Los agricultores de hortícolas llegan a Alemania a reivindicar precios justos

Los agricultores almerienses y granadinos en plena venta de los productos en el mercado de Bingen am Rheim./VOCES DEL CAMPO
Los agricultores almerienses y granadinos en plena venta de los productos en el mercado de Bingen am Rheim. / VOCES DEL CAMPO

En un mercado de Bingen am Rhein vendieron cerca de 10.000 kilos de frutas y hortalizas de Almería y Granada a precio de coste a los consumidores

JOSÉ ESTEBAN RUIZALMERÍA

Agricultores almerienses y granadinos dedicados a la producción de frutas y hortalizas, que se dieron a conocer como 'Voces del campo' se dieron a conocer ayer, desde las 14 a las 19.30 horas, en un mercado que organizan productores en la localidad alemana de Bingen am Rhein, a 60 kilómetros, aproximadamente, de Frankfurt. Su intención ofrecer a los consumidores los pimientos, tomates, pepinos, calabacines, etcétera, que se cultivan en Almería y Granada, a un precio que soporta los costes de producción. Con ello pusieron en evidencia las especulaciones que se dan con estos alimentos y que los arrastra en ocasiones a recibir un dinero por ellos que no cubre los costes de producción, mientras que ellos, los consumidores, pagan valores muy incrementados debido a la suma de grandes márgenes comerciales. Un diferencial que se lleva denunciando años y años. Y es que, lo que se paga al agricultor no se traslada de la misma manera al consumidor.

Este grupo de agricultores, que mostró a los alemanes un mensaje 'Für gerechte preise' (Por unos precios justos) viajó al país teutón, principal mercado de las hortalizas y frutas almerienses y granadinas, el pasado viernes con 12.000 kilogramos de género. Estas hortalizas, como bien indicaron los promotores de esta acción reivindicativa en el mercado de destino de los productos almerienses, por excelencia, en cuyo frente se sitúa el ejidense, Jesús Fuentes, fueron aportadas por más de una decena de comercializadoras hortofrutícolas, que desde el primer momento que lo plantearon, explicó Fuentes, «apoyaron la acción».

Jesús Fuentes aseguró a este periódico que se pudo aglutinar un mayor volumen de productos hortofrutícolas, pero «fue todo muy rápido y no hubo tiempo para más, así que decidimos fletar un camión».

Desde que se inició la venta en el mercado, aseguraron a IDEAL algunas de las personas que atendieron en el puesto, se generó un efecto llamada entre los consumidores alemanes que se acercaron a comprar las frutas y verduras del sur de España a precios que ni por asomo la pueden encontrar en los supermercados alemanes. No en vano, aseguró Jesús Fuentes, «en una visita que hicimos a un supermercado pudimos comprobar que se vende el kilo de cherry a 14 euros, cuando su coste ronda los 2 euros; o el pack de tres pimientos California a tres euros; la pieza de pepino plastificado a 1,59 euros; y sin plastificar a 0,60 euros».

«Los consumidores se llevaron el género por cajas», aseguró Fuentes. De los 12.000 kilos de productos que llevaron se vendieron alrededor de 10.000 kilos, en apenas cinco horas.

Los productores aprovecharon la ocasión para explicarles su situación, a la que se ven abocados durante muchos momentos de la campaña, a vender sus frutas y hortalizas a precios que no llegan a cubrir costes. «Los alemanes se sorprendieron mucho de la variación de los precios, de la diferencia que hay entre lo que recibimos y lo que pagan en el supermercado», explicó Jesús Fuentes.

Apoyo de Unión de Uniones

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos apoyó la acción que llevó ayer este grupo de agricultores almerienses y granadinos en Alemania con el fin de reivindicar precios justos para las hortalizas. En este sentido, Unión de Uniones pone en evidencia que las últimas semanas se tiraron solo en la provincia de Granada cerca de dos millones de toneladas de pepino, una cifra muy parecida a la de Almería y cuya principal motivación son los precios irrisorios que está percibiendo el agricultor.

«Si a nosotros nos pagan 0,10 euros por kilogramo y luego se llega a vender a 1,90 euros los 350 gramos., ¿dónde se queda ese dinero? ¿Quién se lo queda?», se lamentó un agricultor del municipio de El Ejido.

Por esto mismo y con el objetivo de reivindicar precios justos, se planteó esta acción en un mercado alemán, siendo este país uno de los principales compradores de las hortalizas españolas.

Unión de Uniones además de arropar esta iniciativa insistió «en la necesidad de incorporar mecanismos de control en la cadena alimentaria para evitar este tipo de prácticas y la creación de posición de dominio por parte de la industria y la distribución», manifestaron desde el colectivo de agricultores y ganaderos.

 

Fotos

Vídeos