«El olor del limonero me transmite paz»

Armando Javier Ortiz García nació en Granada, es médico de familia en el centro de salud del Realejo, actualmente hermano mayor de la hermandad de las Maravillas. Sueña con un mundo justo y solidario con los mas débiles y que sea tremendamente respetuoso con el medio ambiente

Armando Ortiz lee su periódico IDEAL bajo el limonero de su jardín./RAMÓN L. PÉREZ
Armando Ortiz lee su periódico IDEAL bajo el limonero de su jardín. / RAMÓN L. PÉREZ
JAVIER F. BARRERAGRANADA

Armando adora leer, la música, especialmente la clásica, el violín (un sueño imposible), la poesía, el deporte y, por supuesto, todo lo que conlleva y significa la Semana Santa. Ama la diversidad.

-¿Cuál es tu sombra favorita y por qué?

-Junto al limonero del jardín de la casa porque su olor y el frescor de su sombra me transmiten muchas sensaciones, entre ellas paz y tranquilidad para pensar, me regala el silencio para leer, me inspira la palabra para escribir y a la vez me regala el tiempo que me hace sentir el latido de la vida cuando pasa.

-¿Cómo ha ido tu trabajo en este curso?

-Intenso, tanto en el ámbito profesional como en el de la Semana Santa. Realmente ha sido un año largo y complejo a la vez, algo normal en los dos ámbitos en donde normalmente se desarrolla mi vida.

-¿Qué proyectos tienes?

-Seguir entregándome cada día a la profesión que amo, como es la Medicina de familia, y seguir trabajando en el ámbito de la Semana Santa como hasta ahora lo he venido haciendo, procurando que los cofrades estemos cada vez mas comprometidos con la fe que profesamos y seamos un referente de compromiso social y solidario con la sociedad en la que vivimos.

-¿Qué planes tienes para este verano?

-Pensar, descansar, recuperar fuerzas, pasear por el campo, hacer deporte, leer todo lo posible y sobre todo escribir poesía.

-¿Chiringuito en la playa o tienda de campaña en el monte?

-Tienda de campaña en el monte siempre, no me adapto bien al chiringuito, se me hace una montaña demasiado grande, je je.

-¿El verano es como un infierno al no tener procesiones?

-No, el verano sirve para el análisis y la reflexión sobre lo que ha ido bien y lo que ha ido mal, para planificar lo que ha de venir y para dejar de hacer lo que se hace todo el año. El infierno realmente sería una procesión en el verano, la cera ardería de verdad, je je.

-¿Cuál es tu forma favorita de perder el tiempo?

-Tumbarme por la noche en el campo las noches de verano para mirar las estrellas y hablar con ellas.

Más veranos a la sombra

Fotos

Vídeos