La ranita verde del humedal

Ranita meridional lanza su canto de apreamiento sobre una hoja de anea en la Charca de Suárez de Motril /J. E. GÓMEZ
Ranita meridional lanza su canto de apreamiento sobre una hoja de anea en la Charca de Suárez de Motril / J. E. GÓMEZ

Hyla meridionalis es uno de los anfibios más pequeños que habita en los espacios húmedos con una buena conservación ecológica

MERCHE S. CALLE y JUAN ENRIQUE GÓMEZ

Clase Amphibia / Orden Anura

Familia Hylidae

Hyla meridionalis

Ranita meridional / Mediterranean Tree Frog

Tamaño: 5 cm

El croar es insistente, no pasa desapercibido. Surge del interior de la vegetación de las charcas, de los humedales de la desembocadura del Guadalfeo. Entre las hojas de aneas, perfectamente camuflada, una pequeñísima ranita meridional, de color verde y amarillo, pasaría desapercibida por completo si no fuese por el potente croar que emite desde ese punto y que le delata. Infla los carrillos como si fuesen globos para generar su particular canto, con el que llama la atención de sus posibles parejas y les indica que es un macho listo para la reproducción. En el crepúsculo se unirá a otros y cantarán juntos.

Es una ranita meridional, Hyla meridionalies, un anfibio ibérico que puede verse en todas las épocas del año y que en otoño vive encaramada en las aneas y los árboles y arbustos de las riberas.

Hyla meridionalis, fácil de ver en espacios naturales como la Charca de Suárez de Motril, vive en zonas humedas, embalses, lagunas, charcas, prados inundados, arroyos y ríos. Incluso en ambientes relacionados con la actividad humana, charcas para el ganado e incluso piscinas. Se camuflan posadas en las ramas de la vegetación cercana a estas charcas o lagunas con gran inactividad durante el día. Pueden darse coloraciones azules por ausencia de pigmento amarillo (axantismo)

A partir de la puesta de sol es cuando se movilizan para alimentarse en especial de insectos y arañas Pisos termo y mesomediterráneos, en Sierra Nevada puede llegar hasta los 1.250 metros de altitud

En Andalucía comienzan a reproducirse desde enero hasta mayo

Mide menos de un centímetro. Una Ranita meridional sobre una hoja de anea en la Charca de Suárez en Motril (Granada) Acaba de terminar su metamorfosis y aún no ha alcanzado su tamaño de adulto, unos cuatro centímetros.
Mide menos de un centímetro. Una Ranita meridional sobre una hoja de anea en la Charca de Suárez en Motril (Granada) Acaba de terminar su metamorfosis y aún no ha alcanzado su tamaño de adulto, unos cuatro centímetros. / J. E. GÓMEZ

Esta especie está catalogada en el Anexo IV de laDirectiva Hábitat 92/43/CEE.

Incluida en el Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España

Casi amenazada: Debido a su distribución fraccionada en varios núcleos, existe un elevado número de poblaciones periféricas de esta especie que potencialmente pueden presentar problemas de conservación.(MMA)

Muy afectada por la eutrofización y contaminación química (Zafarraya y Vega de Granada); aislamiento de poblaciones (Güéjar-Sierra, Granada) e incendios y eliminación sistemática del carrizal (laguna de El Padul, Granada). En las zonas costeras de la provincia de Granada la disminución de poblaciones de ranita meridional se ha relacionado con la desaparición del cañaveral y de la vegetación de ribera, y con la canalización de ramblas que se está observando al sustituir los cultivos tradicionales de caña azucarera por cultivos bajo plástico. (MMA)

 

Fotos

Vídeos