Alumnos de un instituto de Granada recogen firmas para que un compañero con atrofia muscular espinal pueda volver a clase

Alumnos de un instituto de Granada recogen firmas para que un compañero con atrofia muscular espinal pueda volver a clase
Change.org

La patología muscular de Camilo afecta a su fuerza física, obligándole a moverse en silla de ruedas y, además, tiene una traqueotomía que necesita cuidados específicos

AIDA ORTIZ

Camilo padece atrofia muscular espinal y actualmente se encuentra cursando 4º de la ESO en el IES Soto de Rojas de Granada. Desde hace poco más de un mes, sin embargo, este joven granadino no acude a clase, a pesar de que está obligado a ello y de que le encanta estudiar, asistir a sus clases y compartir su día a día con sus compañeros de clase.

El motivo son las discrepancias existentes entre la Delegación de Educación en Granada y la empresa que proporciona a los monitores que atienden a alumnos con necesidades especiales. Al parecer, ambas partes son incapaces de ponerse de acuerdo sobre qué tareas son obligatorias para estos profesionales.

En el caso de Camilo, su patología muscular afecta a su fuerza física, obligándole a moverse en silla de ruedas y, además, tiene una traqueotomía que también necesita cuidados específicos. Éstos, precisamente, son los cuidados que la monitora que hasta ahora atendía al alumno granadino realizaba de forma voluntaria, debido a el desacuerdo de la empresa y la Delegación de Educación. Ahora, la monitora ha renunciado a continuar con estas tareas, por la presión recibida.

«Si Camilo vuelve, ganamos todos en igualdad en derechos y en inclusión en nuestra sociedad. Y daremos un gran paso en la Comunidad de Andalucía, que padece entera este problema

Esta situación ha provocado que Camilo lleve más de un mes sin acudir a clase y ha llevado a sus compañeros a levantarse y luchar por los derechos de su amigo. Así, los alumnos de 4º de ESO del IES Soto de Rojas han tomado la iniciativa de crear una petición en Change.org para exigir una solución inmediata para que Camilo pueda volver cuanto antes a sus clases y para que todos aquellos alumnos que se encuentren en una situación parecida en Andalucía puedan ejercer su derecho a una educación igualitaria.

Una solución que el Delegado Territorial de Educación de Granada, Antonio Jesús Castillo, prometió a la familia del alumno el pasado 26 de febrero sin que su promesa se haya cumplido más de un mes después. «Si Camilo vuelve, ganamos todos en igualdad en derechos y en inclusión en nuestra sociedad. Y daremos un gran paso en la Comunidad de Andalucía, que padece entera este problema», dicen los alumnos en la petición, que ya cuenta con cerca de 85.000 firmas.

«Desde que iniciamos la petición, Camilo se levanta cada mañana y mira cuántas firmas lleva la campaña. Le hace una ilusión tremenda ver cómo crece el apoyo», añaden animando a la población a unirse a su particular lucha.