La Junta de Andalucía admite que decretó tarde la alerta sanitaria por listeriosis

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, preside la reunión del gabinete de seguimiento del brote de listeriosis. / E. P.

Un error en la identificación de la carne retrasó la inmovilización de la partida contaminada y el Ministerio apunta a un fallo en los procedimientos

ÁLVARO SOTOMadrid

La Junta de Andalucía ha admitido este miércoles un «desfase» de «dos o tres días» en la detección del brote de listeriosis después de que se hiciera público que un error en los laboratorios del Ayuntamiento de Sevilla pudo retrasar hasta cuatro días la identificación de la carne mechada y la declaración de la alerta sanitaria.

«Nosotros sabíamos que algo estaba pasando a principios de agosto porque hubo un repunte de casos. Pero hasta que no se produjo el primer brote familiar, la encuesta epidemiológica no nos llevó hasta dos o tres productos. El día 14 se confirmó que el origen estaba en La Mechá y se inmovilizó la partida de la carne. Decretamos la alerta sanitaria el día después», ha afirmado en la cadena Cope el consejero de Salud y Familias de la Junta, Jesús Aguirre.

Según ha publicado 'El País', la Junta remitió el día 8 dos muestras de carne, una de la empresa sevillana Magrudis, fabricante de la carne mechada 'La Mechá', y otra de una empresa de Málaga, al Laboratorio Municipal de Sevilla para averiguar el origen de los crecientes casos de listeriosis en Andalucía. Al día siguiente, el laboratorio comunicó por teléfono a la Consejería de Salud que una muestra de 'La Mechá' era «altamente positiva» por listeria, unos resultados que fueron confirmados en otros análisis los días 10 y 12. El día 13, la Junta pidió información adicional al laboratorio, pero no para iniciar los trámites de la retirada del producto, sino para reclamar más información sobre un error en la identificación de las muestras, que fueron atribuidas a la empresa de Málaga. Este error se subsanó el día 13, el 14 la Junta comenzó los trámites para retirar los productos y avisó a la empresa Magrudis, el 15 decretó la alerta sanitaria y el 16 avisó a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).

«Evidentemente ha fallado algún procedimiento», ha afirmado este miércoles la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, que ha pedido a la Junta de Andalucía, como responsable directa de inspección y vigilancia epidemiológica, que indague «exactamente dónde se ha producido el error». También ha defendido la actuación de su Ministerio, que intervino cuando fue avisado por la Junta. «No es momento de especular si la comunicación se hizo tarde o temprano, eso tendrá que ser analizado con precisión», ha apuntado Carcedo.

Los enfermos ingresados por listeriosis en Andalucía son los mismos que ayer, 53, aunque el número de embarazadas hospitalizadas ha aumentado de 18 a 23. Los dos recién nacidos que estaban ingresados han sido dados de alta después de que los análisis descartaran la infección. Además, aumenta el goteo en el resto de España. Madrid mantiene seis casos sospechosos, Castilla-La Mancha ha comunicado este miércoles tres casos probables en Cuenca, Aragón ha informado de otros tres en Huesca y Castilla y León investiga un posible caso en Segovia.

La Junta de Andalucía ha ordenado la retirada de todos los productos cárnicos de la empresa Magrudis. El portavoz de la Junta en esta crisis sanitaria, José Miguel Cisneros, ha alegado que la decisión ha sido tomada por «prevención» y ha negado que más productos de esta empresa estén contaminados. La paralización de la producción de la carne mechada se produjo el pasado 15 de agosto, después de que la Junta de Andalucía decretase la alerta sanitaria.