Ideal

El PP promete el AVE en 2020... a Vera

La Mesa de las Infraestructuras se reunió ayer por primera vez desde julio de 2013, antes del ciclo electoral.
La Mesa de las Infraestructuras se reunió ayer por primera vez desde julio de 2013, antes del ciclo electoral. / IDEAL
  • La Mesa acuerda exigir al Gobierno un calendario de obras que pueda ser fiscalizado y que adquiera compromisos de ejecución por ADIF

  • Amat augura un presupuesto escaso para 2017 debido a la contención del déficit pactada con Bruselas

El AVE llegará a la provincia de Almería en 2020. Pero a la provincia, no a la capital. Las previsiones de Fomento en el mejor de los casos, esto es, si no hay ningún contratiempo (algo que no suele ser para nada habitual en este tipo de obras) es que el Corredor Mediterráneo alcance la futura estación de Vera-Almanzora para finales de legislatura, esto es, mediados de 2020. El compromiso lo adquiría ayer, en nombre del Gobierno de Mariano Rajoy, el presidente de la Diputación, alcalde de Roquetas de Mar y presidente del PP de Almería, Gabriel Amat, representante de los populares en la reunión que ayer mantuvo la Mesa de las Infraestructuras de la provincia de Almería.

Según reveló Amat, la pretensión del Ejecutivo es que esta legislatura el AVE avance de forma lineal entre Murcia y la provincia de Almería. Y a la vista de cómo marchan las obras y los trámites administrativos, en un horizonte ideal se conseguiría que los primeros AVE estacionaran en la futura estación de Vera para verano de 2020.

Para que esto fuera realidad, el Gobierno debería contratar, de golpe y porrazo, la construcción de siete tramos de plataforma de vía (Sangonera-Librilla, Variante de Librilla-Alhama, Variante de Totana, Lorca-Rambla de Nogalte, Rambla de Nogalte-Almendricos, Almendricos-Pulpí y Cuevas del Almanzora-Vera); culminar los estudios sobre el trazado urbano en Lorca y ejecutarlo; construir las estaciones de Lorca y Vera, y dotar a dicha plataforma de vías y de catenaria electrificada. Esto es: poner toda la carne (y el dinero) en el asador. A no ser que se opte por opciones algo más baratas, como sería la adaptación de las vías actuales del cercanías a la circulación de un AVE que, en tal caso, viajaría mucho más lento de lo inicialmente proyectado.

«Con el tramo que tenemos adjudicado y que se comenzará en marzo o abril, si se arregla todo, nos falta un tramo para llegar a Vera. Y donde se está trabajando al mismo tiempo y con la misma fuerza es en Murcia. El compromiso del Gobierno, del presidente del Gobierno de España, ha quedado muy claro: la legislatura pasada fue la de la A-7, y esta será la de la Alta Velocidad con Almería, así de claro», argumentó Amat ante los medios de comunicación tras la reunión de la Mesa de las Infraestructuras.

A día de hoy, la Línea de Alta Velocidad ha iniciado obras en aproximadamente el 25% de su trazado. Sin embargo, ni siquiera en estos tramos están culminadas. En Murcia, tres tramos están ejecutados y en servicio (para Cercanías) pero con la implantación provisional de una vía en ancho ibérico y sin electrificar. Y en Almería, los cuatro tramos ejecutados están carentes de toda la superestructura.

Teniendo en cuenta los plazos de ejecución habituales que incluyen estos contratos, unos 24 meses de media, el Gobierno debería comenzar la licitación casi de inmediato para cumplir su promesa. Algo por lo que, sin embargo, no apostó Amat. «El año 2017 es un año duro porque hay que cumplir los compromisos con Bruselas en base a la situación que tiene España. Por lo tanto, no esperamos mucho dinero en 2017. Lo importante es cumplir los objetivos para poder invertir y llevar hacia adelante las infraestructuras que tanta falta le hacen a la provincia de Almería», intentó capear Amat.

Los precedentes no permiten un gran optimismo. No sólo por lo ocurrido en el caso del tramo aún sin ejecutar entre Pulpí y Cuevas del Almanzora -lleva más de año y medio adjudicado y la empresa, Sacyr, ha pedido la rescisión del contrato por la demora en disponer de los terrenos expropiados- sino por lo ocurrido en otras capitales del entorno. El ejecutivo ya se comprometió en el anterior mandato de Rajoy a que los trenes de Alta Velocidad llegaran a Granada y Murcia a finales de 2014. A día de hoy, las obras aún continúan -a destajo- en ambos frentes con un nuevo calendario que prevé la circulación de trenes para finales de 2017. En el caso de Castellón, la situación es algo parecida. También se prometió el AVE para finales del anterior mandato. A día de hoy las obras están a punto de culminarse y se prevé que puedan llegar trenes AVE desde Valencia para este verano. Amat pedía confianza. «Se dijo que la anterior legislatura sería la de la A-7 y así ha sido, esta será la de la Alta Velocidad», insistió el líder de los populares.

La reunión de la Mesa de las Infraestructuras se producía después de tres años y medio sin convocatorias. Concretamente desde julio de 2013, fecha en la que se produjo la última cita de esta plataforma integrada por los empresarios (Cámara de Comercio y Confederación de Empresarios de la Provincia de Almería, Asempal), partidos con representación institucional (PP, PSOE, Ciudadanos e IU), sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO) y profesionales de la comunicación. La razón de este vacío temporal la asoció el presidente de la Mesa, Diego Martínez Cano (Cámara de Comercio) a la desvinculación histórica de las reivindicaciones patronales respecto de las contiendas electorales. Una situación que los empresarios se han comprometido a reconsiderar.

Martínez Cano insistió en que la Mesa va a seguir reivindicando la ejecución de esta infraestructura, el AVE, que se considera como crucial para la provincia. Por ello, indicó que en la reunión se había acordado exigir al Ministerio de Fomento y a ADIF -empresa pública encargada de la construcción y mantenimiento de los ferrocarriles- un calendario de contratación y ejecución de los tramos que aún restan para el AVE entre Murcia y Almería que pueda ser contrastable. El Ministerio de Fomento se comprometió hace cuatro años con Cámara y Asempal a trasladar un calendario de este tipo que los líderes de ambas organizaciones patronales aún esperan.

El trazado entre Murcia y Vera de la Línea de Alta Velocidad Murcia-Almería tiene una longitud de cerca de 110 kilómetros, una distancia que es casi la mitad del trayecto completo entre ambas capitales de provincia. En este tramo no ha habido ni una sola obra nueva en los últimos cinco años. Los únicos tres tramos que ya tienen los trabajos culminados se culminaron hacia 2013 tras ser encargados por el Gobierno de José Luis Rodríguez-Zapatero. Además, 15 kilómetros de vía (la del trazado urbano de Lorca) aún no dispone ni tan siquiera de estudio informativo aprobado. La previsión inicial pasa por adaptar el actual trazado y trasladar la estación central a los terrenos ferroviarios de la estación de San Diego, al norte de la ciudad. Pero los lorquinos quieren soterrar la vía, que parte en dos la ciudad. Pero el melón ni tan siquiera se ha abierto.