S.O.S. Fartet, el duende de las lagunas

Pequeños fartet entre la vegetación acuática/J. E. GÓMEZ
Pequeños fartet entre la vegetación acuática / J. E. GÓMEZ

Aguas de Andalucía oriental para recuperar un pez en peligro de extinción. En el río Adra, los invernaderos alteran su única población andaluza, mientras la Charca de Suárez (Motril) acoge a sus alevines para evitar la extinción

MERCHE S. CALLE y JUAN ENRIQUE GÓMEZ

Clase Actinopterygii / Orden Cyprinodontiformes

Familia: Cyprinodontidae

Aphanius iberus

Fartet / Spanish Pupfish

Nada a escasos centímetros de la superficie, protegido por los tallos de la flora acuática, donde el agua del río se remansa y deja que las raíces de la vegetación de ribera colonice el lecho del río para alimentarse del agua y sus nutrientes. Es un pequeñísimo pez de agua dulce conocido cono fartet, una especie (Aphanius iberus) endémica de la península Ibérica que ha sufrido tal regresión en sus hábitats naturales que ha quedado reducida a algunos puntos cercanos al litoral mediterráneo (Cataluña, Valencia y Murcia) y una única población en Andalucía, parte de la cuenca del río Adra (Almería). Este pez de cinco centímetros de longitud, de escamas plateadas y surcado por líneas transversales iridiscentes y azuladas, tiene la misma calificación de amenaza que otras especies mucho más conocidas como Águila imperial o lince ibérico ('peligro crítico de extinción en España y Vulnerable' a la extinción en Andalucía).

¿Qué tiene este minúsculo habitante de ríos, charcas, salinas, e incluso acequias y balsas de riego para convertirse en un elemento clave para la salud de los ecosistemas acuáticos? El fartet es una perfecta arma biológica contra plagas de insectos que, como los mosquitos, invaden las riberas y su entorno en determinadas épocas. Son voraces depredadores de larvas de mosquitos y otros insectos que tienen su fase inicial en el medio acuático. Los especialistas aseguran que la incidencia de los mosquitos en zonas donde habita el fartet es mínima, pero aunque tienen una cierta predilección por los mosquitos, no rechazan otros invertebrados como dípteros, gusanos y también algas, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, que le cataloga como una de las especies más amenazadas del territorio ibérico.

Fuentes de Marbella, en Almería, reducto natural del fartet
Fuentes de Marbella, en Almería, reducto natural del fartet / J. E. GÓMEZ

Es el duende de las lagunas, un habitante que emite destellos de luz cuando el sol incide de forma tangencial en su pequeño dorso escamado, que llega a simular estrellas que se mueven bajo la superficie del agua, una imagen que aporta un halo de fantasía, un atractivo especial a espacios que, generalmente, están muy alterados por la mano del hombre. En Andalucía oriental, donde el fartet llegó a ser común en la mayoría de sus lagunas litorales, sólo algunos tramos del río Adra y las Albuferas, mantienen una población estable, cada vez más reducida, de Aphanius iberus. Investigadores como Juan S. Sánchez, han alertado en numerosas ocasiones de la creciente pérdida de hábitats para esta especie, que se circunscribe a la zona baja del Adra y a parte de su red de canales de regadío, pero según estudios realizados por este investigador y sus compañeros Francisco Fornieles y Laura Avivar-Lozano, la alteración que en los últimos años sufren los sistemas de riego y canalizaciones del área de invernaderos y cultivos intensivos del entorno del río Adra y las Albuferas, acabarán por eliminar el hábitat de esta especie.

El fartet, habitual de parajes como las Fuentes de Marbella, en la zona media del río Adra, las pozas de todo el cauce hasta su llegada al mar y las conexiones con las lagunas de las Albuferas de Adra, es muy difícil de observar. Su presencia ha disminuido de forma muy considerable, por lo que hace algo más de un año se inició un programa de recuperación de la especie que ha llevado a la cría en cautividad y a la reintroducción de alevines e individuos adultos en zonas especialmente señaladas para intentar su recuperación, como la Charca de Suárez, en el municipio de Motril (Granada), donde a mediados de este año se reintrodujeron 500 individuos de fartet, que se encuentran en aguas controladas para su adaptación al ecosistema. Los responsables de este humedal realizan un seguimiento continuado de la evolución de esta nueva población de Aphanius iberus que, si todo marcha bien, podrá colonizar el resto de las lagunas de este humedal y sus canalizaciones y convertirse en la segunda población estable de Andalucía.

El pequeño duende de las lagunas volverá a brillar bajo la superficie de las aguas remansadas de ríos y humedales del sureste ibérico.

La Charca de Suárez de Motril (Granada) acoge individuos de fartet reintroducidos para la recuperación de la especie.
La Charca de Suárez de Motril (Granada) acoge individuos de fartet reintroducidos para la recuperación de la especie. / J. E. GÓMEZ

Datos científicos, fotos y especies relacionadas en la Guía de peces continentales de Waste Magazine

Salvar una especie ibérica

Estudiar la realidad de las poblaciones, establecer censos y evaluar las medidas a tomar para su protección es el objetivo de programas de investigación que se llevan a cabo bajo la denominación S.O.S. Fartet, un proyecto en el que colabora el Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad, que considera que «esta especie es importante por su efectividad en el control de invertebrados (principalmente mosquitos) por lo que su desaparición tendría significativas consecuencias en el ecosistema». Este proyecto, iniciado en parques naturales del litoral mediterráneo, pretende parar el declive de la especie y apoyar su recuperación
El fartet andaluz

En Andalucía occidental hay otro pequeño fartet, emparentado con el oriental. Se trata de la especie Aphanius baeticus, que los científicos separaron recientemente del fartet ibérico. Es conocido como fartet atlántico y Salinete.

 

Fotos

Vídeos