El PSOE se ve «fuerte, sólido y conectado a la sociedad» para afrontar las elecciones

El PSOE se ve «fuerte, sólido y conectado a la sociedad» para afrontar las elecciones
EFE

Juan Cornejo admite que tras la ruptura con Cs «la situación no es la misma»

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSAGRANADA

El PSOE andaluz calienta motores para las elecciones. A la espera de que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, despeje de forma definitiva la fecha, su número dos en el partido, Juan Cornejo, ha manifestado esta mañana que su «olfato» le dice que ve a un PSOE «fuerte, sólido y conectado a la sociedad» para afrontar la cita con las urnas. Cornejo ha respondido de esta forma cuando se le ha preguntado sobre los 'tracking' o encuestas que el partido suele realizar para pulsar el ambiente electoral en Andalucía, cuyos datos no suele hacer públicos.

Cornejo, que ha vuelto a insistir en que la decisión de la convocatoria y de anunciar la fecha corresponde a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, sí ha admitido que tras la ruptura con Cs, que este partido hizo pública el viernes, «la situación no es la misma». El PSOE, en minoría parlamentaria con 47 diputados cuando la mayoría absoluta en Andalucía es de 55, asume ya que agotar los siete meses de legislatura que quedan hasta marzo se hace cada vez más difícil porque todos los partidos están en modo electoral y «actuando según sus intereses». «Entiendo que no es lo mismo con cuatro partidos en contra buscando lo que les es más rentable», ha manifestado. Descarta confiar en acuerdos con un PP que ahora «está pidiendo todo lo que negó antes» y con Podemos-IU que están «en lo de siempre, en su confluencia». Con Cs tampoco puede llegar a acuerdos parlamentarios porque el «antiguo compañero de viaje» que antes estaba «interesado en sacar proyectos», ha roto el pacto de investidura con los socialistas «por sus propios intereses». Para Cornejo, «Cs se ha sumergido sin matices en la derecha de Rivera» porque este quiere elecciones cuanto antes para convertir Andalucía «en el campo de batalla de la derecha», en alusión a su rivalidad nacional con el nuevo líder del PP, Pablo Casado.

Cornejo ha añadido otro mimbre más para la cesta de unas elecciones cuanto antes: Ha recuperado la teoría de que se está en el semestre final de la legislatura y que una convocatoria este otoño o principios de 2019 no debería considerarse un adelanto. También ha dejado entrever que su partido no va a gastar energías ni va a caer en la melancolía de presentar un proyecto de ley de Presupuestos de la Junta para 2019 a sabiendas de que no va a encontrar mayoría parlamentaria para sacarlo adelante.

Sobre la fecha ha ironizado: «No será más tarde que marzo», la fecha tope. Susana Díaz sopesa, como ya se ha apuntado en este periódico, si finales de noviembre o la primera semana de diciembre o en último caso ir a febrero, según algunas fuentes consultadas. En ningún caso el PSOE iría a marzo, porque de celebrarse este mes podría volver a producirse el mismo bloqueo de los partidos que en 2015 por la cercanía de las municipales y otras autonómicas. Díaz no quiere que su investidura, si es que gana con mayoría insuficiente, vuelva a convertirse en moneda de cambio de alcaldías y otros gobiernos autonómicos.

Fotos

Vídeos