Fabiola, la mujer de Bertín Osborne, habla de la listeriosis durante su embarazo: «La placenta estaba contaminada y Kike tenía septicemia»

Fabiola, la mujer de Bertín Osborne, habla de la listeriosis durante su embarazo: «La placenta estaba contaminada y Kike tenía septicemia»
R.C.

La mujer de Bertín Osborne padeció listeriosis durante el embarazo de su hijo Kike, lo que provocó un parto prematuro a las 29 semanas

IDEAL

Ante el brote de listeria que afecta a más de 150 personas en toda España y el creciente número de embarazadas contagiadas -ya son 23 las ingresadas en Andalucía- Fabiola Martínez, mujer de Bertín Osborne, ha querido compartir su experiencia y explicar cómo vivió ella esta infección durante el embarazo de su hijo Kike.

Fabiola ha contado en una entrevista telefónica al programa Espejo Público que padeció listeriosis durante la gestación de su primer hijo y que un diagnóstico tardío provocó el adelantamiento del parto.

Fabiola sospecha que el causante de su infección por listeriosis fue un queso de leche cruda no pasteurizada, ya que durante el embarazo no podía comer carne pero sí tomaba muchos lácteos. Añade que no tenía ni idea de que «está en tantos alimentos que puede ser muy factible contagiarse».

La venezolana comenzó a sentir síntomas que no eran propios del embarazo como dolor de cabeza, malestar general y fiebre. Cuando le comunicó su malestar al ginecólogo, el médico no le mandó las pruebas pertinentes y por eso «cuando nos dimos cuenta de lo que pasaba era bastante tarde ya que la placenta estaba contaminada y Kike tenía septicimia, que fue lo que provocó el parto prematuro« explica Fabiola.

Como consecuencia de esta infección Kike nació a las 29 semanas de gestación. Fabiola Martínez cree que probablemente podrían haber minimizado los daños «si mi médico me hubiese prestado más atención y al menos hubiese investigado qué me pasaba».

La venezolana ha querido transmitir un mensaje de ánimo a las embarazadas infectadas de listeria: «si están ya atendidas deben estar más tranquilas porque los antibióticos en muchos casos pueden dar buenos resultados«. No obstante, sí ha expresado su preocupación por aquellas que aún no están atendidas o no sospechan que pueden haberla contraído. Fabiola ha señalado que no hay que tener miedo pero que tampoco «hay que bajar la guardia» y ha aconsejado que al mínimo síntoma o malestar las embarazadas consulten a su médico.