A por todas desde el inicio

A por todas desde el inicio
MIGUEL ÁNGEL CONTRERAS

Cuando uno sale a empatar acaba perdiendo, así que los jienenses aprovecharon al máximo el primer sábado de San Lucas, con un gran ambiente tanto en el centro como en el Ferial

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

El dicho futbolero reza que cuando uno sale a empatar acaba perdiendo. El dios del fútbol, aunque es un cachondo al que le gusta rizar el rizo y hacer piruetas de lo más rocambolesco, castiga a menudo la tacañería. Los jienenses, que de disgustos futbolísticos saben un rato, parecen tenerlo claro:?hay que salir a ganar. A por todas. Y así lo hicieron ayer miles de ellos en el inicio oficial de la feria, como si fueran un equipo hecho para llevarse de calle el título o un jovencito soltero con exceso de confianza y pasado de rosca en La Vestida a las cinco de la mañana.

Y es que, a diferencia de lo que se espera para hoy, los jienenses pudieron reír, comer, beber y disfrutar de la música en clave de sol. El astro rey brilló sin conmiseración como si en lugar de la última feria grande de Andalucía fuera una de las que se celebran en pleno estío. Pegó de lo lindo. Más de uno se marcó 'un Camacho' bajo las axilas en la camisa (última referencia futbolística, prometido) y más de una no se separó del abanico ni para comer o bailar. Primero es la supervivencia y después el disfrute. Simple evolución.

Hubo, además, suficiente afluencia para que tanto la feria del centro como la del propio ferial presentaran un aspecto formidable, llenos los bares y las terrazas y las calles y respirándose un gran ambiente por todos los rincones de la ciudad, al igual que en La Vestida, sobre todo al avanzar la tarde y bajar los termómetros, con la perspectiva del descanso dominical para posibles excesos y con 'feriantes' de toda la provincia e incluso de cercanas como Córdoba o Granada.

Habrá que ver qué ocurre en días sucesivos, cuando se pase la euforia inicial y el arreón de los primeros minutos y del inicio de la competición, ese subidón lógico de pillarlo con ganas por la novedad; cuando el tiempo acompañe menos que ayer, las jornadas sean laborables y el monedero mengüe. Si hay suficiente plantilla para tantos partidos (este sí es el último de verdad).

 

Fotos

Vídeos