Teresa Ribera afirma que el informe de cambio climático es «una llamada ineludible a la acción»

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, saludan a Telma Cruz del ITC por videoconferencia, durante la rueda de prensa donde valoran las conclusiones del informe especial del Grupo de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas. /EFE
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, saludan a Telma Cruz del ITC por videoconferencia, durante la rueda de prensa donde valoran las conclusiones del informe especial del Grupo de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas. / EFE

La ministra para la Transición Ecológica y el titular de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, valoran el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC), que se ha hecho público en Corea del Sur.

EFE / IDEEAL

El documento, encargado al IPCC por los casi doscientos países que forman parte de la Convención de Cambio Climático de la ONU tras la adopción del Acuerdo de París (2015), advierte de que limitar la subida de temperaturas a 1,5 grados centígrados va a requerir «cambios sin precedentes» a nivel global y social, y que al ritmo actual de emisiones ese aumento de la temperatura se alcanzará entre 2030 y 2050.

El Acuerdo de París persigue que la temperatura de la Tierra no aumente más de 2 grados al final de siglo y a ser posible que se adopten las medidas necesarias para que no se superen los 1,5 grados.

El acto ha congregado en el salón de actos del Ministerio a numerosos científicos, representantes institucionales, ecologistas y empresas, y Teresa Ribera ha señalado que dicho informe pone de relieve el «escasísimo margen que todavía tenemos» para revertir la situación.

Pedro Duque ha insistido en que en el informe del IPCC «no hay opiniones» sino certezas científicas obtenidas «por mucha gente durante muchos años» y ha destacado la contribución española a ese conocimiento, tanto a través de organismos de investigación y universidades como de los satélites de la Agencia Europea del espacio en los que participa España.

Durante el evento han conversado por videoconferencia -desde Corea del Sur- la vicepresidenta del IPCC, Thelma Krug y la directora científica del Centro Vasco de Cambio Climático, María José Sanz -presente en el acto-, quienes han repasado las principales conclusiones y escenarios que ha radiografiado el informe de la comunidad científica.

Krug ha señalado en ese sentido que lograr que la temperatura media del planeta no supere los 2 grados, las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) deberían limitarse al 20 por ciento en 2030 y neutralizarse en 2075, y para conseguir que «sólo» suban 1,5 grados, esas reducciones deberían ser del 45 por ciento en 2030 y «cero» en 2050.

La vicepresidenta del IPCC ha incidido en que para conseguirlo será necesario no sólo limitar y neutralizar las emisiones, sino conseguir que éstas lleguen a ser «negativas» y para ello el informe incide en la importancia y trascendencia que tendrá la captura o secuestro de carbono que ya está en la atmósfera.

María José Sanz ha subrayado que las medidas para mitigar el cambio climático y las orientadas a adaptarse a él «tienen que ir de la mano», y ha explicado que el informe conocido hoy se completará con otros tres: sobre ciencia y uso de la tierra; criosfera y océanos; y mejorar cómo estimar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La responsable del Centro Vasco, que ha recordado que en todos estos estudios intervienen científicos españoles, ha manifestado que las soluciones a este problema global pasan por el diálogo entre la ciencia, la política y la sociedad, «que debe ser mayor».

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha manifestado que el tiempo «idóneo» para anticipar con mayor seguridad el cumplimiento del incremento de 1,5 grados «pasó ya hace 25 años», pero ha insistido en que aunque se ha perdido «mucho tiempo», la lectura del informe no puede ser «se acabó», sino todo lo contrario, «que no hay más tiempo que perder, que hoy empieza el futuro inmediato, hoy empieza el medio y el largo plazo».

Ribera ha observado que 2017 ha sido el año más cálido en España desde que existen registros, que siete de los diez años más cálidos se han registrado en el siglo XXI, o que se han registrado anomalías y temperaturas «extraordinarias» en el Mediterráneo y en el norte de Europa, y ha corroborado que frente a estas evidencias «no podemos estar de perfil ni ser tibios, debemos acelerar los procesos de cambio».

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, ha señalado que uno de los objetivos fundamentales de la ciencia es «predecir el futuro» y el informe del IPCC -ha dicho- apunta en ese sentido las medidas que se deberían adoptar para tratar de combatir un reto «que es de todos».

Los ministros y las científicas han coincidido en que ninguna de las medidas que se adopten para combatir el cambio climático debe interferir en el desarrollo de un país, y en que, al contrario, combatir esta amenaza contribuirá también a luchar contra la pobreza y las desigualdades, a garantizar una mejor salud pública, una mayor seguridad alimentaria o un acceso al agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos