El Museo Íbero acoge una exposición sobre el Sitio de los Dólmenes de Antequera

Pilar Salazar, junto a la directora del Museo Íbero, Concha Choclán. /IDEAL
Pilar Salazar, junto a la directora del Museo Íbero, Concha Choclán. / IDEAL

La muestra, realizada por Javier Pérez González, podrá visitarse en una de las salas del centro cultural de la capital, hasta el 30 de octubre

A. ORDÓÑEZJAÉN

El Museo Íbero de Jaén acoge desde ayer la exposición fotográfica 'Sitio de los Dólmenes de Antequera. Intuición e intención en la obra de Javier Pérez González', una muestra organizada por la Consejería de Cultura y que tiene como protagonista la obra de este artista especializado en nuevas técnicas de documentación del patrimonio y investigador en diversos proyectos sobre sitios y paisajes prehistóricos de Andalucía y Sur de Marruecos.

Así lo indicó ayer la delegada delegada territorial, Pilar Salazar, durante la inauguración de esta muestra itinerante que se podrá ver en Jaén hasta el próximo 30 de octubre. «Se trata de una oportunidad única para acercarnos al patrimonio de todos los andaluces desde otra óptica y con otras técnicas», destacó. El Sitio de los Dólmenes de Antequera comprende un bien cultural en serie integrado por tres monumentos megalíticos (Menga, Viera y El Romeral) y dos monumentos naturales (La Peña y El Torcal). Esta exposición tiene por objeto difundir su declaración como Patrimonio Mundial en el año 2016 y explicitar su valor universal excepcional a través de la obra del fotógrafo malagueño. La exposición se desenvuelve en la dualidad entre arte e historia, contemporaneidad y memoria ya que se trata de la obra de un artista actual que representa los valores patrimoniales de unos bienes megalíticos.

Las obras seleccionadas hablan de la madurez en la trayectoria profesional de un fotógrafo a la vez que de un proceso de redefinición de estos monumentos megalíticos, haciendo de la fotografía no sólo un medio para documentar los bienes culturales sino un recurso para investigarlos. El autor fue quien documentó la orientación del dolmen de Viera hacia el este, registrando por primera vez la entrada del sol en la cámara de Viera en el amanecer de los equinoccios de primavera y otoño. También confirmó la orientación singular del dolmen de Menga hacia La Peña de los Enamorados, una vez trasladado del umbral el olivo que la ocultó durante los últimos siglos.

Fotos

Vídeos