Granada lidera una investigación pionera para evitar la metástasis en el cáncer de próstata

José Antonio Lorente, en los laboratorios de Genyo./A. AGUILAR
José Antonio Lorente, en los laboratorios de Genyo. / A. AGUILAR

El trabajo realizado entre el Hospital Virgen de las Nieves y el centro Genyo acaba de ser premiado en la Reunión Nacional de Urooncología de Madrid

JOSÉ E. CABREROGranada

Como en todas las guerras –y esta es mundial– hay dos bandos: el nuestro y el del cáncer. La mayoría de centros de investigación tienen, al menos, un frente abierto contra la maldita enfermedad. En Granada hay numerosas batallas en curso y una de ellas acaba de ser premiada por liderar una investigación pionera de trascendencia global. Una investigación fundamental para prevenir la metástasis en los pacientes con cáncer de próstata.

El servicio de urooncología del Hospital Virgen de las Nieves y el centro Genyo han recibido el premio al mejor póster científico (formato en el que se presenta el resumen de una investigación de mayor envergadura) en la Reunión Nacional de Urooncología que se celebró en Madrid los días 4 y 5 de abril. «El póster explica el proyecto científico en el que llevamos inmersos ya unos años, es el fruto de una completa línea de investigación», explica José Manuel Cózar, jefe del servicio de urología del Virgen de las Nieves. Cózar ha trabajado junto a Ignacio Puche, investigador urólogo adscrito del Virgen de las Nieves; el doctor José Antonio Lorente, director de Genyo;y la doctora María José Serrano, también de Genyo.

«Mismo cáncer, misma cirugía, mismo doctor... ¿por qué hay metástasis?»

La investigación parte de una sospecha que los cirujanos compartían desde hace años. Cózar lo cuenta de la siguiente manera: «Diagnosticamos a dos personas el mismo tipo de cáncer de próstata. Los dos pacientes son similares. Los operamos a los dos con la misma técnica y los curamos. Al tiempo, uno de ellos regresa con metástasis y el otro no... Mismo cáncer, misma cirugía, mismo doctor... ¿por qué hay metástasis?»

Hubo una pista que disparó la investigación:«Durante la cirugía hay células que, dentro de esa biología tumoral, salen al torrente circulatorio. Esas células salen siempre, en todos los casos, pero algunas veces anidan en la médula ósea y producen metástasis y, otras veces, no». El equipo se planteó estudiar estas células tumorales circulantes (CTC) con una nueva perspectiva. Hasta ahora, las investigaciones apuntaban a que la causa de la metástasis dependía del número de CTC que anidaban en la médula. «Esas investigaciones dicen que si hay más de cinco hay peligro de metástasis. Nosotros no contamos el número, optamos por estudiar las células, sus características genéticas».

Agresivas e inofensivas

Este camino les llevó a identificar dos tipos de CTC, las agresivas y las inofensivas. «Las agresivas son capaces de escapar de todos los sistemas preventivos del cuerpo humano. Así que si somos capaces de identificar a los pacientes que tienen genéticamente esas células agresivas podremos hacer un control más intensivo». Lo normal es que si la operación de cáncer de próstata sale bien, los pacientes reciban una cita de revisión a los seis meses o al año, incluso. «Si sabemos que un paciente porta este tipo de células podemos controlarlos cada mes o dos meses, de manera muy controlada», subraya Cózar.

«Si sabemos que un paciente porta este tipo de células podemos controlarlos cada mes o dos meses, de manera muy controlada»

La unión de la investigación básica de Genyo con la aplicación práctica que se hace en consulta ha dado un resultado «excelente» que pone a Granada como «líder mundial en este campo dentro de la lucha contra el cáncer». Además de ser premiada, el trabajo ha recibido el aplauso de la comunidad científica y ha sido publicado en revistas de alto prestigio sectorial. En este tipo de investigaciones hay tres fases:puesta en marcha;comprobación de resultados;y aplicación en pacientes. «La primera fase ya está hecha. Ahora estamos en la fase experimental. Tenemos comprobado que aquellos con CTC agresiva desarrollan metástasis. Ahora estamos midiendo que no desarrollen metástasis aquellos que no tienen CTC, para poder aplicarlo de forma genérica a todos los pacientes».

Ignacio Puche (centro), recibe el premio en Madrid
Ignacio Puche (centro), recibe el premio en Madrid

El doctor Puche, el más joven del equipo, fue el encargado de recoger el premio en Madrid. «Una muestra de que en Granada hay profesionales sanitarios que se preocupan de que las cosas se hagan bien. De que nuestro trabajo repercuta en la sociedad», termina Cózar.