El cambio climático y la agricultura intensiva, la mayor amenaza de la avifauna

Un grupo de voluntarios de SEO-Birdlife, realiza censos de aves esteparias en Granada./J. E. GÓMEZ
Un grupo de voluntarios de SEO-Birdlife, realiza censos de aves esteparias en Granada. / J. E. GÓMEZ

El aumento de invernaderos, alteración de estepas y dehesas, caza ilegal y ocupación de deltas, estuarios y humedales, provocan que una de cada ocho especies esté en riesgo de extinción

IDEAL

Estudios elaborados por grupos internacionales de científicos, dados a conocer por la Organización WW-Birdlife, confirman las alertas lanzadas desde hace meses por ornitólogos, técnicos y naturalistas del sureste ibérico que ponían sobre la mesa la grave situación de las poblaciones de aves que habitan zonas donde se está experimentado un fuerte incremento de actividades que alteran gravemente los ecosistemas, como la conversión de zonas áridas en espacios apra cultivos intensivos, el crecimiento de los invernaderos, el mar de plástico, la desaparición de estepas y dehesas y la reducción de los usos tradicionales agrícolas y ganaderos. El nuevo informe 'State of the World's Birds 2018' (Estado de las AVes del Mundo 2018) presentado por Birdlife Inernacional, indica que una de cada ocho especies de aves están en riesgo de extinción.

En el sureste ibérico se ha constatado un importante declive en las aves esteparias, con la desaparición de especies como la alondra ricotí, que en la provincia de Granada cuenta con un área de reserva en la sierra oeste de Padul, y que a pesar de ello se cree que está extinta; otras como las gangas ortega, o los aguiluchos cenizo, con dificultades de expansión por la desaparición de áreas cerealistas en favor de olivares intensivos, o la avutarda, que ya solo vuela en pequeñas zonas del noroeste de Jaén, son ejemplos de la tendencia que ahora confirma el informe de Birdlife Internacional.

Alondra ricotí, un ave extinta en muchos de sus territorios del sureste ibérico
Alondra ricotí, un ave extinta en muchos de sus territorios del sureste ibérico / J.M. RIVAS

El estudio alerta de que muchas de las especies conocidas por ser 'comunes' se encuentran en peligro de extinción por factores como el cambio climático, la agricultura intensiva, las especies exóticas invasoras, la caza ilegal y la sobrepesca. El estudio concluye que el 40 por ciento de las más de 11.000 especies de aves que habitan en el planeta presentan declive poblacional y una de cada ocho está en situación de amenaza.

El informe, que ha sido realizado por la federación ambiental BirdLife de la que SEO/BirdLife forma parte, expone entre las especies destacadas la situación de la tórtola europea, una especie que experimenta una caída de su población del 25,02 por ciento entre el periodo 1998-2017 en España y subraya también la situación «frágil» de aves como el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival.

Entre las causas de esta situación a nivel mundial, en términos generales las prácticas agrícolas insostenibles son el mayor motor de las aves en todo el mundo y el estudio apunta que la expansión e intensificación agrícola, la principal causa a nivel global, afecta a 1.091 aves amenazadas a nivel mundial (74%).

A esta le sigue la tala, que afecta a 734 especies (50%) y, después, las especies exóticas invasoras, que amenazan a 578 (39%) especies de aves. Asimismo, la caza y la captura de aves ponen en peligro a 517, el 35 por ciento de las especies.

Sin embargo, además de estas amenazas los autores subrayan que el cambio climático es una amenaza «emergente» y cada vez más grave. En estos momentos, el cambio climático afecta al 33 por ciento de las especies que están amenazadas a nivel global y agrava las amenazas que sufren el resto de aves.

La investigación destaca también otros factores que afectan a las poblaciones de aves como son el uso de insecticidas neurotóxicos, los conocidos como neonicotinoides sobre el que el informe afirma que su «efecto devastador para las poblaciones de aves acumula evidencias».

De hecho, un reciente estudio sobre individuos de gorrión de corona blanca expuestos a este compuesto constata pérdida de una cuarta parte de su masa corporal y de sus reservas de grasa. La neurotoxina también afectó la orientación migratoria de las aves.

La directora ejecutiva de SEO/Birdlife, Asunción Ruiz, ha alertado de que el continuo deterioro de las aves en el mundo ha de observarse como un «problema» ambiental, social y, también, económico.

«Las tendencias poblacionales de las aves, el grupo faunístico mejor estudiado, reflejan a menudo las de otras especies y son altamente sensibles a los cambios del medio ambiente. Las malas noticias para las aves son malas noticias para el planeta y para todos los que vivimos en él. Son el canario en la mina de carbón de La Tierra».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos