Ciencia para conservar la flora nevadense

Manzanilla real, Artemisia granatensis, una de las especies endémicas de Sierra Nevada más amenazadas de extinción /J. E. GÓMEZ
Manzanilla real, Artemisia granatensis, una de las especies endémicas de Sierra Nevada más amenazadas de extinción / J. E. GÓMEZ

55 científicos de alto nivel marcan las pautas para el mantenimiento y gestión de la biodiversidad vegetal de de Sierra Nevada

JUAN ENRIQUE GÓMEZ

Las especies endémicas y raras de los hábitats de la alta montaña de Sierra Nevada se encuentran entre las más amenazadas de la flora europea y mediterránea. Es una de las afirmaciones que realizan científicos, en su mayoría botánicos, que estudian la evolución de las comunidades vegetales en el macizo nevadense y que han unido esfuerzos para incluir en una obra bibliográfica las consideraciones y pautas a seguir para conservar y gestionar la flora nevadense, que posee la mayor concentración de especies endémicas de toda Europa y el territorio en el que es posible evaluar los efectos del cambio global (las alteraciones del clima y la influencia humana), un espacio donde los especialistas de diversas instituciones, como la UGR, el Parque Nacional y el Observatorio del Cambio Global, han logrado modelizar los efectos de esta nueva realidad climática sobre especies y comunidades de plantas, con resultados nada esperanzadores, ya que muestran que se ven gravemente afectadas en cuanto a su diversidad y la pérdida de áreas de ocupación de muchas de ellas, especialmente en las altas cumbres.

Ante esta situación los organizadores del Congreso de Biología de Conservación de Plantas han puesto sobre la mesa la urgencia de tener elementos de referencia que ayuden a la protección y gestión de las comunidades vegetales y, de forma muy especial, en la montaña nevadense. «Hemos elaborado un libro con la participación de más de medio centenar de científicos de alto nivel, en su mayoría botánicos, que muestran sus investigaciones y conclusiones, con el objetivo de que se convierta en la referencia en tareas de conservación y gestión de la flora en este y otros territorios», afirma Julio Peñas de Giles, botánico de la UGR y presidente del comité organizador del Congreso, que indica que este libro «pretende ser una recopilación del conocimiento actual sobre esta importante diversidad vegetal en Sierra Nevada, que aunque es bastante completo desde multitud de enfoques, se encuentra disperso en estudios publicados en distintos medios, muchos de difícil acceso y comprensión». Los científicos consideran que la riqueza vegetal de Siera Nevada tiene que entenderse como parte fundamental del patrimonio natural, por lo que es importante su conservación y gestión.

La flora de Sierra Nevada vive tiempos difíciles. Los datos científicos indican que en algunas especies se ha visto un descenso en el número de individuos que forman determinadas poblaciones, como ejemplo Artemisia granatensis, la conocida manzanilla real, en zonas de Almería, o una de las especies más amenazadas entre los endemismos nevadenses, como es el caso de Senecio elodes, lo que incide aún más en su camino hacia la extinción. «También se han detectado cambios en la composición de especies endémicas frente a no endémicas en los picos más elevados de la sierra, perdiéndose parte de las primeras frente aumento de especies de áreas más amplias», dice Julio Peñas.

Congreso de Biología de Conservación de Plantas
Julio Peñas de Giles, presidente del comité organizador del congreso / IDEAL

Más de 200 científicos de universidades españolas y europeas se darán cita en la novena edición del Congreso de Biología de Conservación de Plantas que se celebrará entre los días 9 y 12 de julio en la Facultad de Ciencias de Granada. Un encuentro en el que se pondrán en común investigaciones punteras en el campo de la conservación de plantas en diferentes territorios, con una especial atención a Sierra Nevada por su importancia como elemento de referencia en el contexto botánico internacional. Entre las actividades se encuentra una visita a los espacios 'verdes' de la Alhambra para conocer los trabajos que se han realizado y una visita a las altas cumbres de Sierra Nevada y el Jardín de Hoya de Pedraza.

¿Cuáles son las principales amenazas que se ciernen sobre la cubierta vegetal de las altas cumbres? Las respuestas están en los trabajos de decenas de científicos que estudian la evolución de la flora nevadense desde hace décadas. Julio Peñas considera que «para las especies más sensibles de la sierra seguramente sea el cambio del clima, donde especies raras como Ranunculus glacialis o endémicas como Arenaria nevadensis, podrían verse afectadas por cambios en la variabilidad climática actual. Otras amenazas potenciales son el ramoneo de algunas especies por ungulados silvestres (sobre Gentiana lutea o Artemisa granatensis), o el efecto de las avalanchas de visitantes en época estival que pueden afectar a poblaciones de plantas en peligro, como por ejemplo Papaver lapeyrousianum, en la cumbre del Mulhacén».

La acción humana en cuanto a infraestructuras y alteraciones del territorio se convierten también en peligros graves. «Una gran amenaza sobre la biodiversidad sería un cambio, a negativo, en las actuales políticas de gestión del medio natural, o el desarrollo de proyectos nada sostenibles ni ambiental ni económicamente, como teleféricos, ampliaciones o instalaciones de estaciones de esquí, más allá de lo que ya tenemos», afirma el presidente del Congreso de Conservación de Plantas.

Las soluciones se centran en la gestión racional de los recursos de lo que se considera patrimonio natural de alto valor. «Hemos detectado áreas en las que se concentra una alta proporción de especies clave para la conservación, por lo que es esencial una toma de decisiones basada en el conocimiento y una gestión que tenga en cuenta los procesos que afectan a los patrones biogeográficos, ya que vivimos épocas de cambios ambientales». En este sentido el congreso a celebrar en Granada contempla a Sierra Nevada como una de las claves para el futuro de la conservación vegetal.

Conoce la flora de Sierra Nevada

El techo de Iberia mantiene su posición como el territorio donde se concentra el mayor número de especies vegetales de toda Europa y un 7% del total de las que habitan en las montañas mediterráneas. Sierra Nevada, treinta años después de que se elaborase su Catálogo Florístico, vuelve a plasmar cifras por encima de las previsiones y sitúa su riqueza vegetal en 2.353 especies y subespecies, 359 más que las que se habían contabilizado en los anteriores trabajos de catalogación.

Puedes consultar el Catálogo de la Flora Vascular de Sierra Nevada, con fichas y fotos en Waste Magazine