La Guardia Civil admite que no había nada «que nos dijera que Gabriel estaba muerto»

La Guardia Civil, durante la investigación. /E. P.
La Guardia Civil, durante la investigación. / E. P.

El comandante de la UCO de Madrid reconoce que en «pocas investigaciones» se han invertido «tantos recursos»: «Hemos dejado de investigar otras cosas para venir aquí»

A. AMATE Y M. CÁRCELESAlmería

Ante la posibilidad de que el menor de ocho años Gabriel Cruz «no estuviera desaparecido», hasta Almería se desplazaron equipos especializados de todo el país. «En pocas investigaciones hemos barajado tantos recursos, hemos dejado de investigar otras cosas para venir aquí», ha narrado esta mañana ante el tribunal popular encargado de la causa contra Ana Julia Quezada el comandante de la UCO de Madrid a cargo de la sección de Homicidios que llegó para sumarse al operativo de búsqueda del pequeño.

«Creo que no hemos tenido un periodo de tiempo de tantas horas seguidas. Fue una investigación muy dura porque buscábamos un niño vivo», ha explicado el agente, quien, además, ha reconocido que «esto nunca se llegó a investigar cómo un homicidio» porque «no había nada que nos dijera que Gabriel estaba muerto».

Tras descartar la «lógica» tesis, ha descrito, sobre el acosador de Patricia Ramírez, comenzaron a tomar declaraciones a la familia y su entorno y a analizar llamadas de teléfono realizadas desde la zona en la que se vio por última vez al niño. «Las compañías, al ser un caso tan grave, nos pasaron los datos de las personas que había por el lugar», ha señalado el comandante. «Había mil informaciones que analizar», ha recordado sobre el desarrollo de un operativo que llevó a dejar a un equipo de análisis en Madrid para evitar »la vorágine« en la que se había convertido esta operación.

También ha ahondado en la recompensa ofrecida por la familia por cualquier pista sobre el paradero del menor de ocho años y que a partir del dÍa 3 de marzo llevó a centrar como foco de la investigación a Quezada. «Era ella la que estaba animando a la familia a pedir más dinero. Parece que le gustaba mucho el dinero«, ha remarcado el comandante acerca del motivo por el se pensó en todo momento que buscaban un «niño vivo».