Un circuito pionero lleva teatro y danza para bebés a pueblos pequeños de Granada

Un circuito pionero lleva teatro y danza para bebés a pueblos pequeños de Granada

'Acunándote' arranca este lunes en Zújar y está dirigido a niños entre 0 y 5 años de edad

EFEGRANADA

La décima edición de «Acunándote«, un circuito pionero con el que la Diputación de Granada acerca teatro y danza para bebés a pequeños pueblos, arranca este martes en Zújar y ofrecerá hasta final de mes cuatro espectáculos diferentes que adaptan teatros para conquistar a los niños y acercarles el arte.

Once municipios de la provincia acogen desde este martes y hasta final de mes espectáculos ideados para un público de entre 0 y 5 años que pretende fomentar las artes en los primeros años de vida, periodo crucial para el desarrollo de los sentidos.

El programa se nutre de compañías y propuestas escénicas especializadas y arranca con un espectáculo diseñado para mirar y mimar a los bebés, según ha explicado la diputada de Cultura, Fátima Gómez.

Este año el circuito provincial visitará los municipios de Castril, Cenes de la Vega, Darro, Domingo Pérez, Gualchos, Güevéjar, Huétor Santillán, Moraleda de Zafayona, Villanueva Mesía, Zafarraya y Zújar, que disfrutarán de cuatro espectáculos diferentes de cuatro compañías especializadas, tres de ellas granadinas, y todas con un palmarés de reconocimiento en el ámbito nacional y de contrastado prestigio.

El objetivo primordial del programa «Acunándote» a lo largo de sus diez ediciones ha sido ayudar a la maduración cognitiva de los bebés y los niños menores de 5 años mediante la complicidad que se crea entre padres e hijos, y niños y educadores, fomentando las artes en los primeros años de vida e introduciéndolos en el mundo de la cultura y la creación, mediante colores, movimientos o ritmos.

Las obras para estos espectadores tan precoces requieren algunos requisitos como la proximidad entre escena y espectadores, lo que conlleva que el patio de butacas se transforme en una zona pegada al escenario con tatamis, cojines o pequeños bancos en los que los niños pueden permanecer sentados de una manera más acorde a su anatomía, al lado de sus padres.

Otro requisito es la duración, con representaciones que no deben exceder los 40 minutos, que es el tiempo máximo de atención de un bebé o un niño menor de 5 años.