«Adiós chiquitín, que tengas suerte»

«Adiós chiquitín, que tengas suerte»

Un rato de campaña con el candidato del PSOE, en el casco antiguo, da para mucho. Es su territorio, la zona en la que vive y se ha criado y él sabe que 'juega en casa'

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZJaén

Son las siete menos diez de la tarde y Julio Millán sale de su portal, en la calle Martínez Molina. Lleva muchos años viviendo en ese piso con su mujer y sus tres hijos, y nació y creció a pocos metros. Al candidato socialista a la Alcaldía de Jaén le gusta presumir que es cien por cien del casco histórico. Hoy juega en casa. A las siete tiene un paseo electoral por el barrio de La Magdalena.

Sale de su portal comiéndose unas cerezas y de lejos ve venir a una mujer mayor cargada con bolsas de la compra. En un segundo saca el teléfono móvil y se lo pone en la oreja. «Mamá, ¿cómo se llama esta mujer que... es que ahora no me viene el nombre?»; «No sabemos quien es más conocido en el casco antiguo, si Julio o su madre», comentan entre risas sus colaboradores.

Una de las apuestas fuertes del PSOE en la capital es el casco histórico y conocer a muchos de sus vecinos por su nombre es claramente un plus. «Ya tengo las papeletas preparadas», le dice la mujer de las bolsas en cuanto lo ve, dejándole claro que lo va a votar el próximo domingo. Él, por su parte, le pregunta por su casa, que según ella cuenta, se la quitaron; por su jubilación, que según ella dice, se quedó en nada... Historias como esa son frecuentes en el casco antiguo, donde vive mucha gente deseando de poder contarlas y que sean escuchadas.

Antes de llegar a la plaza de La Magdalena, Julio Millán ya ha saludado a varias de las personas con las que se ha cruzado, y en cuanto llega, le dice a todo su equipo que lo espera allí, que va a acercarse a un comercio de ultramarinos que hay a unos pocos pasos. Él sabe donde va. En la puerta del comercio luce flamante el cartel electoral con su foto.

El dueño de la tienda, que lo ha recibido con abrazos, le cuenta que primero pegó el cartel en el otro lado de la entrada y «una noche lo destrozaron, pero no sabían que tenía otro de respuesto y este ya no me lo rompe nadie». «Tenemos que ganar, Julio», le dice mientras hace aspavientos, con los que deja entender que lo que había ya se acabó. «Este barrio tiene muchas deficiencias y él las conoce bien», le explica a uno de los colaboradores socialistas, que acompañan al candidato y a parte de su equipo.

«¿Y este quién es?», pregunta otro vecino que pasa por allí, sorprendido por la presencia de las cámaras. «Este es el futuro alcalde de Jaén», le responden optimistas los miembros del equipo.

Después de dejarle las papeletas al dueño del negocio de ultramarinos, el candidato se encuentra con un viejo conocido, y ambos se saludan con cariño. «Este hombre fue concejal del PP cuando yo era pequeño», le cuenta a los periodistas y a todos los presentes. «Y además sigue siendo votante del PP», le dice pinchándole, pero el ex concejal, de nombre Alberto, no entra al trapo, y lo mira con una sonrisa. «Siempre que nos vemos o nos tomamos un café, nos lanzamos pullas, pero es buena persona», dice divertido. Mientras lo cuenta, Julio ya se ha puesto de nuevo en marcha. «Adiós chiquitín, que tengas suerte», le dice a modo de despedida.

Entre unas cosas y otras la visita no termina hasta cerca de las nueve de la noche y empezó bien pronto por la mañana. Y peor será mañana miércoles (por hoy) cuando la agenda del candidato empieza a las 8,.30 de la mañana con entrevistas y terminará de nuevo a las nueve de la noche apoyando la protesta convocada por la asociación de vecinos Passo. La campaña electoral es así. «Me las apaño con los niños, intento llevarlos al colegio todas las mañanas y recogerlos, y también que comamos todos juntos en familia», cuenta.

Quienes trabajan con él aseguran que ha perdido peso, lo normal por el ajetreo, «y es que encima va a todos sitios andando».

La 'competencia'

Julio Millán siente el casco antiguo como suyo, pero otros candidatos también. Mientras caminan durante el paseo electoral se encuentran con miembros de la candidatura de Adelante Jaén. El equipo de Millán los saluda con 'buen rollo'. Tanto que se intercambian los folletos de campaña entre risas. «Espero que tengáis suerte, no muchísima, pero sí bastante», les desean entre risas.

No será el único encuentro de la jornada, un rato más tarde se 'chocan' con la candidata de Ciudadanos, María Cantos, y su candidatura. Y de nuevo lo mismo: saludos, risas e intercambio de propaganda electoral. Mucho 'buen rollo', que puede tener o no fecha de caducidad el próximo domingo.