El informe de Justicia tumba la tesis de que Lorca fue enterrado en Alfacar

El informe de Justicia tumba la tesis de que Lorca fue enterrado en Alfacar

Los expertos del Instituto Andaluz de Geofísica descartan la presencia de restos humanos en el subsuelo del parque Federico García Lorca

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZ

La investigación realizada por expertos del Área de Geofísica Aplicada del Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada ha descartado la presencia de restos humanos en el entorno de la fuente situada en la placeta principal del Parque Federico García Lorca en Alfacar. Así aparece reflejado en el informe que los cuatro integrantes del equipo remitieron a la Dirección General para la Memoria Histórica del Ministerio de Justicia el pasado lunes 21 de enero y que tumba la tesis que apuntaba al lugar como el destino final de Dióscoro Galindo, Joaquín Arcollas, Francisco Galadí y el autor de 'Yerma'.

Según explica la Dirección General para la Memoria Histórica en una nota, fue el organismo, en colaboración con su homónima de la Consejería de Presidencia de la Junta de Andalucía, el que encargó el pasado mes de diciembre los análisis de esa zona del Parque García Lorca de Alfacar ante las informaciones sobre la existencia de restos humanos allí enterrados que habrían sido detectados durante las obras de construcción del recinto ajardinado en los 80.

En la investigación del área señalada, el equipo del Instituto Andaluz de Geofísica utilizó como equipo transmisor-receptor un radar de subsuelo monocanal modelo SIR 3000 con una antena de 400 megahercios. Ese instrumento ha permitido obtener información solvente sobre las distintas capas que presenta el terreno: una primera superficial, correspondiente al empedrado granadino, de unos 10 a 15 centímetros de profundidad; una segunda capa consistente en un cimiento con forjado de hierro de también unos 10 a 15 centímetros de espesor, y, debajo de las anteriores, una capa de regularización de grosor irregular bajo la que se encuentra el terreno natural. El radar utilizado ha permitido explorar el suelo hasta una profundidad de 2,5 metros.

El análisis de los radargramas (imágenes del subsuelo obtenidas mediante la emisión de pulsos de energía electromagnética en la banda de radio-frecuencia) procedentes del exhaustivo barrido del terreno ha permitido a los expertos del Instituto Andaluz de Geofísica concluir que no hay 'anomalías' que permitan sospechar la presencia de restos humanos en el subsuelo.

El acuerdo de colaboración entre las direcciones generales de Memoria Histórica del Ministerio de Justicia y de la Junta de Andalucía permitirá al Instituto Andaluz de Geofísica buscar restos humanos enterrados en la época de la Guerra Civil en otros puntos de la geografía granadina, como en Víznar, donde también el mismo equipo ha efectuado trabajos.