Ruta solidaria

De Motril a Trevélez para combatir el cáncer de mama

Celestino Compan y Juan Antonio Gallegos./J. A. G.
Celestino Compan y Juan Antonio Gallegos. / J. A. G.

Juan Antonio y Celestino emprenderán una ruta solidaria de 70 km a favor de la investigación de esta enfermedad

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

Juan Antonio Gallegos y Celestino Compan son vecinos de la Alpujarra y buenos amigos, unidos por una conciencia social común. Ambos emprenderán este sábado 17 de noviembre una aventura personal bajo el fin de recaudar fondos a favor de la investigación del cáncer de mama. Saldrán desde la playa de Poniente en Motril, a la altura del barrio de Santa Adela a las cinco de la mañana, y marcharán hasta Trevélez con aproximadamente 70 kilómetros por delante, que esperan completar en alrededor de diez horas. «Haremos esta ruta para concienciar a la sociedad de esta cruel enfermedad que afecta a cualquiera de nosotros y a nuestro entorno. La completaremos con sufrimiento pero con mucho gusto por una gran causa», explican. Municipios como Órgiva, Dúrcal, Capileira o Trevélez se han volcado con la iniciativa.

Tanto Juan Antonio como Celestino son historias de superación con personalidad propia, personas que conocen el sufrimiento y que quieren dedicar sus esfuerzos a echar una mano a los demás. «Nadie está libre ante el cáncer, todos tenemos participaciones en esa lotería. Tengo familiares directos que lo padecen y otros que ya no están entre nosotros», lamenta Celestino, quien ya ha participado en varias iniciativas de este tipo como una primera caminata de Capileira a Berja en 2012 a la que sucedieron otras. Se ha propuesto completar los 70 kilómetros que van de Motril a Trevélez a pesar de la artrosis de tipo 10 que sufre en su rodilla por el desgaste, que alivia con una rodilla que él mismo se buscó. «Será un recorrido de mucho desnivel», comprende, «pero el deporte sirve para visibilizar y concienciar».

La idea de esta ruta solidaria Motril-Trevélez procede de la cabeza de Juan Antonio Gallegos, vecino de la localidad en la que hallarán el descanso. «Ha trabajado en muchas iniciativas contra el cáncer y se lo comenté. '¿Por qué no hacemos algo contra el cáncer de mama?'. Le pareció bien y nos pusimos a ello, para adelante. A los dos nos gusta mucho el deporte y por eso decidimos hacerlo», cuenta Juan Antonio. «Queremos sensibilizar a la gente de que nadie está libre de nada», explica.

Montañista

Juan Antonio es hoy un hombre comprometido con el deporte que practica a rajatabla y con causas sociales como las de esta travesía de Motril a Trevélez por la investigación del cáncer de mama. Sin embargo, su pasado fue complicado y duro, con un momento clave en su vida que le hizo cambiar el chip. «En 2005 nació mi hija y empecé con el deporte. Vi que era lo mío y salí de lo malo», admite. «Estuve en los Andes e hice dos montañas de seis mil metros, y no me fui a Pakistán para hacer un ochomil por respeto a mi familia, para que no sufrieran», asegura Juan Antonio.

«El deporte sirve para salir de situaciones complicadas, te aporta buenas sensaciones y te activa, te descarga de la tensión diaria», describe acerca de la pasión que descubrió de forma tardía. «Saldremos el sábado para poder ir el lunes a trabajar al secadero de jamones. Estoy muy motivado. Tengo muchos familiares que han muerto de cáncer y estoy muy sensibilizado sobre todo con de mama», señala Juan Antonio. «Le puede tocar a otra persona... o te puede tocar a ti», apunta. Ellos sudarán para que el día de mañana no falte una cura. El número de cuenta para recaudar fondos por la causa solidaria en Bankia es ES9220383727466000330482.

 

Fotos

Vídeos