Los congresos del PP en los municipios más grandes constatan la división en el partido

Votación en el congreso del PP en Úbeda, el sábado pasado. /ROMÁN
Votación en el congreso del PP en Úbeda, el sábado pasado. / ROMÁN

El sector oficialista controla la capital y Linares, mientras que los críticos ganan en Andújar, Úbeda y esperan hacerlo en Martos y La Carolina y en mayoría de los pueblos

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

La batalla de enjundia fue el sábado en Úbeda y en presencia de dirigentes del PP andaluz. Con la capital inclinada hacia la actual dirección - encarnada en el presidente saliente, José Enrique Fernández de Moya, y el entrante, Juan Diego Requena, tras el agitado congreso provincial de primavera - y tras la victoria sin oposición de Ángeles Isac en Linares, el sector crítico que lidera el alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, depositó sus perspectivas de futuro en los congresos de las ciudades medias, convencido de su victoria en los pequeños municipios.

En Bailén había ganado el candidato oficialista y en Alcalá la Real lo hizo el crítico, así que la doble cita del sábado era clave. No tanto en Andújar, pese a ser una plaza importante, pues al final solo se presentó el exalcalde Jesús Estrella, alineado con Moreno. En cambio, en Úbeda había desde hace tiempo dos candidatos en liza, el oficialista Tomás Fuentes apoyado por el exalcalde José Robles, hombre de máxima confianza de la actual dirección provincial. Era, por tanto, la ocasión para medir la fuerza interna de ambas partes y allí que se fueron Toni Martín y Maribel Lozano, de la dirección regional, y destacados miembros del sector crítico, como el exsecretario general del PP en la provincia, Miguel Ángel García Anguita. Ganó Gerardo Ruiz, de los críticos, aunque por menor margen del previsto, solo nueve votos. Lo que demuestra que la pugna fue intensa, que el aparato echó el resto, que los críticos resisten y que división del partido casi al 50% no es agua pasada, como declaró recientemente el presidente del PP-A, Juanma Moreno.

Restan los congresos de Martos, el sábado, y sobre todo el de La Carolina, el viernes, el municipio después de la capital con más afiliados al PP en la provincia, por encima de los 1.600, y donde es posible que solo se presente el exalcalde Francisco Gallarín, afín a los críticos, aunque no se descarta un candidato oficialista. Los críticos también confían en ganar en tierras marteñas.

«Estamos muy contentos, todos están con nosotros, menos en Linares», afirmó ayer Miguel Moreno. «Si ganamos en La Carolina y en Martos, deben colgar ya la gorra y convocar un nuevo congreso provincial. Deben irse porque no tienen apoyos ni proyecto ni ganas y solo van a destrozar un partido que no les quiere. Fracasan allá por donde van. Piden unidad. Nosotros también, pero con democracia. Piden paz. Nosotros también, pero con justicia», dijo.

«Mientras tanto - prosiguió - , llevamos unos quince congresos y hemos ganado todos en los que ha habido dos candidatos, ampliando el respaldo», dijo en alusión a Lahiguera y Lopera. «Siguen con nosotros, nos están llamando de todas partes. Este proyecto tiene el apoyo de más del 60% de los municipios y del 80% de los grandes. Cuanto antes se constituya una gestora, antes salimos todos de este problema y se arregla todo, también la retirada de la demanda. Democracia interna: un militante, un voto».

Por su parte, el número dos del partido, Francisco Palacios, indicó que los congresos se están celebrando «con tranquilidad y normalidad» y sin que la dirección apoye a ningún candidato «en ningún momento». Una «posición de imparcialidad» que no ve en los críticos. «Nos entristece y es poco responsable. Están generando de forma forzada corrientes internas que están prohibidas en los estatutos, que perjudican mucho al PP y debilitan al partido. Ojalá pudiéramos trabajar todos juntos para derrotar al PSOE, que es nuestro adversario», afirmó.