Amor, fado, tango y baile en directo con Minha Lua

Minha Lua, en su concierto 'Fadotango'./J. J. G.
Minha Lua, en su concierto 'Fadotango'. / J. J. G.

El repertorio de 'Minha Lua fadotango' colgó el cartel de 'entradas agotadas' en el Isabel la Católica en su estreno

J. J. GARCÍAGranada

La de Victoria Cruz es una de las privilegiadas voces que ha dado Granada en los últimos años. Con una adaptabilidad absoluta que se ajusta a todos los estilos sin perder encanto, seducción y personalidad. El proyecto que más vuelo le ha dado y con el que están abriendo fronteras insospechadas es Minha Lua, un dúo/trío (variable) completado con César Jiménez y Gabriel Pancorbo que establece vínculos entre las músicas cantadas en español y portugués de ambos lados del Atlántico. El repertorio de 'Minha Lua fadotango' colgó ya el cartel de 'entradas agotadas' en el Teatro Isabel en su estreno y se 'repone' completamente cambiado en fondo y forma el 21 de abril (21h) en el mismo teatro.

«El Fado es a Lisboa lo que el Tango a Buenos Aires», comenta la cantante, y lo explica, porque son «dos géneros que, por razones históricas, sociales y culturales, están hermanados musicalmente. Ambos nacieron en la misma época en los distintos puertos del Río de la Plata y del Tejo y ambos son cantos populares de sus pueblos y por ello comparten, en sus melodías y letras, esa raíz de melancolía, ese aire de puerto, de despedidas y encuentros, de abrazos, de crisol de inmigrantes o emigrantes solitarios. El ambiente familiar y a la vez sagrado de una casa de fado es similar al de una peña o tanguería en Argentina».

Desde su cuna, ambos géneros estaban destinados a encontrarse. Amalia Rodrigues cantaba el repertorio de Carlos Gardel y Zorzal criollo cantaba fados. Hoy, después de haber pasado de manera sincronizada por distintas etapas de letargo y esplendor, el tango y el fado se recrean renovados, revolucionados, explotan en las milongas del mundo y en festivales como el Festival Internacional de Tango de Oporto, en el que se baila tango sobre las melodías del fado.

De ese paralelismo histórico, social, emotivo y humano nutre Minha Lua su concierto...¡Que no es tal! «Porque no es tanto un recital de canciones como un espectáculo guionizado y dramatizado», avanza la cantante, que desvela dentro de lo posible un contenido que «cuenta una historia que sucede en una casa de fado tras la llegada de unos bailarines de los que enamoro...» y hasta ahí puede contar.