Casado lanza un órdago a Cs para que diga ante notario «que no va a apoyar a Susana Díaz»

El presidente del PP, Pablo Casado, en Sevilla./EFE
El presidente del PP, Pablo Casado, en Sevilla. / EFE

El líder del PP apela a un cambio en la Junta tras 37 años de gobiernos socialistas «por saneamiento político»

MARÍA DOLORES TORTOSASevilla

Pablo Casado ha lanzado un órdago a Ciudadanos para que diga públicamente, incluso ante notario, «que no va a poyar a Susana Díaz» tras las elecciones autonómicas. En su primera visita hoy a Sevilla como líder del PP y en un ambiente de expectación sobre un anticipo electoral en Andalucía, aún sin confirmar por la presidenta de la Junta, Casado ha expresado su indiferencia por la fecha, pero sí ha reiterado su convencimiento de que Juanma Moreno puede ser el próximo presidente de la Junta. «Nos da igual cuando sean las elecciones. Estén tranquilos porque sean las vamos a ganar», ha manifestado en un almuerzo coloquio con empresarios y dirigentes regionales de su partido en el hotel Alfonso XIII de Sevilla, organizado por la Fundación Cámara.

Casado ha reiterado en la necesidad de una alternancia política en Andalucía por una cuestión de «saneamiento político». Para el líder del PP «no es bueno» que no haya habido un cambio de partido en el poder en la Junta durante cuatro décadas, algo, argumenta, que no ha ocurrido en ninguna otra región europea. Ha recordado que el PP ya «ha roto el techo de cristal» en esta comunidad, demostrando que puede convencer a los ciudadanos, a los que ha gobernado en capitales y diputaciones. «El PP es un partido que lo que quiere es ayudar, no defraudar», ha afirmado.

Preguntado sobre la posibilidad de un acuerdo de gobierno con Ciudadanos, ha contestado que Juanma Moreno estaría «encantado» de recibir los votos de Ciudadanos para ser presidente de la Junta. «Incluso estaría dispuesto a ir a un notario para sellar un pacto» de que así será tras las elecciones, ha manifestado para insistir en otro momento que el partido de Albert Rivera, que ha apoyado al PSOE en la Junta mediante un acuerdo de investidura esta legislatura, debe aclarar si está a favor o no de que se produzca la alternancia en Andalucía y diga, antes de las elecciones, «si van a seguir dando respiración asistida a Susana Díaz» o comprometerse a un cambio después de cuatro décadas. «Que digan públicamente que no van a votar al PSOE», ha remarcado para cuestionarse luego: «¿Es que los andaluces están condenados a no poder tener alternativa en sus políticas públicas en los últimos 40 años?

Ha señalado el paro, las quejas de los sanitarios y «las aulas como saunas» en colegios, la «educación de los barracones» y los casos de corrupción como razones para el cambio. Ha dicho que no le resulta «grato» ver a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el banquillo de los acusados, pero le parece peor y «abochornante» que excargos utilicen tarjetas de crédito públicas en prostíbulos con las que se hayan pagado «prostitutas, droga y juergas» y que se hayan malversado fondos públicos destinados a la creación de empleo por «clientelismo político puro y duro». «Hasta que no se abran puertas y ventanas en San Telmo, no sabremos hasta dónde llegan las tramas de corrupción», ha enfatizado.

Casado ha logrado reunir en Sevilla a todos los dirigentes andaluces del partido, tanto los que le apoyaron en las primarias como los que no. En el almuerzo coloquio ha estado la exministra Fátima Báñez, leal siempre a Soraya Sáenz de Santamaría, además de Javier Arenas. Ambos sentados junto a Juan Ignacio Zoido y Esperanza Oña, dos de sus aliados en el congreso de julio. Arenas además ha acompañado a Pablo Casado y Juanma Moreno a la inauguración de la nueva sede del PP de Sevilla, uno de los tres actos programados por el PP en una intensa jornada de Casado en Sevilla. Esta comenzó con la visita a la nueva fábrica Ybarra de Dos Hermanas, reconstruida tras un incendio.

Juanma Moreno ha presentado a Casado en la conferencia y ha destacado su amistad de veinte años con el nuevo líder del PP. Lo ha descrito como la «antítesis» de Pedro Sánchez y ha vaticinado que será pronto presidente de España. Moreno ha subrayado, como después Casado, que el PP es la alternancia al PSOE en Andalucía y que no pactará para que haya un gobierno socialista de nuevo, en alusión a que de las urnas salga de nuevo un Parlamento sin mayoría clara. «No sé lo que va a hacer Ciudadanos, lo que sí sé es que el PP no va a pactar con el PSOE» la investidura.

Casado ha recordado la etapa de Moreno como gestor de Igualdad y Política Social en el primer gobierno de Mariano Rajoy para subrayar su capacidad de gestión en estas materias de especial sensibilidad en el electorado andaluz.

Fotos

Vídeos