La bronca final del debate enfrenta al PSOE con la presidenta del Parlamento andaluz

La bronca final del debate enfrenta al PSOE con la presidenta del Parlamento andaluz

Bosquet sostiene quesu decisión es «ajustada» al no dejar intervenira los socialistas, que la consideran «sectaria» y una «marioneta»de PP-A,Cs y Vox

El incidente final en el cierre del debate presupuestario del pasado jueves en el Parlamento sigue candente con el anuncio realizado por el PSOE-A de estudiar medidas legales contra la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, por su actitud «sectaria» al no conceder la palabra al portavoz socialista para replicar al discurso final del consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, que desde las filas socialistas consideraron como un ataque. Todo ocurrió tras la aprobación de los presupuestos, que vino acompañado también de la negación del saludo a Juan Bravo por parte de Susana Díaz.

El PSOE-A justificó esta negativa por el ataque del consejero en el turno final del debate que debía de ser «de cortesía» para agradecer la aprobación de las cuentas. El secretario de organización del PSOE-A, Juan Cornejo, censuró a Bravo por «mentir y reescribir» la Historia, ya que quiso atribuir a los socialistas que no respaldaran que las mujeres votaran porque una de sus diputadas históricas en 1931, Victoria Kent, defendió que se postergara este derecho. Pese a aquel famoso alegato, no hubo ningún voto en contra de los socialistas con la aprobación del derecho de sufragio de la mujer en la República, recordó Cornejo. «Mintió a la Cámara para justificar lo injustificable», en alusión al apoyo de Vox y su influencia en las políticas de igualdad y violencia machista.

Cornejo también arremetió contra la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, por negarle al PSOE la palabra para dejar asentada en el libro de sesiones al menos una queja al consejero. «No está a la altura del cargo que representa por no cumplir el reglamento y es marioneta del tripartito PP-Cs-Vox», sentenció.

Por su parte, Marta Bosquet defendió su decisión de no conceder el uso de la palabra a los socialistas porque, a su juicio, «no hubo falta de decoro ni atentado contra la dignidad de ningún grupo y no se abrió ningún tipo de debate». Según la presidenta de la Cámara, «lo que hizo fue un agradecimiento y defender el hecho de que todos los votos valen por igual por lo que no procedía dar la palabra a nadie», esgrimió.

Así, resaltó que su actuación se ajusta, por tanto, al acuerdo adoptado por la Mesa del Parlamento y la Junta de los Portavoces. Además, mostró su respeto por el anuncio del PSOE-A de emprender acciones legales porque «están en su total libertad».

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, también se pronunció sobre lo ocurrido y subrayó que «la vida pública necesita de serenidad, de equilibrio y de ponderación, ya que la educación debe estar por encima de todo». Moreno se refirió al «diálogo y el respeto frente a la bronca, la mala educación, el ruido y la falta de respeto a las instituciones y a los votantes por parte de otros partidos». «Nuestro proyecto se guía por otras pautas de entre las que está el respetar a los adversarios», remarcó.

Las declaraciones del presidente fueron secundadas por su consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, que consideró que este incidente es «el perfecto síntoma de que era necesario el cambio en Andalucía, porque la humildad es la que vence y la soberbia es la que pierde y nunca hay que perder la educación».

Moreno anuncia unos presupuestos «reformistas y negociados» para 2020

l presidente del PP-A, Juanma Moreno, anunció unos presupuestos reformistas y negociados para 2020 que serán fruto del diálogo, que es una de las señas de identidad del nuevo gobierno del cambio. Moreno avanzó que las cuentas de 2020 consolidarán el crecimiento y seguirán con la bajada de impuestos ya reflejada en los presupuestos de este año.

El jefe del ejecutivo autonómico, que clausuró ayer la convención 'Los Presupuestos del Cambio en Andalucía' que su partido celebró en el municipio sevillano de Carmona, insistió en continuar con la senda de diálogo con la que aspira a que los futuros presupuestos del próximo año sean también «negociados y consensuados» con el conjunto de fuerzas políticas y la sociedad andaluza. Además, afirmó que las nuevas cuentas servirán para devolver a la ciudadanía los servicios públicos que fueron «arrebatados por la anterior administración socialista».

Moreno ejemplificó el nuevo talante de diálogo y consenso en la aceptación de 53 enmiendas de la oposición cuando en los últimos cinco años el Grupo Parlamentario Popular presentó un total de 2.700 enmiendas de las que el gobierno del PSOE no aceptó ninguna de ellas.

A este respecto, se cuestionó si es que no había ninguna que fuera buena ni positiva para Andalucía para mejorar los presupuestos, para añadir seguidamente que «es la foto de la soberbia y de la vieja política socialista de tantos años que ha estado basada en el rodillo y en el aquí mando yo que forma parte ya del pasado».

El presidente andaluz estuvo acompañado de su consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, que anunció por su parte que los presupuestos de 2020 van a ver incrementadas las partidas sobre cuestiones prioritarias como las infraestructuras e inversiones, además de reactivar las partidas en empleo para programas de formación, al margen de seguir mejorando y garantizando los gastos en educación, sanidad y dependencia. Bravo precisó que el gran reto debe ser también la transformación digital para conseguir que la administración trabaje de manera telemática y que los ciudadanos se puedan conectar las 24 horas y todos los días del año. Moreno resaltó además los datos que reflejan que Andalucía está generando confianza como es que la compraventa de vivienda ha subido en un 4,7 frente a la media de España que lo ha hecho en un 1,8 y a la industria que ha subido en un 1,2% en el primer trimestre mientras que en España lo ha hecho en un 0,1%.

El presidente aludió también al liderazgo andaluz en este trimestre en las exportaciones de España, siendo la segunda comunidad solo superada por Cataluña, a lo que se suma que los andaluces han vendido más bienes y servicios al resto de España de los que se han comprado.