Ideal

«La espada de la estatua de Jairán se rompió al descargarla y en el Ayuntamiento se sabía»

«La espada de la estatua de Jairán se rompió al descargarla y en el Ayuntamiento se sabía»
/ IMAGEN CEDIDA POR @marcirugeda
  • El alcalde, que parece que desconocía esta versión, a preguntas de los periodistas tachó a los responsables del suceso de «mamarrachos» y «sinvergüenzas»

Existe malestar entre los vecinos del Casco Histórico a cuenta de la rotura de la espada de la estatua del rey Jairán, la que ubicó el pasado viernes el Consistorio en la denominada plaza del Milenio de Almería, en la confluencia de las calles Almanzor y Descanso.

Como ya informó en su momento este periódico, horas después de la instalación de la escultura hecha en bronce, vecinos y colectivos denunciaban que parte de la espada del monarca había sido partida. La primera hipótesis fue que había sufrido un atentado por parte de vándalos, que no habrían tardado ni doce horas desde su instalación para partirla. Tal versión fue acogida por el Consistorio, cuyos representantes se apresuraron en mostrar su repulsa ante tal acto de «incivismo».

Esto precisamente ha molestado mucho a los vecinos del barrio, pues critican que en el Ayuntamiento se haya dado pábulo a una versión falsa a sabiendas. Y es así porque niegan que la espada la rompiera algún vándalo. Todo lo contrario, acusan a los propios operarios municipales de haberla partido en el momento de su instalación. «Estamos muy enfadados por lo que se ha dicho, pues se le está echando la culpa a un barrio cuando no se ha hecho nada. Al contrario, la espada se rompió poco antes de la inauguración», indicó ayer indignado a este periódico el presidente de la asociación de vecinos del barrio, Juan del Águila.

Según contó, la estatua se golpeó en el extremo saliente de la espada durante el proceso de instalación, quedando esta muy dañada. Los operarios se plantearon soldarla entonces pero no había tiempo de hacerlo antes de la inauguración, por lo que se decidió esperar. «Esa misma tarde un vecino vio al concejal de Cultura en las procesiones y lo estuvieron hablando, y este le reconoció que sabía lo que había pasado y que efectivamente enviarían a alguien para soldarla», explicó Del Águila, quien no tiene muy buena opinión, para ser sinceros, de lo que ha sido la actuación municipal en este episodio. «Lo sabían todo y aún así han acusado al barrio de incívicos, gamberros...», añadió. El trozo de espada acabó por caerse y fue rescatada por una vecina que regenta una tienda justo enfrente. Lo recogió del agua de la fuente anexa a la estatua y lo guardó a buen recaudo en su comercio. Allí lo tuvo hasta ayer al mediodía, momento en el que Consistorio pasó a por él con la intención de soldarlo.

El alcalde, que parece que desconocía esta versión, ayer mismo, a preguntas de los periodistas tachó a los responsables del suceso de «mamarrachos» y «sinvergüenzas».