Cuida de Sierra Nevada con un comportamiento sostenible

En las proximidades del Veredón del Veleta, un cartel avisa de que no se puede subir a las rocas para hacer fotos, altera el ecosistema y es peligroso./M. S. CALLE
En las proximidades del Veredón del Veleta, un cartel avisa de que no se puede subir a las rocas para hacer fotos, altera el ecosistema y es peligroso. / M. S. CALLE

Disfrutar de las altas cumbres exige un comportamiento responsable y sostenible de respeto al medio y sus habitantes. Cumplir unas normas mínimas es fundamental para no alterar el frágil equilibrio de los ecosistemas nevadenses

JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Es un espacio único en el mundo, un territorio alpino modelado por el efecto de glaciares que durante centenares de miles de años han dado forma a un paisaje singular, valles y montañas, arroyos, lagunas y turberas, pastizales y pedregales, grandes cerros de canchales coronados por las cimas más elevadas de la península Ibérica. Sierra Nevada es la montaña más meridional del continente europeo, un complejo sistema de sierras que ascienden hacia la alta montaña en el que se desarrollan ecosistemas que a pesar de ser capaces de adaptarse a las condiciones extremas de las cumbres, también son especialmente frágiles ante las alteraciones del clima y el efecto de presión humana. En ellos habita una rica biodiversidad con uno de los mayores niveles de endemicidad de toda Europa, flora y fauna que no resiste el impacto de una presencia humana no respetuosa con el medio.

Cuidar de los ecosistemas y sus habitantes es la razón fundamental de una serie de normas que deben seguirse en rutas y paseos en el interior del Espacio Natural de Sierra Nevada, pero especialmente en el Parque Nacional, ya que se trata de un espacio considerado como de alta protección y en el que rige una estricta normativa que todos deberían cumplir, aunque con solo seguir unas recomendaciones básicas contribuiremos a su mantenimiento. Los responsables del parque aportan algunos consejos.

Vida animal. La presencia humana ha incrementado la faceta oportunista de los animales, que aprovechan los restos de comida, lo que resulta perjudicial para su desarrollo en el ámbito natural. Al ser más fácil conseguir alimento la fauna se hace confiada con respecto al hombre, e incluso puede llegar a molestar a las personas para conseguir su alimento. Es el caso de zorros y de cabras montesas que se acercan al hombre y se exponen a los cazadores furtivos.

La presencia de mascotas en los recorridos por la sierra pone en peligro a aves, invertebrados y otros animales. Los perros deben llevarse de la correa y por los senderos. Hay aves que abandonan sus nidos para siempre ante la presencia de perros. No se les debe dejar caminar por acequias y cursos de agua de los borreguiles.

Tampoco se debe molestar a la fauna, ni siquiera a animales como las víboras, que cumplen su función en el medio.

El silencio es esencial para la vida silvestre. Si haces ruido dejarás de percibir el sonido de la naturaleza.

Respeto al medio. Que no se note que has estado aquí. Es la idea fundamental del comportamiento en la sierra. No dejes basura en el campo, ni siquiera la orgánica. La biodegradación en la alta montaña es lenta y la basura puede alterar los equilibrios ecológicos. Tampoco la escondas debajo de las piedras o entre las rocas. Ecosistemas tan especiales como las lagunas, borreguiles y pastizales, no son sitios para colocar tiendas de campaña u organizar comidas, ni tampoco aguas para bañarse, ya que son hábitat de especies que se verían seriamente afectadas por este tipo de actividades. Tampoco deben hacerse corralitos de piedras en los borreguiles, ni en las cumbres.

No se debe tocar ni recolectar vegetación. Alteraremos seriamente el medio y la viabilidad de las especies si recogemos flores o semillas.

Bicicletas y motos. El uso de vehículos a motor no autorizados expresamente está terminantemente prohibido, incluso por las carreteras y carriles, pero en el caso de otros vehículos como las bicicletas, solo se pueden usar en las zonas habilitadas para ello, nunca en veredas y senderos. Los responsables del parque han tenido que colocar carteles para prohibir el paso de bicicletas por las veredas de subida al Mulhacén.

No debe transitarse fuera de los senderos ni hacer trochas para acortar camino.
No debe transitarse fuera de los senderos ni hacer trochas para acortar camino. / J. E. GÓMEZ

Déjalo como está. Es frecuente encontrar elementos de patrimonio cultural y etnográfico con diferente estado de conservación. Evita subirte o dañar las ruinas, molinos, muros, cortijos que te encuentras en el camino, déjales que «te cuenten su historia». No se debe caminar por el interior de las acequias o por el borde cuando éste es estrecho, ya que podemos romperlas o deteriorarlas. Sólo en el caso de existir una senda clara junto a la acequia se puede andar por ella.

El equilibrio de la montaña nevadense aconseja caminar solo por senderos y caminos que ya existen, ya que abrir nuevas trochas pueden dar lugar a procesos de erosión y grandes cárcavas, además de ocasionar un daño directo a la flora y a la fauna invertebrada.

En las altas cumbres hay refugios para pernoctar, cuídalos. Los montañeros agradecen encontrarlos limpios, sin basuras y en buenas condiciones.

En todos los casos, una visita a Sierra Nevada, supone disfrutar de un universo único. Respeta las indicaciones de los agentes ambientales y aplica el sentido común, disfrutarás más de tus recorridos por la sierra.

¿Qué no debo hacer en los espacios naturales?

Los territorios protegidos, parques nacionales, naturales, periurbanos, reservas, etc. son espacios frágiles, donde la presencia humana supone un impacto, pero no es incompatible si se mantienen unos mínimos usos sostenibles. Reportaje, fotos y datos en Waste Magazine

 

Fotos

Vídeos