Burgos peleará con Granada por la candidatura a Capital Europea de la Cultura en 2031

La única reunión de la Comisión Técnica se celebró en octubre de 2017./RAMÓN L. PÉREZ
La única reunión de la Comisión Técnica se celebró en octubre de 2017. / RAMÓN L. PÉREZ

El consistorio castellano anunció ayer que su candidatura tendrá como eje el origen de la ciudad, y empezará a trabajar en breve

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

Granada ha dejado de estar sola en la carrera por el título de Capital Europea de la Cultura en 2031. Era una situación esperada, por cuanto había habido muchas capitales españolas –la inmensa mayoría– que no se habían adherido a la candidatura granadina, como se había pedido por carta desde el consistorio granadino. Ya hubo movimientos en la vecina Málaga para concurrir también, pero ya se habían comprometido a apoyar a Granada. También en Cáceres y Sevilla, pero se optó, por diversos motivos, por desechar la idea. Era cuestión de tiempo, pues, que alguna ciudad de entidad diera el paso, y ayer se oficializó que Burgos entraba en la carrera.

Fuentes de la Alcaldía de la capital castellana confirmaron ayer a IDEALque el proyecto llevaba madurándose algunas semanas, si bien no tomó forma hasta la reunión del Consejo Social de la ciudad que tuvo lugar anteanoche. Allí, se presentó el informe de la Sociedad Promueve Burgos, de titularidad municipal, y se pidió al alcalde, Francisco Javier Lacalle, que impulsara dicha capitalidad. El primer edil recogió el guante y señaló que «es un proyecto muy ilusionante y ambicioso».

«Burgos tiene un papel fundamental en el origen de la evolución humana, con los yacimientos de Atapuerca, y también en el origen de la lengua castellana. Además, atesoramos tres declaraciones de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, lo que son importantes fortalezas para nuestra candidatura», aseguró el edil.

No hay que olvidar que Burgos ya fue candidata en 2016, cuando San Sebastián se llevó el gato de la capitalidad al agua, y además tiene en marcha otras celebraciones de calado, como el octavo centenario de la colocación de la primera piedra de la Catedral de Santa María en 2021. Los portavoces del consistorio burgalés afirman, con todo, que «van a ir con calma, poco a poco, porque un proyecto de esta envergadura requiere unanimidad social». La misma que van a buscar, si se consigue elaborar el dossier inicial, en el pleno que tendrá lugar el próximo viernes, 14 de diciembre, aunque las mismas fuentes afirman que es más probable que su aprobación deba esperar hasta enero.

Comisión técnica

Así pues, Promueve Burgos se hará cargo de las cuestiones técnicas que deberán solventarse a partir de ahora, y comenzarán a trabajar para recabar el respaldo de la Junta de Castilla y León, el Ministerio de Cultura, los grupos políticos en las Cortes, la embajada de España en la Unesco y otros ayuntamientos y capitales españolas.

Mientras tanto, en Granada la noticia no provocó ninguna reacción especial en el equipo de gobierno. Desde Alcaldía, confirmaron que poco se podía añadir al hecho de que «cualquier ciudad tiene derecho a presentarse a una distinción como esta». Entre los técnicos que trabajan en el 'armado' de la candidatura granadina, sin embargo, sí que había inquietud y preocupación ayer. Sin entrar en valoraciones, alguno afirmó a IDEAL que «si queremos competir con garantías, hay que ponerse las pilas».

Otra cosa fueron los partidos políticos con representación en el pleno. La portavoz municipal del PP, Rocío Díaz, cargó las tintas en el trabajo, o más bien, «en la ausencia de trabajo», del alcalde, Francisco Cuenca. «Salvo las cartas, preparadas por el anterior equipo de Gobierno del PP, no se ha hecho nada en la vertiente política. En la técnica, sólo podemos destacar el trabajo de unos empleados municipales que presentan puntualmente ideas e informes, pero sin respaldo real ni inversiones por parte del gobierno del PSOE», afirmó Diaz. «Llevamos un tiempo ya diciendo que con esto va a ocurrir como con el Milenio del Reino de Granada, que será otra oportunidad perdida, otro fracaso. Tememos llevar la razón, y no creemos que la existencia de competencia sirva como incentivo para superar el marasmo», añadió.

Luis Salvador, portavoz provincial de Ciudadanos, comentó que la candidatura burgalesa «tiene que ser un acicate para mejorar la oferta de la candidatura. Granada es una ciudad cultural, pero necesita un plan cultural estratégico. Hay que poner en valor la industria cultural, y entendemos que Granada supera a Burgos en muchos aspectos, pero es preciso reclamar una candidatura mejor, más armada, con más impulso». Salvador añadió que «Ciudadanos se compromete a ir de la mano con todas las fuerzas políticas, para lograr el apoyo del Congreso de los Diputados a la iniciativa, pero ahora mismo, mi diagnóstico, si no cambian las cosas en el Ayuntamiento, es pesimista». Salvador también recordó que «en el acuerdo primigenio firmado con el PPpara apoyar su gobierno, fue iniciativa de Ciudadanos incluir un trabajo decidido en esta materia».

Infraestructuras

Desde Vamos Granada, Marta Gutiérrez comentó que la inclusión de Burgos en la carrera «demuestra cómo Paco Cuenca ha sido incapaz de articular una candidatura solvente, que pueda ser respaldada a nivel nacional». Detalló que «no sólo no se ha presentado un plan de actividades en este área, sino que se han cancelado algunas existentes», y citó casos como el del ciclo de teatro de Los Veranos del Corral, o la «mala gestión» en la OCG. A la vez, criticó «la falta de equipamientos como bibliotecas» y el «alejamiento de la cultura de los barrios» Finalmente, señaló que ser Capital Europea de la Cultura «necesita una apuesta global, y el equipo de Cuenca ha sido incapaz de realizarla».

Finalmente. el concejal de IU, Francisco Puentedura, afirmó que la iniciativa de Burgos «tiene que aprovecharse desde la ciudad de Granada para dar un impulso fuerte a la candidatura. No puede seguir durmiendo el sueño de los justos, es fundamental que los representantes políticos promuevan desde el Congreso de los Diputados una defensa férrea».

Sobre la situación generada, comentó que «objetivamente, tiene más posibilidades de éxito si conseguimos que todas las instituciones y agentes culturales nos apoyen». En este sentido, coincidió con el resto de grupos en el diagnóstico pesimista. «Si las instituciones, y especialmente el Ayuntamiento, no son capaces de hacer arrancar la candidatura y difundirla atrayendo a toda la ciudadanía, gestores y personas de la cultura, nos irá mal. Las comisiones técnicas están muy bien, pero requieren un impulso político fuerte. Y desde luego, si la Junta de Andalucía y el resto de las administraciones no se implican, con inversiones reales y palpables, la candidatura no llegará a buen puerto».

 

Fotos

Vídeos