El halcón nazarí vuela sobre las estepas

Una pareja de cernícalo primilla durante una cópula en el tejado de un cortijo./FRANCISCO CONTRERAS PARODY
Una pareja de cernícalo primilla durante una cópula en el tejado de un cortijo. / FRANCISCO CONTRERAS PARODY

El cernícalo primilla, el pequeño halcón azul vuelve a habitar cortijos abandonados y atalayas desde donde otear las llanuras del sureste de Andalucía

MERCHE S. CALLE y JUAN ENRIQUE GÓMEZ

Clase Aves / Orden Falconiformes / Familia Falconidae

Falco naumanni

Cernícalo primilla

Tamaño máximo: 30 cm

Se mantiene estable en el cielo, completamente suspendido en el aire sin avanzar ni un centímetro mientras agita sus alas con un movimiento bascular, que le permite sostenerse como si de un helicóptero se tratase, hasta fijar la posición de su presa y lanzarse sobre ella a una gran velocidad, atraparla y ascender de nuevo. Es un cernícalo primilla, Falco naumanni, un ave de la familia de los halcones, que junto con su pariente más cercano, el cernícalo común, son más pequeñas que los halcones más conocidos y que se utilizan en cetrería. Los 'primillas', aves habituales de territorios esteparios, pero que por su pasado asociado a las torres y villas árabes de Granada, se le conoció como el halcón nazarí.

Prefiere espacios con alturas que les sirvan de atalayas, cercanos a zonas urbanas. Está asociado a territorios esteparios, grandes cultivos de secano, cortijos y lugares donde pueda refugiarse y otear grandes extensiones de campos, pero también tiene una especial predilección por construcciones urbanas tradicionales, desde castillos, almenas y barrios antiguos con grandes pendientes, como la colina de la Alhambra en Granada y el barrio del Albaicín, con grandes casas antiguas y ajardinadas. En las últimas décadas se ha adaptado a utilizar grandes edificios modernos, con vistas hacia el borde de las ciudades y grandes parques. Utiliza las construcciones a gran altura como oteaderos desde donde divisar a sus presas. Está incluido en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Donde hay más poblaciones es en Andalucía y Extremadura, con un 50 y 30% respectivamente.

El cernícalo primilla, que hace unas décadas había experimentado una grave regresión en sus poblaciones, ha incrementado su presencia en territorios del sureste de Andalucía. Censos realizados por equipos de SEO BirdLife, han comprobado el crecimiento poblacional, sobre todo en espacios donde se mantienen los cultivos de secano tradicionales, y aún quedan grandes cortijadas en las que estas aves encuentran refugio y un lugar donde anidar.

El cernícalo primilla, Falco naumanni, puede considerarse como el halcón alhambreño, ya que hay datos que indican que era una de las rapaces más comunes en el interior de la fortaleza de la Alhambra, donde fue reintroducido hace algo más de una década, mediante un programa de cría y adaptación para el que se construyeron nidales en una de las torres, y llegaron a reproducirse. Los polluelos de cernícalo primilla que nacieron en la torre de las Cabezas en las murallas de la Alhambra, fueron la avanzadilla de una reconquista que ha dado sus frutos. Las primeras crías de Falco naumanni que nacían en las atalayas nazaríes después de más de un siglo de ausencia, pusieron las bases para que esta especie haya logrado la reconquista de sus territorios ancestrales en la provincia de Granada. Cortijos abandonados y tajos cercanos a cultivos y zonas habitadas, vuelven a ser sobrevolados por esta rapaz de tamaño medio que se alimenta de reptiles, pequeños roedores y grandes insectos, sobre todo saltamontes. «En los últimos dos años hemos detectado un gran incremento de colonias de cernícalo primilla en toda la provincia de Granada, donde se han podido multiplicar por cinco las poblaciones que había hace menos de una década», afirma el responsable de censos de la Sociedad Española de Ornitología en Andalucía y Granada, Juan Francisco Jiménez, que junto a grupos de especialistas y voluntarios, realizan censos de aves reproductoras y aves esteparias entre las que han estudiado a los primillas.

El cambio global pone en peligro la viabilidad de las aves esteparias

Las alteraciones del clima y el avance de la agricultura intensiva, con la desaparición de campos cerealistas y zonas esteparias, sobre todo en el noreste de la provincia de Granada, parte de Jaén y el norte de Almería, afecta de forma muy especial a las aves que habitan en zonas áridas, como el cernícalo primilla, aguilucho cenizo, ortegas, sisones, avutardas, y hasta 25 especies de este tipo de avifauna que habitan en Andalucía. Investigadores y naturalistas mantienen acciones de seguimiento y control de estas aves en el sureste andaluz, y en otros puntos, programas del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Fundación Biodivesidad, colaboran en la protección e investigación de métodos de protección, como el estudio de suelos en barbechos para aprovechamiento de estas aves, o un proyecto Life que estudia las aves esteparias en La Mancha, además colaborar con campañas en Andalucía.

Falco naumanni refugiado entre las almenas de la Alhambra
Falco naumanni refugiado entre las almenas de la Alhambra / J. E. GÓMEZ
Falco naumanni, el halcón azul

Ficha científica, reportajes, datos y fotos de cernícalo primilla en Waste Magazine

Fotos

Vídeos