Marín defiende modificar el Estatuto para los aforamientos y el PSOE insta a una reforma amplia

Marín defiende modificar el Estatuto para los aforamientos y el PSOE insta a una reforma amplia
EP

Mario Jiménez criticó a Cs por ignorar a la oposición en la propuesta modificación de la norma básica de la autonomía

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

El vicepresidente y consejero de Turismo, Justicia y Regeneración, Juan Marín, sostuvo un duro enfrentamiento con el portavoz del PSOE, Mario Jiménez, a cuenta de la reforma del Estatuto de Autonomía. Cs ha presentado una proposición de ley para reformar solo cuatro artículos estatutarios con el fin de acabar con los aforamientos del presidente, los consejeros de su ejecutivo y los diputados del Parlamento para que sean enjuiciados en casos de supuesto delito por juzgados ordinarios y no por los altos tribunales como ahora. El PSOE, aún estando de acuerdo en el fondo, discrepa en las formas.

Mario Jiménez, que compareció en la tribuna con dos tochos de la única reforma del Estatuto en 2007, que tardó cuatro años en fraguarse aún partiendo del consenso de los partidos para ello, criticó a Cs por ignorar a la oposición en la propuesta modificación de la norma básica de la autonomía para lo que se requiere el consenso de dos tercios de la Cámara (72 diputados). Jiménez lamentó que el portavoz de Cs, Sergio Romero, le hubiera comunicado una reforma tan trascendente mediante un mensaje de WhatsApp. «Me parece intolerable», sostuvo.

Jiménez se mostró airado por el vacío de PP-Cs a su formación, pero también provocador. A sabiendas que para el PP, socio de Cs en la Junta, «no es una prioridad» la supresión de los aforamientos, instó a que una vez que el Gobierno quiere abrir la reforma del Estatuto sea para algo más que los aforamientos y propuso introducir novedades sociales y la memoria histórica.

El PSOE sabe de la dificultad de que la iniciativa salga adelante, que además debe contar con un referéndum a los andaluces y antes el visto bueno del Congreso. Juan Marín dijo que si es por convocar un referéndum, «esa no puede ser la excusa», advertencia dirigida tanto a la oposición como al PP, su socio en la Junta. Insistió sobre todo en eliminar privilegios a los políticos.