«Ciudadanos pretende robar espacio al PP y después volverá a pactar con los socialistas. La mitad del grupo proviene del PSOE»

Juanma Moreno posa para la entrevista en la terraza de una habitación del hotel Abades Nevada Palace. /PEPE MARÍN
Juanma Moreno posa para la entrevista en la terraza de una habitación del hotel Abades Nevada Palace. / PEPE MARÍN

«El PSOE intenta crear con las 'fake encuestas' un estado de ánimo para hacer pensar que el cambio no es posible en Andalucía», se refiere el candidato popular a los últimos sondeos

Quico Chirino
QUICO CHIRINO

La entrevista tiene lugar el miércoles, horas antes de que se haga pública la encuesta del CIS. «¿Quieres que te diga cómo va a salir?», pregunta Juanma Moreno al periodista. «Va a decir que el PSOE va fenomenal y el PP se hunde a la tercera o a la cuarta fuerza». Lo clava; aunque viene a ser lo que apuntan la mayoría de los sondeos. El candidato popular los llama 'fake encuestas' e insiste en que es posible el cambio político; que es un circunloquio para referirse a un hipotético pacto entre PP y Ciudadanos.

-Las últimas generales las ganó el PP en Andalucía y se habló de sorpasso a Susana. No han pasado dos años y las encuestas apuntan un sorpasso pero de Ciudadanos al PP. ¿Qué ha pasado?

-Han pasado muchas cosas. Ha habido una moción de censura, el PP ha sido desalojado del Gobierno y hemos tenido un congreso nacional. Soy de los que cree que el PSOE está intentando crear a través de las 'fake encuestas' un estado de ánimo para hacer pensar que el cambio no es posible en Andalucía. No me creo eso. Si hace menos de dos años 1,4 millones de andaluces cogieron la papeleta del PP ahora hay más motivos . Hay una posibilidad real de cambio.

«Tengo muchísimas dudas de que Juan Marín no apoye a Susana Díaz, porque fue exactamente lo que dijo en las pasadas elecciones»

-¿La sensación de su equipo y los datos que manejan no dicen lo mismo que las encuestas?

-Las encuestas que manejamos nos dan una posibilidad real de que haya un bloque de cambio.

-Pero, ¿el PP sale a ganar o a que le salgan cuentas con Cs?

-Salimos a ganar. En intención de voto estamos cerca del PSOE, según nuestras encuestas. Esa victoria no es imposible porque el PP ya ha ganado en otras elecciones. Pero ganar no es suficiente, como ya nos ha pasado en otras ocasiones.

«Auguro que Vox no sacará ningún escaño pero puede hacernos perder alguno. Puede que sus votos terminen beneficiando a Podemos»

-¿Cree a Juan Marín cuando dice que los votos de Ciudadanos no servirán para volver a hacer presidenta a Susana Díaz?

-Tengo muchísimas dudas, porque fue exactamente lo que dijo en las pasadas elecciones. Dijo que eso sería traicionar a los votantes de Ciudadanos. Se presentó con el eslogan del cambio y no ha cambiado absolutamente nada en Andalucía. No ha mejorado la Sanidad, ni los índices de Educación, estamos con un millón de parados y tenemos los mismos problemas de corrupción. ¿Para qué ha servido que el PSOE haya gozado de una mayoría absoluta con Ciudadanos en esta legislatura?

-Entonces, ¿piensa que es una estrategia electoral?

-Evidentemente. Ciudadanos pretende robar espacio al PP y después, por estabilidad o por las razones que sea, volverá a pactar con los socialistas. Se siente cómodo en el PSOE porque la mitad del grupo de Ciudadanos proviene del PSOE. Es que el primer intento de Rivera fue con Pedro Sánchez. La cabra tira al monte y ellos son socialdemócratas.

«Ahora está claro: o hay un gobierno socialcomunista con Podemos o un bloque de cambio PP-Ciudadanos»

-¿Cuál será el impacto de VOX en estas elecciones? También sale a robarle espacio al PP.

-En nuestras encuestas está muy lejos de conseguir un diputado. A más de tres puntos. Auguro que no sacará ningún escaño pero sí puede hacernos perder alguno. Es más, la caprichosa ley D'hont puede hacer que, en algunas circunscripciones, votos de VOX beneficien a Podemos. Alguien que vote a VOX pensando que va a tener un diputado puede resultar que al final su voto se convierta en apoyo a una fuerza radical como Podemos.

-¿Por ejemplo en Jaén?

-En las circunscripciones pequeñas es evidente. En Córdoba también puede pasar. Yo quiero advertir de que si hay una ocasión para que haya un voto útil es ahora. Quien quiera cambio y esté harto de 40 años de socialismo en Andalucía solo tiene una opción, que es el PP.

«La corrupción en Andalucía no es presunta. Se ha reconocido que se hizo una gira por los puticlubs con una tarjeta pública»

-¿Le sorprendió que Vox llenase el Palacio de Congresos de Sevilla?

-Son las mismas personas que van a todos los actos. Desde el punto de vista estratégico es una demostración de fuerza pero no supone en absoluto que haya posibilidad de irrupción.

-Adelante Andalucía también dice que no quiere apoyar a Susana Díaz. ¿Cuál piensa que será su papel?

-Adelante Andalucía va a pactar con el PSOE, igual que Podemos ha pactado con el PSOE de Pedro Sánchez. Lo han dicho de manera indirecta, que no van a permitir un gobierno del PP. A diferencia de otras elecciones, ahora está claro. O hay un gobierno socialcomunista con Podemos, porque Susana va a pactar a cualquier precio, o hay un bloque de cambio PP-Ciudadanos. Esta vez no se puede decir que no se sabía.

-¿No contempla entonces la opción de que se repitan las elecciones?

-Es muy difícil porque sería irse a las municipales, donde nosotros sacamos los mejores resultados, y eso no le conviene al PSOE. Y la sentencia de los ERE sería una evidencia.

«Susana Díaz ha estado en el epicentro de las irregularidades. Es técnicamente imposible que no las haya conocido»

-Hizo el arranque de la precampaña manera singular, en la puerta de un club para denunciar el uso de la tarjeta de la Faffe. Esos casos de presunta corrupción, porque no hay sentencia todavía, no han penalizado al PSOE electoralmente...

-(Interrumpe) La corrupción no es presunta. Otra cosa es la pena. Pero no es presunta cuando lo han reconocido los afectados. En la Faffe se ha admitido que se ha hecho una gira por los puticlubs con una tarjeta pública. Lo ha reconocido el director y ha pedido disculpas. Tenemos 20 años de gestión socialista sentados en el banquillo. Y tenemos una presidenta que tapa las vergüenzas del PSOE. ¿Por qué he tenido que salir yo a destapar lo de la Faffe? ¿Por qué no ha salido ella? porque tapa la corrupción.

-Ella dice que no estaba en la Junta cuando sucedieron esos hechos...

-Tiene la responsabilidad del silencio cómplice. Cuando está presidiendo un gobierno y sabe que hay procedimientos judiciales y te piden información y no la das porque puede dañar la imagen de tu partido, eres una colaboradora imprescindible.

-Eso que insinúa es un delito...

-Ya se verá. Colaboradora en el sentido de tapar la corrupción. Ella tiene más información que nosotros y es el PP el que está destapando uno por uno todos los casos. No quiere que las vergüenzas del PSOE las descubran los andaluces. Mientras haya un gobierno socialista la corrupción va a seguir en Andalucía.

-¿Sostiene entonces que estas investigaciones salpicarán a Susana Díaz?

-Ya le han salpicado. Era la consejera de Presidencia en esa etapa y es presidenta porque dimite Griñán. Ha estado en el epicentro de las irregularidades que se han ido cometiendo. Es técnicamente imposible que no las haya conocido.

-Esas interferencias en la precampaña y campaña no sólo afectan al PSOE, también al PP. Hablo de las escuchas del Villarejo. ¿Le reporta comodidad la marcha de María Dolores de Cospedal?

-Hay dos maneras de actuar. La del PP, que la señora Cospedal ha renunciado a su carrera política, y la del PSOE, que ahí tenemos sentada a la ministra de Justicia tras haber salido en grabaciones donde se hablaba hasta de montar un prostíbulo para sacar información. Sánchez y la señora Díaz, con lo valiente que era hace seis meses, han sido incapaces de defender a las mujeres y pedir la dimisión de la ministra de Justicia. Esas son las dos maneras de medir. En un caso se asumen responsabilidades y se decide abandonar y en otro se sigue atornillado al sillón.

-Cospedal tampoco es que inicialmente diera síntomas de dejar el sillón voluntariamente...

-En una semana. La ministra lleva ya tres meses.

-¿Hizo alguna llamada para pedir su dimisión?

-En una semana se ha ido. ¿Es que el señor Sánchez no es capaz de hacer una llamada? ¿Es que la señora Díaz no es capaz de influir para decir que no puede seguir de ministra de Justicia quien sabía que se estaba explotando a mujeres para un objetivo de captar información? Tenía que haberlo denunciado. Está inhabilitada para ese cargo y Susana Díaz calla.

Pulsos internos

-¿Cómo llega internamente el PP a esta campaña? ¿Están cerradas las cicatrices del último congreso?

-Salimos mucho más reforzados. Los congresos sirven para reforzar. Y ha ganado un candidato que representa un cambio generacional y la fuerza de la juventud. Tiene en Andalucía un nivel de implicación máximo, el que le he ido pidiendo. Y eso indica que hay una sintonía plena en lo político y en lo personal, porque todo el mundo sabe que somos amigos desde hace años.

-Entonces, ¿Juanma Moreno ya es de Pablo Casado?

-Yo soy de Pablo Casado. Desde el mismo día en el que salió elegido presidente estoy con la dirección elegida.

-¿Esa caravana paralela de Pablo Casado en la campaña andaluza va a serle favorable? Lo digo porque a veces llegan mensajes de líderes nacionales del PP que le hacen el discurso al PSOE. Declaraciones como las de la exministra Tejerina o las alusiones al régimen en Andalucía que tan mal sientan...

-Lo del régimen lo dice todo el mundo. Régimen democrático, el único que ha hablado de dictadura socialista ha sido Ciudadanos. Régimen es cuando tienes comportamientos de régimen, tics de régimen. Cuando utilizas el dinero público para comprar favores y mantenerte en el poder. La campaña de Pablo se la he pedido yo. Ya lo hizo Feijóo con Rajoy. Yo voy a unos sitios y él a otro. Él intentará trasladar el mensaje nacional, que no le gusta a Susana Díaz. No le gusta que sepamos que su partido rechazó que sea delito escupir y quemar la bandera de España. Ni sepamos de las cesiones al independentismo o que quieren imponer el euskera en la Rioja. O el acercamiento de los políticos presos a las cárceles catalanas. Hay que hablar también de eso porque hay un silencio cómplice.

-Eso es, en parte, convertir la campaña de las andaluzas en una campaña nacional...

-Son también unas elecciones nacionales. No paro de hablar de temas de Andalucía. Soy el único que ha hecho propuestas, Susana Díaz va de 'flower power'. Andalucía es una parte esencial de España y lo que ocurre en España es importante para nosotros. No queremos estar ajenos a las políticas de Sánchez cuando va a freír a impuestos a los autónomos o a los que tienen un coche diésel.

-¿Las distintas corrientes del pasado congreso del PP han influido en la elaboración de las listas?

-Las listas siempre se hacen tomando las propuestas de la dirección provincial, regional y nacional. Y le pedí a Pablo que quería los mejores. Necesitaba a Juan Ignacio Zoido en Sevilla porque era el cartel más potente. Y en Córdoba a José Antonio Nieto. En definitiva, he intentado buscar a los mejores, integrando a mi equipo y sumando las propuestas de las provincias. Han salido unas listas con mucha capacidad de gestión.

-Pero reconocerá que llama la atención que, por ejemplo, la que ha sido su portavoz en el Parlamento, Carmen Crespo, no lidere la lista de Almería.

-Se hace atendiendo las propuestas de la dirección provincial, regional y nacional. Hablé con Carmen, lo aceptó, y quiero destacar su enorme generosidad. Ella va a ser diputada.

-Pero en esas tres variables de las que habla, entiendo que la opción de la regional no era que fuese en el tercer puesto...

-Bueno, ahí ha habido también una estrategia provincial para priorizar una comarca concreta de donde viene Maribel Sánchez. Una comarca que necesitamos para garantizar un resultado electoral. Es parte de la estrategia electoral que hacen los partidos, pero siempre de común acuerdo.

-Y entre sus propuestas ha prometido 600.000 empleos en cuatro años. ¿A qué obedece esa cifra?

-Andalucía ha recibido el 1,8% de la inversión extranjera productiva. Asturias, el 2,9. ¿Qué significa? Que Andalucía es incapaz de captar inversión extranjera y nacional. Y no generamos empleo. Por eso no es de extrañar que en la provincia de Granada haya 107.700 parados según la última EPA. La sexta provincia con más paro de España. Vamos a proponer el BMI, bajada masiva de impuestos. Igualar en una legislatura a la fiscalidad de Madrid, porque es la que más capacidad de atracción de inversión tiene. Y dirán, es que Madrid tiene la capitalidad. Pero Andalucía tiene 1.100 kilómetros de litoral que no tiene Madrid y un patrimonio artístico como la Alhambra o un poderío agroindustrial que tampoco lo tiene Madrid. Si quitamos el impuestos de sucesiones al 99%, el impuesto de actos jurídicos documentados al 0,1, el tramo de IRPF al mismo nivel que Madrid, los precios y tasas públicas... pasaremos al 6 o 7% de atracción de la inversión. Esos cinco puntos más de inversión extranjera van a generar 600.000 puestos de trabajo. Ya está bien de que estemos diez puntos por debajo de la media nacional. También hay que quitar trabas burcráticas. Si la administración no te contesta en un mes tienes derecho a abrir tu negocio.

-¿Y no se van a resentir las políticas sociales y servicios públicos?

-Evidentemente, no. Madrid recauda en todos los sectores impositivos más dinero y tiene dos millones menos de habitantes. Cuando bajas la presión fiscal generas más empleo y hay más cotizantes y empresas. Vamos a hacer una revolución fiscal. Podemos ser la locomotora económica de España. Lo raro es que seamos la cola.

-Dice Susana Díaz que sus críticas y comentarios sobre la presión fiscal son 'fake news'.

-Es muy sencillo, se va al Banco de España o a los datos de Ministerio de Hacienda y se verá que los andaluces somos los españoles que más impuestos pagamos. Un granadino tiene una presión fiscal del 37%. Tres puntos más que la media nacional.

-¿Dónde va a celebrar el resultado del 2D? ¿En un Mac Donald?

-Si estoy con mis hijos, perfectamente. ¿Dónde vas con niños de cuatro o siete años? A un sitio donde puedan jugar.

-¿Esa foto con Pablo Casado y su familia no fue un posado?

-Si terminamos un acto en Sevilla, y tenemos poco tiempo, no vamos a meternos un plato de jamón y queso. Hicimos lo que hacen la mayoría de ciudadanos con niños pequeños.

 

Fotos

Vídeos