La provincia de Jaén ha recibido hasta junio 354 millones en ayudas de la PAC

La provincia de Jaén ha recibido hasta junio 354 millones en ayudas de la PAC

Todavía quedan pendientes algunos pagos de 2018, por lo que los 87.000 beneficiarios podrían alcanzar los 362 millones de euros

A. B.

Hasta el 31 de mayo, en la provincia de Jaén se habían recibido ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC) por valor de 354.895.942,36 euros correspondientes a 2018. Del año pasado quedan aún pagos pendientes, según señalan fuentes del Ministerio de Agricultura, por lo que se podrán alcanzar los 362 millones de euros que se han pagado en años anteriores.

En cuanto al número de beneficiarios de estas ayudas directas, aún no se conocen cuántos serán exactamente los de la campaña de 2018, pero en periodos anteriores, concretamente en 2017, fueron 87.269 los perceptores de ayudas directas en la provincia de Jaén.

Jaén es la segunda provincia que más ayudas directas ha recibido hasta el momento de la PAC, concretamente el 25,25% de lo que corresponde a Andalucía. Muy cerca se encuentra Sevilla, con el 25,72% del total andaluza y una partida de ayudas directas de 361,5 millones de euros. Las siguientes provincias en recepción de ayudas son Córdoba, con el 20,84% (292,9 millones de euros), Granada con el 8,71% (122,4 millones de euros), Málaga con el 5,66% (79,5 millones de euros), Huelva con el 3,19% (44,8 millones) y en último lugar, Almería con el 1,59% de las ayudas pagadas hasta junio (22,2 millones). En toda Andalucía se pagaron 1.405,74 millones de euros.

A nivel nacional, los pagos directos de la PAC beneficiarán a más de 726.000 agricultores y ganaderos que presentaron en la campaña 2018 su solicitud de ayudas y cuyos pagos comenzaron el pasado 16 de octubre. Hasta el 30 de junio, fecha en la que finaliza el plazo ordinario para el pago de las ayudas de la PAC, percibirán 5.006 millones de euros que abonarán las comunidades autónomas, coordinadas por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación a los beneficiarios. No obstante, el reglamento comunitario permite que los pagos pendientes de la PAC se pueden seguir efectuando hasta el próximo 15 de octubre.

Los regímenes de ayuda desacoplada comprenden el régimen de pago básico, el pago para prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente (pago verde o greening), el pago para jóvenes agricultores y el régimen simplificado para pequeños agricultores.

Regularización

Ante la crisis actual de los precios del aceite de oliva, el sector pide una regulación del mercado más equilibrada y clara. La PAC actual contempla, por ejemplo, el almacenamiento privado, pero lo hace a unos precios obsoletos, que habría que actualizar.

Gallego apunta que la nueva PAC debe corregir los efectos de la desregularización de los mercados, siguiendo el camino marcado por la modificación del reglamento Ómnibus, otorgando mayor peso a las organizaciones de productores y a la interprofesional, mejorando la regularización contractual y aumentando la transparencia con objeto de equilibrar la cadena de valor.

Asimismo, en los últimos días se ha hablado de incorporar el aceite de oliva al artículo 167, que se aplica ya al sector del vino, para que en caso de crisis de precios, el estado miembro pueda actuar y por ejemplo vía interprofesional establecer mecanismos de autoprotección. Esta medida ha sido incluida en el borrador de la PAC por parte de la presidencia rumana.

Otras cuestiones que se incluyen en la declaración institucional es que la propuesta debe conducir a la simplificación de la PAC para una gestión eficiente del dinero público y con una especial atención a las pequeñas explotaciones.

Reforma de la PAC, pendiente

La próxima PAC se está negociando actualmente, y aunque estaba previsto que la nueva Política Agraria Común empezara a aplicarse en 2021, la celebración de elecciones ha supuesto que se retrase hasta 2022/2023, según señala Cristóbal Gallego.

El borrador de la nueva PAC se conoció el pasado verano, no contentando al sector agrícola andaluz puesto que propone disminuir el presupuesto a la vez que se incrementan las exigencias para que los agricultores y los ganaderos puedan acceder a la misma. Ante este borrador, las principales asociaciones agrarias andaluzas y la Junta de Andalucía firmaron una declaración institucional en el que en primer lugar rechazan el recorte que plantea la Comisión Europea del 5% en precios corrientes y del 16% en precios constante. Gallego subraya que es esencial que se mantenga el presupuesto a nivel europeo.