compañía en la ciudad de la Alhambra. Esta obra teatral, que podremos disfrutar en el Palacio de Congresos, se desarrolla en una de las noches de reclusión de la reina, en el convento en el que yacía enterrado Felipe I de Castilla.

Con una duración aproximada de una hora, el texto, que solo cuenta con dos intérpretes, encontrará la combinación perfecta entre el dolor, la pasión y los delirio de una madre, consorte y soberana que sobrevivió a quienes la marginaron y murió sin olvidar el amor. Matarranz logra trasladar en el escenario el posible desequilibrio mental de Juana con un espléndido registro. El diario Ideal señaló tras una de sus interpretaciones la capacidad de Gema para transmitir a la vez «la dulzura y la rebeldía, su falsete enternece, su llanto conmueve, su interpretación emociona».