Ideal

«La gente queda impactada con 'Cabaret', y uno entra en shock»

El actor Alejandro Tous, en primer término, durante una representación del musical.
El actor Alejandro Tous, en primer término, durante una representación del musical.
  • Alejandro Tous interpreta el papel de Clifford Bradshow en este musical, que ya han visto miles de espectadores en el país

Alejandro Tous se pone en la piel de Clifford Bradshow en 'Cabaret', que desde hoy y hasta el domingo hace parada en el Teatro 'Infanta Leonor' de la capital dentro de la gira con motivo del 50 aniversario de este universal musical. El popular actor se muestra emocionado por participar en un montaje de estas características, que han disfrutado miles de espectadores

-Hace unos meses comenzó la gira nacional por el 50 aniversario de 'Cabaret', ¿cómo está viviendo la experiencia?

-Para mí está siendo maravillosa. Estoy disfrutando muchísimo. Es un megaproyecto, con 60 personas de gira -30 técnicos y 30 en el equipo artístico-,. Disfrutas como lo que es: estar en el mejor espectáculo que se encuentra de gira en este momento.

-Todo el mundo conoce 'Cabaret', se ha convertido prácticamente en un clásico. Pero en su opinión, ¿cuáles son las particularidades de este montaje?

-Efectivamente, como bien dice es un clásico. Se cumple el 50 aniversario de su estreno y para hacer esta gira se ha querido poner sobre el escenario una versión muy cercana a la que se estrenó hace 50 años... Luego llegaría la película, y por eso también se ha incluido el número de 'Money', que no estaba en el espectáculo teatral original. 'Cabaret' se ha convertido en un clásico, cuenta con toda la esencia del ser humano, son temas universales de cualquier época. De 'Cabaret' puedes coger las canciones y meterlas en un disco -cosa que ya se ha hecho-, y tienes un discazo que todo el mundo conoce, y si no te sabes las canciones las tarareas. Y si le quitas la música te quedas con un texto increíble y con una historia muy potente. Es como el espectáculo absoluto. Lo tiene todo: una buena historia, buenísima música y mucha gente detrás; una banda de nueve músicos con un directo increíble, bailarines, actores, cantantes. y eso es algo que llega al patio de butacas.

Una experiencia muy vivida

-Hablando del público, ¿cómo es la respuesta? ¿Qué devuelven al escenario aquellos que están sentados en las butacas? ¿Es tan distinto de lo que se percibe cuando se afronta una obra de teatro convencional?

-Es algo distinto. De hecho, de lo que más te sorprendes es de meter en un teatro a 1.000, 1.200, 1.300 personas y que al final de cada función salten como un resorte del asiento y terminen de pie y aplaudiendo con muchas ganas. Te devuelven lo que has dado durante esas dos horas y media. La gente queda impactada por el espectáculo, y uno entra en shock después de haberlo vivido.

-Y como actor, ¿qué supone participar en esta gran maquinaria?

-'Cabaret' es el musical en mayúsculas, la pieza maestra del teatro musical, donde se le da importancia a esas dos partes: la interpretación y la música. Yo no bailo, mi personaje es Clifford Bradshow, el recurso que utiliza el autor para contar la historia. Sí que canto, en dos o tres intervenciones. Como actor, pues, al igual que el resto de actores, desde que empezamos en este proyecto no hemos parado de formarnos y de disfrutar el espectáculo. Me lo paso muy bien. Además, lo importante del personaje de Cliff es su profundidad y complejidad. 'Cabaret' es un musical, pero se trata de una obra cuyos personajes podrían estar pisando el suelo del Centro Dramático Nacional. Son personajes muy complejos, muy bien escritos, con mucho conflicto; lo que te permite trabajar mucho su transformación.

-Cada semana en una ciudad, varias funciones al día. Habrá que estar en forma tanto física, como mental para meterse en una aventura como esta...

-Sí que tienes que hacerte a la idea. Es casi una experiencia atlética, porque realmente pones el cuerpo al límite. Trabajas muchas horas y viajas mucho, cada semana en una ciudad. Pero se lleva bien porque el trabajo en sí tiene algo que de repente hace que te guste. En mi caso, estoy feliz con todos los compañeros que me rodean, son un auténticos artistas y disfrutamos de poder hacer, no una función, sino dos cada día. Eso para mí es algo increíble. La verdad es que somos como un pequeño pueblo, sesenta personas dando tumbos por todo el país. Por eso es importante que haya buena energía, y la empresa lo ha conseguido, porque ha juntado a mucha gente que se lleva muy bien.