Las excavaciones del Palacio de los Abencerrajes de la Alhambra estarán abiertas al público

Las excavaciones del Palacio de los Abencerrajes de la Alhambra estarán abiertas al público
ALFREDO AGUILAR

Las actuaciones se incluyen dentro de un Proyecto General de Investigación que se va a desarrollar en los próximos años en diferentes fases de actuación

EUROPA PRESSGRANADA

El espacio del Palacio de los Abencerrajes, en el entorno del conjunto monumental de la Alhambra de Granada, va a estar abierto a los visitantes durante el periodo de entre cuatro y cinco años que se prolonguen los trabajos de excavación arqueológica que se van a desarrollar en el marco de un nuevo proyecto general de investigación para esta zona, que inspiró historias de amor que recrearon Lope de Vega o François-René de Chateaubriand.

En la presentación de este proyecto, la delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, se ha congratulado de que quede «abierto por obras« un espacio en el que se ha trabajado en los últimos 150 años, y que ahora se configurará en torno a investigaciones especializadas que permitan saber más sobre el palacio, las casas señoriales y los baños árabes que albergó en su día este entorno.

Desde una pasarela creada para ello en la cara interna de la tapia, los turistas van a poder contemplar los trabajos, que van a consolidar otros realizados con anterioridad, ha agregado García, en este espacio que se suma al que se pueden visitar en el conjunto monumental sin necesidad de entrada.

Es el «parque arqueológico más grande que tiene la Alhambra«, ha detallado el director del conjunto monumental, Reynaldo Fernández, que se ha retrotraído al siglo XVI, cuando se escribe una novela morisca que narra en torno a este palacio la historia de un abencerraje que se enamora de »la hermosa Jarifa«, de una familia zegrí, y por tanto de un linaje rival, llegando a intervenir el alcaide de Antequera, Rodrigo de Narváez.

La Gran Torre de los Abencerrajes o la cercana Puerta de los Siete Suelos fueron algunos de los elementos arquitectónicos que fueron destruidos al final de la invasión francesa, ha indicado también Fernández, para exponer el proyecto de recuperación integral que ahora se impulsa, y que incluye también los restos de antiguas mazmorras o de baños árabes.

Una vez se finalice un primer trabajo de diagnóstico, se desarrollarán distintas fases de excavaciones, con un periodo aún no determinado, pero que se prolongarán en total durante cuatro o cinco años, ha agregado el director, en presencia también del delegado de Cultura de la Junta en Granada, Guillermo Quero.

La actuación va a tener un doble objetivo: por un lado, completar la información arqueológica que se tiene del solar, mediante la excavación puntual de las zonas que aún no se han intervenido, y proceder a la restauración y consolidación de las distintas estructuras que se han ido desescombrando, al menos, en los últimos 150 años.

Los técnicos seguirán las indicaciones en materia de presentación de los lugares del patrimonio histórico que son rehabilitados. El Servicio de Conservación y Protección del Patronato de la Alhambra y el Generalife ya ha iniciado los trabajos preparatorios de la intervención y, el pasado mes de julio, concluyó la reparación de la tapia que cierra el solar a la calle Real, en la que se han recuperado huecos de puertas y ventanas de las viviendas modernas que fueron cegados al ser estas derribadas en diversos momentos del siglo XX.

El área arqueológica del Palacio de los Abencerrajes ha sido intervenida en múltiples ocasiones a lo largo de los siglos. Según las últimas investigaciones, fue uno de los primeros asentamientos en la colina de la Sabika.

Con el tiempo, debió perder o modificar su funcionalidad en favor de nuevos edificios y, tras la conquista cristiana, fue sede de la «casa o palacio de la Contaduría«, siendo posteriormente dividido y repartido en varias fincas para personas vinculadas al monumento.

En la segunda mitad del siglo XIX, el solar se encontraba en un estado de abandono, en parte debido a las voladuras de las tropas napoleónicas, momento desde el cual recibió el significativo nombre de «el Secano«. En los últimos años del siglo XIX, se hicieron algunos descubrimientos de muros, pavimentos, canalizaciones, guardándose algunas piezas y fragmentos en los almacenes de lo que luego sería Museo de la Alhambra.

En los años treinta del siglo XX se efectuaron nuevas exploraciones arqueológicas y realizaron algunas consolidaciones y reconstrucciones, como la pequeña torre que sobresale de la muralla. Años después continuaron las labores de limpieza y consolidación de estructuras relacionadas que se interpretaron como pertenecientes a un baño de vapor, aunque no esté claro si perteneció al palacio o era un edificio independiente.

Por último, el Plan Especial para la Alhambra y Alijares (1986) puso en valor los restos arqueológicos del solar, y, desde entonces, el patronato que gestiona el monumento ha efectuado constantes intervenciones arqueológicas derivadas de la aplicación, entre otros, del Proyecto de Intervenciones Arqueológicas en la Alhambra (1991-2001), del Plan Director del Monumento (en vigor, iniciado en 2008), o el Plan de Arqueología para la Alhambra (2012).

Todas estas actuaciones han dado pie a la elaboración de un proyecto general de investigación, que funcionará como una suerte de Plan Director del Palacio de los Abencerrajes que va a definir sus principales líneas de actuación.

Fotos

Vídeos