Fauna

La escasísima 'cangrejera'

Garcilla cangrejera, Ardeola ralloides entre hojas de Polygonum persicaria, duraznillo, típica vegetación acuática de la Charca de Suárez. /J. E. GÓMEZ
Garcilla cangrejera, Ardeola ralloides entre hojas de Polygonum persicaria, duraznillo, típica vegetación acuática de la Charca de Suárez. / J. E. GÓMEZ

Una especie en peligro crítico de extinción, tan amenazada como el lince, tiene en los humedales del sureste ibérico un espacio donde alimentarse y consolidar sus poblaciones

JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Clase Aves / Orden Pelecaniformes

Familia: Ardeidae

Ardeola ralloides

Garcilla cangrejera

Una especie tan amenazada como el lince, tiene en los humedales del sureste ibérico un espacio donde alimentarse y consolidar sus poblaciones

Es posible observarla en los bordes de lagunas con vegetación densa y aguas muy someras, a la espera de capturar con su largo pico algún anfibio, especialmente ranas. Es una garza, la conocida como garcilla cangrejera, Ardeola ralloides, de menor tamaño que sus parientes, la garza real y la imperial. Tiene un colorido ocre, blanco y rosado, que le permite mantenerse camuflada entre las aneas y carrizos, con un largo y fuerte pico anaranjado.

Es una especie migradora estival, que llega en la primavera y se mantiene hasta el otoño. Aunque en su mayoría proceden de África, algunos individuos se mantienen durante todo el año en los humedales del sur de la península Ibérica.

Está considerada como una especie en peligro crítico de extinción en todo el territorio peninsular, la misma categoría de amenaza que posee el lince ibérico. Sus poblaciones son muy escasas.

En Granada se puede observar con facilidad en la Charca de Suárez de Motril

Ardeola ralloides en una isleta de la Charca de Suárez
Ardeola ralloides en una isleta de la Charca de Suárez / J. E. GÓMEZ

Las última garza rosa

Reportaje, vídeo, fotos y datos en Waste magazine-Ideal

Aún quedan ejemplares de la pequeña garza rosa en la Charca de Suárez, convertida en uno de los pocos reductos donde puede observarse . Tan amenazadas como el lince, han encontrado en Motril un hábitat donde vivir varios meses al año.

Fotos

Vídeos