La Joven Orquesta de la Unión Europea reconoce al violinista Samuel García

El violinista granadino Samuel García será el concertino de la EUYO en Dresde./ARCHIVO
El violinista granadino Samuel García será el concertino de la EUYO en Dresde. / ARCHIVO

El granadino, que acaba de lograr plaza en la Orquesta Sinfónica de Bilbao, será el concertino de la formación en un recital especial en Dresde

PABLO RODRÍGUEZ

El violinista Samuel García (Alhendín, 1991) será el concertino de la Joven Orquesta de la Unión Europea (EUYO) en el recital que la formación protagonizará en Dresde el próximo 6 de junio. La cita, que forma parte de las actividades por los premios de la Cultura Europea 'Taurus', servirá para reconocer a un músico que ha formado parte del grupo en los últimos años y que ha dado a conocer la escuela granadina por toda Europa.

El instrumentista granadino regresa a una formación con la que ha estado vinculado durante los últimos tres años y de la que solo se ha ausentado este 2018 para poder continuar su formación en Leipzig, donde reside en la actualidad. A pesar de ello, la huella de García en el equipo le ha permitido volver en un concierto con el que la orquesta le reconocerá además de celebrar la obtención de uno de los galardones Taurus.

El concierto, además de con Samuel García, contará con la participación de importantes músicos clásicos como el violinista Daniel Hope, el violonchelista Jan Vogler, la soprano Anja Harteros así como la dirección de Vasily Petrenko, que lidera actualmente a la EUYO. La orquesta, que cada año se renueva con algunos de los músicos jóvenes más talentosos del continente, interpretará distintas obras de compositores como Wagner, Vivaldi, Mendelssohn o Beethoven, entre otros.

«Estoy feliz de poder tocar de nuevo con la orquesta, con mis compañeros y participar en el concierto que tendrá lugar en la Dresdner Fraunkirche», asegura Samuel García. El violinista granadino está deseando que llegue la cita para compartir esos días con músicos de todo Europa que darán mucho que hablar en el futuro. El recital tendrá un valor para él, que se estrenará como concertino –el solista de la sección de violines primero, la persona de mayor rango tras el director de la orquesta– de la EUYO. «Es una oportunidad única de la que estoy deseando aprender muchísimo», comenta.

Hace dos años, cuando la orquesta estuvo a punto de desaparecer por falta de presupuesto, Samuel García y Lucía Mateo Calvo, chelista que también ha formado parte de la orquesta, defendieron la necesidad de mantener una formación que juega un papel esencial para conectar a jóvenes talentos de todo el continente. Aquel esfuerzo, sumado al realizado por otros compañeros en sus países de origen, permitió que las instituciones europeas se comprometieran con el proyecto, que este año estrena nuevo lugar de trabajo en el Teatro Abbado de Ferrara (Italia) y aumenta su vinculación con el Festival de Granefegg de Austria.

«Siempre es excitante juntar tantas culturas y países diferentes con un mismo fin, que no es otro que hacer música y aprender lo máximo posible», confiesa el granadino, que reconoce el impacto que la experiencia con la EUYO ha tenido en su formación. «En las diferentes giras que he tenido la oportunidad de participar he aprendido que, sin importar la procedencia, el idioma o tus ideales, cuando pones todo el esfuerzo y la ilusión de cada persona en común, el resultado siempre es espectacular».

Además de la cita en Dresde, la EUYO protagonizará una importante gira de verano que le llevará por diferentes países de Europa después de haber pasado en los últimos meses por lugares como Italia, Austria, Rumanía y Emiratos Árabes Unidos.

Nueva plaza

El violinista de Alhendín culminará en Dresde una primavera en la que ha sumado nuevos hitos a su trayectoria musical. García ha continuado los estudios en Leipzig a la vez que ha logrado importantes éxitos en una serie de recitales protagonizados por su grupo de música de cámara, 'Bambú Ensemble'.

Sin embargo, el mayor salto lo ha logrado a nivel personal con su entrada en la Bilbao Orkestra Sinfonikoa. El granadino, tras superar las pruebas de acceso, ha sido seleccionado para una plaza fija en la sinfónica vasca. «Estoy muy contento», asegura el artista, que comenzará la temporada con la formación bilbaína a partir del mes de octubre.

El retorno a España del músico le acerca a una Granada que sigue siendo importante en su vida y que tiene en el objetivo. Su sueño es hacer sonar su violín en la ciudad. «Me haría una ilusión enorme realizar algún concierto allí e, incluso, tener la oportunidad en un futuro cercano de participar en el Festival Internacional de Música y Danza», confiesa. Mientras lo logra, los ciudadanos de Dresde podrán disfrutar de la interpretación de uno de los violinistas más relevantes de la nueva generación.